Nutrición

Nutrición en situaciones de emergencia

Cuando ocurre un desastre, UNICEF está allí

En todo el mundo, el número y la escala de las situaciones de emergencia continúan aumentando, y los niños son los más afectados.

CEl cambio climático, la degradación ambiental y desastres naturales como terremotos, inundaciones y sequías están causando estragos en las comunidades vulnerables. Conflictos violentos amenazan las vidas de millones de niños y sus familias. Y enfermedades tales como el brote de ébola en África occidental amenazan aún más la salud y la nutrición de los niños en lugares que ya son frágiles de por sí.

Al mismo tiempo, la desigualdad económica está aumentando en todos los países del mundo y los pobres son quienes más sufren los efectos de la inflación del precio de alimentos.

Las situaciones de emergencia o de crisis se caracterizan a menudo por un acceso limitado a alimentos y agua suficientemente adecuados, así como por interrupciones en los servicios de salud y nutrición y limitaciones en la protección, la promoción y el apoyo a la alimentación óptima del lactante y el niño pequeño.

Los niños pequeños y las mujeres embarazadas y lactantes son muy vulnerables durante las situaciones de emergencia y su estado nutricional se debe proteger para evitar la malnutrición y garantizar su supervivencia.

Esfuerzos coordinados para garantizar la equidad, los derechos y la supervivencia

Los mayores programas de UNICEF están en países que sufren frecuentes crisis humanitarias o que se consideran contextos frágiles. En las crisis humanitarias, la principal prioridad de UNICEF es evitar la muerte por hambre y enfermedades, y reducir la malnutrición.

Para ello, UNICEF apoya a las madres para que alimenten de forma segura y adecuada a sus bebés durante las emergencias. Allí donde los niños sufren de malnutrición aguda, UNICEF proporciona alimentación terapéutica para salvar vidas y distribuye micronutrientes esenciales para prevenir y tratar las carencias. Estas son intervenciones esenciales para apoyar la supervivencia de lactantes y niños pequeños. Una coordinación estrecha con los programas de agua y saneamiento y de salud también ayudan a proteger el estado nutricional de los niños.

A largo plazo, UNICEF colabora con las comunidades para abordar los problemas subyacentes que crean estas situaciones calamitosas y fomentar la resiliencia en las familias, las comunidades y los sistemas para hacer frente a las crisis y las tensiones acumuladas.

UNICEF trabaja con asociados en situaciones de emergencia para diseñar y aplicar intervenciones nutricionales esenciales como parte de la respuesta de emergencia de la nutrición. El acceso equitativo a los servicios y la provisión oportuna de suministros esenciales son la clave para el éxito de esta labor. También son cruciales la distribución de alimentos terapéuticos para tratar la malnutrición aguda, la administración de micronutrientes para superar las carencias o el asesoramiento para asegurar que se realicen las prácticas apropiadas de nutrición.

Una respuesta coordinada es fundamental en las situaciones de emergencia. A nivel mundial, UNICEF dirige el Grupo temático mundial de nutrición – un equipo de tareas para salvaguardar y mejorar el estado nutricional de las poblaciones afectadas en una emergencia garantizando una respuesta oportuna, bien coordinada y eficaz a la escala adecuada. El Grupo temático mundial de nutrición garantiza alianzas mundiales, orientación y movilización de recursos para apoyar la respuesta de emergencia rápida coordinada allí donde la escala de la emergencia sea tan grande que ninguna agencia o autoridad nacional pueda abordarla por sí sola.

A nivel nacional, en su calidad de organismo principal para la nutrición, UNICEF tiene el mandato de dirigir las actividades de coordinación de emergencias en más de 60 países. Por miedo de esta función, y en colaboración con sus aliados, UNICEF trabaja para promover una respuesta de emergencia coordinada, oportuna y eficaz a los problemas de la nutrición, tanto a nivel nacional como subnacional.

La reducción de riesgos y el fomento de la resiliencia son primordiales para todo el trabajo de UNICEF en situaciones humanitarias. Los desastres y los riesgos causados por los seres humanos se deben anticipar, prevenir y mitigar. Tanto en los contextos de desarrollo como de emergencia, UNICEF apoya a los países a prepararse para las situaciones de emergencia, promover una recuperación rápida y fomentar la resiliencia.

Impacto de UNICEF

Las respuestas humanitarias de UNICEF en materia de nutrición abarcan una serie de acciones fundamentales:

  • Proporcionar tratamiento que salve vidas – UNICEF es el principal proveedor de alimentos terapéuticos listos para su uso y trabaja con los aliados para administrar tratamiento urgente a millones de niños que sufren de malnutrición grave aguda cada año.
  • Distribuir micronutrientes esenciales a las poblaciones vulnerables – UNICEF asegura que las mujeres y los niños tengan acceso a la administración de suplementos o alimentos enriquecidos para solucionar carencias de micronutrientes, que a menudo se agravan en situaciones de emergencia.
  • Apoyar la alimentación del lactante y el niño pequeño – UNICEF apoya programas que ofrecen asesoramiento y crean espacios seguros para la alimentación infantil. UNICEF también supervisa la distribución de sucedáneos de leche materna, y en algunos casos también los distribuye.
  • Realizar tareas de evaluación y seguimiento – UNICEF apoya los sistemas de evaluación y seguimiento oportunos de la nutrición con el fin de supervisar las tasas de malnutrición y mejorar el rendimiento de los programas.
  • Fortalecer el seguimiento – UNICEF brinda apoyo para fortalecer los sistemas de seguimiento de la seguridad alimentaria y nutricional en muchos países, incluyendo el fomento de capacidades en ministerios de salud para administrar los datos sobre los centros de salud.
  • Elaboración de normas y estándares – UNICEF desarrolla directrices clave para apoyar la planificación y respuesta en situaciones de emergencia, contribuyendo, por ejemplo, a la orientación interinstitucional sobre atención nutricional a los niños y adultos con la enfermedad del virus de ébola en los centros de tratamiento.
  • Fomento de la resiliencia – UNICEF trabaja con comunidades para ayudarles en la planificación, la resistencia y la recuperación de las crisis y facilitar que las comunidades locales sean menos dependientes de las intervenciones exteriores.

Instantáneas de país

En Liberia: durante la crisis del ébola en 2014, UNICEF colaboró con el gobierno para actualizar los protocolos y políticas de nutrición en el contexto del virus. En términos más generales, UNICEF y sus aliados también publicaron una guía para países afectados por el ébola, incluyendo una guía de orientación sobre la alimentación infantil en el contexto del ébola realizada conjuntamente por la OMS y UNICEF.

En Somalia: UNICEF y sus aliados están trabajando para fortalecer la resiliencia de los hogares y comunidades, incluyendo la mejora de los servicios sociales básicos y la creación de redes previsibles de seguridad. El programa de resiliencia fomenta la capacidad en los sectores de salud pública, educación, protección y gobernanza a nivel local. Esto contribuye a la preparación para las situaciones de emergencia, porque las comunidades se vuelven menos dependientes de las intervenciones exteriores y son más capaces de llevar a cabo ellas mismas estas funciones importantes durante una crisis.

En Sudán del Sur: UNICEF dirigió la respuesta de emergencia nutricional de 2014 para llegar a los niños afectados por la malnutrición aguda. Entre marzo y diciembre de 2014, UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos y los asociados en la ejecución llevaron a cabo 34 misiones de respuesta rápida conjunta que dieron lugar a la prestación de servicios directos a más de 603.000 personas, incluyendo a 132.000 niños menores de 5 años, todas ellas en zonas de difícil acceso en los estados afectados por el conflicto.



 

 

Búsqueda