Myanmar, República de la Unión de

En Myanmar, cinco millones de niños reciben vitamina A

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2005/Thame
En 2005, UNICEF de Myanmar administró suplementos de vitamina A a más de 5 millones de niños, salvando vidas y conservando la vista de los menores.

Como parte del lanzamiento del "Progreso para la Infancia número 4: Un balance sobre nutrición", UNICEF está presentando una serie de historias centradas en iniciativas que han dado resultados y que pueden contribuir a contrarrestar las numerosas amenazas al estado nutricional de niños y niñas.

En un municipio de las afueras de Yangon, la capital de Myanmar, los trabajadores sanitarios visitan el hogar de Aye Aye Thwe y administran a su hijo una dosis gratuita de vitamina A. Mientras la madre los sostiene en brazos, una comadrona le pellizca suavemente las mejillas y vierte en su boca unas gotas de una cápsula de vitamina A.

Hace menos de una década, debido a la carencia de vitamina A miles niños y niñas de Myanmar sucumbían cada año a defectos de la vista o ceguera. En la actualidad, UNICEF trabaja para remediar esta situación, y permitir que los niños y niñas de Myanmar crezcan con una vista normal.

Apenas unas gotas de vitamina A pueden cambiar enormemente la vida de un niño. “La vitamina A protegerá a mi hijo de la enfermedad”, dijo Aye Aye Thwe. “E incluso cuando se ponga enfermo, la enfermedad no durará mucho, y se recuperará con más facilidad. La vitamina A también proporciona a los niños una buena visión, y contribuye a prevenir la visión borrosa y la ceguera nocturna”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2005/Thame
Los trabajadores sanitarios van de puerta en puerta para proporcionar a los niños, incluso los que viven en aldeas remotas, el suplemento de vitamina A.

En 2005, UNICEF y sus aliados suministraron a más de cinco millones de niños de entre 6 y 59 meses este suplemento vital que, como se ha demostrado, reduce la mortalidad en hasta un 23%. Cerca de 500.000 lactantes recibieron también suplementos de vitamina A.

“Nuestro trabajo para suministrar la vitamina A a los niños de todo Myanmar ha constituido una iniciativa de salud pública con mucho éxito”, declaró la doctora Anne Vincent, oficial jefe de servicios de salud y nutrición de UNICEF. “La organización trabaja en estrecha colaboración con los responsables de salud y con otras organizaciones para, en un futuro no demasiado lejano, eliminar en la práctica la carencia de vitamina A.”

Lo mejor es una dieta equilibrada

La mejor fuente de vitamina A es una dieta rica en hortalizas verdes con hojas, y huevos. Sin embargo, en muchas partes de Myanmar, las dieta infantil carece de diversidad, lo que resulta en la carencia de vitamina A. Los trabajadores sanitarios van de casa en casa para administrar a los niños, incluso los que viven en aldeas remotas, el suplemento. También educan a los padres sobre cómo proporcionar a sus hijos una dieta sana y equilibrada.

Ohnmar Win, madre de Thet Mon Thaw, de un año, aprecia las ventajas que recibirá su hija de la dosis de vitamina A. “Tendrá una vista sana, y la vitamina A prevendrá las enfermedades”, afirma.

Al principio, la pequeña Thet Mon Thaw no comparte el entusiasmo de su madre. Se agita y retuerce mientras la comadrona Moe Pa Pa intenta exprimir en su boca unas gotas de vitamina A. Su humor cambia apenas las gotas tocan su boca. Los gritos cesan, y una sonrisa ilumina su cara mientras da palmadas. Su madre también sonríe, pues sabe que en el futuro su hija estará más sana.

En la actualidad, UNICEF suministra casi todas las cápsulas de vitamina A que se administran en Myanmar. Para proseguir el esfuerzo, y garantizar que la siguiente generación crezca fuerte y sana, la organización necesita recaudar 150.000 dólares en los próximos cinco años.


 

 

Vídeo

La corresponsal de UNICEF, Jane O´Brien, nos informa sobre el esfuerzo de la organización para suministrar vitamina A a cada niño y niña en Myanmar.

 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda