UNICEF en situaciones de emergencia

Una mayor respuesta humanitaria es necesaria pues la crisis en el Cuerno de África se agrava

La ONU amplía su declaración de hambruna a más zonas de Somalia

Por Priyanka Pruthi

NUEVA YORK, EE.UU., 3 de agosto de 2011. A medida que la crisis en el Cuerno de África se agrava cada vez más, las Naciones Unidas han advertido que todo el sur de Somalia podría entrar en una situación de hambruna en los próximos dos meses. Sólo hoy, la Oficina de las Naciones Unidas de Coordinación de Asuntos Humanitarios ha declarado la hambruna en en tres nuevas zonas de Somalia por el deterioro de su situación.

VÍDEO: Dailo Alli, Jefe de prensa de UNICEF España, se refiere a la hambruna que se vive actualmente en el Cuerno de África, así como a las labores humanitarias que se llevan a cabo para paliar esta crisis.

 

El anuncio llega poco después de una declaración similar realizada hace dos semanas que cubre otras dos regiones de ese país.

Ya se han perdido cientos de miles de vidas en Somalia así como en los países vecinos y muchas más están en juego. No obstante, la comunidad internacional sigue lenta en su respuesta humanitaria a esta crisis que empeora. A menos que se produzca un aumento de la asistencia y los alimentos, los expertos vaticinan una rápida propagación de la hambruna.

Los niños luchan por sobrevivir

En total, más de 11 millones de personas necesitan ayuda desesperadamente en los países del este de África afectados por la sequía, los conflictos y el aumento del precio de los alimentos. Si el mundo no actúa con la suficiente rapidez, algunos de los 566.000 niños que luchan contra la desnutrición grave podrían perder la batalla de la supervivencia.

VÍDEO (en inglés): La corresponsal de UNICEF, Pryianka Pruthi, informa sobre la crisis que se agudiza en el Cuerno de África mientras más regiones de Somalia caen presas de la hambruna.  Véalo en RealPlayer

 

Entre las necesidades más urgentes de la respuesta a la crisis hay que destacar los alimentos terapéuticos para niños desnutridos, el agua potable para su envío en camiones cisterna a las zonas de sequía, los mosquiteros para prevenir el paludismo, y conjuntos familiares para las personas en situación de tránsito, como los miles de refugiados que cruzan la frontera hacia Kenya desde Somalia. Los refugios y los espacios de aprendizaje para los niños son también una prioridad.


“Es absolutamente necesario realizar operaciones de transporte aéreo para distribuir los alimentos terapéuticos listos para su uso”, dice Afshan Khan, Directora de la Oficina de Alianzas con el Sector Público y Movilización de Recursos de UNICEF. “De modo que si hay donaciones en especie que incluyan operaciones de transporte aéreo, esto será de gran utilidad”.

Brecha en la financiación

VÍDEO: 29 de julio de 2011. Carmen Molina, Directora de Cooperación de UNICEF España, explica la labor de UNICEF en el Cuerno de África.

 

A pesar de las repetidas advertencias de muchos organismos de la ONU con respecto a la gravedad de la situación en el Cuerno de África, la respuesta de los donantes –tanto públicos como privados– ha sido limitada. Hasta la fecha, UNICEF se enfrenta a un déficit de financiación de más de 200 millones de dólares para sus operaciones de emergencia en la región, incluidos más de 120 millones de dólares solamente para Somalia.

“Sólo cuando la gente empezó a cruzar las fronteras”, afirma Khan, “el mundo pudo comprobar la gravedad de la situación a la que hacen frente los niños en la realidad: las imágenes fantasmagóricas de niños que estaban desnutridos, muriendo no sólo por falta de alimentos sino por falta de agua”.

© UNICEF/NYHQ2011-1191/Holt
Un niño enfermo de sarampión duerme en una estera en el refugio improvisado donde vive su familia en la zona Wardhiglay, en Mogadishu, la capital de Somalia. Es uno de los cientos de niños desplazados que han contraído la enfermedad desde su llegada a la ciudad.  Véalo en RealPlayer

Los niños están también muriendo, añade, “a causa del sarampión y [otras] epidemias que se podrían tratar fácilmente si tuviéramos los recursos suficientes para vacunar a los niños, para asegurarse de que reciban una nutrición apropiada... y una provisión de agua potable y saneamiento”.

“Una obligación moral”

Las sequías se han convertido en un fenómeno cíclico en el este de África y 2011 ha sido el más seco en 60 años. A esto se añade el aumento reciente de los precios de los alimentos, un largo conflicto en Somalia y la falta de infraestructura, instituciones y planificación para evitar crisis futuras, una “tormenta perfecta” que se refleja en la situación actual de emergencia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-1191/Holt
Un niño enfermo de sarampión duerme en una estera en el refugio improvisado donde vive su familia en la zona Wardhiglay, en Mogadishu, la capital de Somalia. Es uno de los cientos de niños desplazados que han contraído la enfermedad desde su llegada a la ciudad.

"Hay mucho trabajo por hacer a corto plazo para ayudar a resolver la crisis inmediata", expone Khan, "pero también a mediano y largo plazo para aumentar la resistencia y los mecanismos de supervivencia de las comunidades que ya han sufrido los efectos de un ciclo de sequías e inundaciones durante varios años".

Todos los ojos están puestos en la comunidad internacional para que adopte medidas más coordinadas en nombre de los niños y niñas en peligro en el Cuerno de África.

"Los niños no pueden elegir dónde nacen, cuáles son sus progenitores, qué tipo de gobierno les dirige, en qué tipo de contexto van a crecer, prosperar y sobrevivir", destaca Khan. "Hay una obligación moral de responder en esta crisis. Todos somos seres humanos".

 

 


 

 

Búsqueda