Indonesia

En la situación de desastre causada por el terremoto, la lactancia materna salva vidas

Imagen del UNICEF: Indonesia quake breastfeeding
© UNICEF Indonesia/2006
En las situaciones de desastre, cuando el agua potable escasea, el amamantamiento protege a los lactantes de las enfermedades.

Por Jane O'Brien

Los niños y niñas de los países en desarrollo que son amamantados tienen casi tres veces más probabilidades de sobrevivir durante la lactancia que los que no lo son. Con el objetivo de fomentar la práctica del amamantamiento exclusivo durante los primeros meses de vida, que reditúa enormes beneficios para la salud de los niños, UNICEF y sus aliados en más de 120 países celebran anualmente la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 31 de julio de 2006 – El amamantamiento les da a los niños y niñas el mejor comienzo posible en la vida, ya que les protege de enfermedades tales como la diarrea y las infecciones de las vías respiratorias, además de suministrar a los recién nacidos todos los nutrientes que requieren para crecer en buen estado de salud. Si todos los niños y niñas del mundo fueran amamantados de manera exclusiva durante los primeros seis meses de vida, sería posible salvar 1,5 millones de vidas.

Esto resulta especialmente cierto durante las situaciones de emergencia.

En mayo pasado, cuando Indonesia fue sacudida por un violento terremoto, decenas de miles de pobladores perdieron sus hogares. Las madres tuvieron graves problemas para poder alimentar a sus hijos, y en muchos casos recibieron suministros de sucedáneos de la leche materna. Pero como explica Dorothy Foote, Funcionaria de Nutrición en Situaciones de Emergencia de UNICEF en Jogyakarta, eso puede haber ocasionado más daños que beneficios.

“Los refugiados viven rodeados de polvo y suciedad y tienen acceso limitado al agua potable. Las mujeres no disponen de instalaciones de cocina, donde en circunstancias normales podrían hervir el agua y lavar los utensilios. Las familias deben cocinar al aire libre y, con frecuencia, la gente acude a comedores comunitarios, de manera que no hay un control muy estricto en materia de higiene", explica. "Por eso aumentan las probabilidades de que los niños se enfermen debido a lo que comen. Y cuando las madres reemplazan su leche por los productos artificiales los lactantes reciben mucha menos protección que la que le daban los anticuerpos de la leche materna".

Imagen del UNICEF: Indonesia quake breastfeeding
© UNICEF Indonesia/2006
Cuando se lava y se cocina al aire libre, aumenta el riesgo de que los lactantes que no son amamantados ingieran agua o alimentos contaminados.

La celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna de 2006 coincide con el 25to aniversario de la aprobación del Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna. El objetivo de ese código consiste en proteger y fomentar la lactancia materna mediante la prohibición de la publicidad sobre esos productos sucedáneos, así como su comercialización agresiva.

En el Hospital Bantul, que funciona en Java Central, el Dr. Brian Sriprihastuti, funcionario de UNICEF, ha comprobado de manera práctica lo perjudicial que resulta pasar de la leche materna a los sucedáneos, especialmente en situaciones de desastre. El médico dice que ese establecimiento está tratando a un número creciente de lactantes de corta edad que sufren deshidratación debido a la diarrea, y que ésta última se debe al debilitamiento del sistema inmunológico o al consumo de sucedáneos de la leche materna diluidos en agua contaminada.

“UNICEF alienta el amamantamiento exclusivo en los primeros seis meses de vida porque la leche de la madre contiene anticuerpos que fortalecen el sistema inmunológico, de los que carecen esos productos artificiales", explica el Dr. Sriprihastuti.

Desde el terremoto, más de un 80% de las familias damnificadas han recibido leche en polvo, lo que equivale al doble del volumen de consumo normal. Eso no sólo puede tener efectos adversos para los niños y niñas menores de seis meses sino también graves consecuencias económicas.

La Sra. Foote indica que muchas mujeres carecen de los medios necesarios para adquirir los sucedáneos, pero que comienzan a depender, al igual que sus hijos, de los suministros que se les han donado.
 
“A esas mujeres les resultará más difícil volver a amamantar", explica la funcionaria. "Sería mejor que en vez de recibir sucedáneos de la leche materna, las mujeres recibieran aliento para seguir amamantando a sus hijos, además de mayores raciones de alimentos y agua potable, de manera que no deban preocuparse por el riesgo de no producir suficiente leche”.

“Lo que queremos hacer", añade la Sra. Foote, “es apoyar a las jóvenes madres para que puedan seguir amamantando a sus hijos y para que comprendan que eso es lo mejor que pueden hacer por ellos en estas circunstancias adversas".

UNICEF ha capacitado a 100 mujeres para que brinden orientación sobre la lactancia materna a otras mujeres como parte de una iniciativa destinada a fomentar el amamantamiento exclusivo. Las mujeres que han recibido capacitación realizarán visitas a las madres de lactantes que corran mayor riesgo de enfermedad.


 

 

Vídeo (en inglés)

25 de julio 2006:
Suzanne Dayne, nos informa desde Pongok, Indonesia, en donde UNICEF apoya a las madres a amamantar a sus hijos en vez de darles fórmula.

 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Audio (en inglés)

27 de julio de 2006: Sophie Boudre informa desde la aldea de Tegal Rejo, en Indonesia, donde UNICEF lleva a cabo labores de fomento del amamantamiento prolongado.

AUDIO escuchar

Radio UNICEF

Búsqueda