Panorama: Guatemala

Una ofensiva contra la desnutrición en Guatemala

Un nuevo informe de UNICEF, publicado el 15 abril, revela la alta prevalencia de retraso en el crecimiento entre los niños menores de 5 años, pero también describe las grandes oportunidades que existen para transformar el problema en algo del pasado.

© UNICEF video
El corresponsal de UNICEF, Thomas Nybo, informa sobre un programa que recibe apoyo de UNICEF y que aborda la desnutrición en las zonas rurales de Guatemala. Ver en RealPlayer  Véalo en RealPlayer

 

Por Thomas Nybo

ALDEA CHICORRAL, Guatemala, 12 de abril de 2013 – Elena López vive en el altiplano occidental de Guatemala, en una casa de una habitación con un suelo de tierra, sin electricidad ni agua corriente. Cultiva su propio café, hace a mano sus propias tortillas y ha enseñado a sus tres hijas mayores cómo utilizar un palo para descargar las frutas de los árboles en el patio que hay frente a la casa.

A pesar de la fruta, los pollos y otros cuantos animales pequeños, así como de la huerta, una de las hijas de la Sra. López sufre desnutrición grave, y las otras tienen un peso inferior al normal.

Es un problema común en Guatemala, donde la última encuesta del gobierno revela que casi 1 de cada 2 niños menores de 5 años padece desnutrición crónica. La desnutrición no sólo pone en peligro el desarrollo cognitivo, sino que también puede retrasar el crecimiento, un problema grave aquí en Guatemala, especialmente en las zonas rurales.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
La familia López vive en una casa de una habitación con suelo de tierra, sin electricidad ni agua corriente. A pesar de que tiene árboles frutales, algunos animales pequeños y un huerto, una de las niñas sufre desnutrición aguda y las otras tienen un peso corporal inferior al normal.

Alimentar a las hijas de Elena

Hoy, la familia López recibe la visita de Faustina Vásquez, una trabajadora de salud comunitaria a quien UNICEF presta apoyo.

“Estoy aquí, en casa de Elena López, porque tiene una niña con desnutrición aguda, y quiero ver si nuestra intervención está funcionando”, dice la Sra. Vásquez. “También estoy enseñando a Elena cómo utilizar Plumpy’Nut [una pasta nutricional] y polvos nutritivos para ayudar a alimentar a sus hijas, y también les doy a las niñas gotas de vitamina A”.

Le pregunto a la Sra. Vásquez si este tipo de intervenciones dan resultado.

“Bueno, hemos tenido éxito”, dice. “No en todas las familias se logra esto, pero donde lo hemos conseguido la gente mejora sus condiciones. Por ejemplo, en esta comunidad, Chicorral, cuando empecé a trabajar la gente incluso no hablaba conmigo, porque ellos me miraban como a una extraña. Entonces hemos logrado que la gente participe, que mejore sus condiciones higiénicas. Ahora están más conscientes de asistir a las vacunaciones, del monitoreo del crecimiento y de la alimentación suplementaria de sus niños”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Las visitas que realiza la trabajadora de salud comunitaria Faustina Vásquez están contribuyendo a la nutrición de las hijas de la familia López. La Sra. Vásquez también habla a las familias sobre nutrición, lactancia materna exclusiva, vitaminas y vacunas.

Cambia tus hábitos, cambia tu vida

Cuando se le pregunta por qué la desnutrición crónica sigue siendo un problema en su comunidad, la Sra. López dice que las personas se casan jóvenes y tienen muchos hijos.

“La desnutrición es lo que pasa cuando hay muchos niños y la comida no alcanza. Yo tengo cuatro hijos y, con nosotros dos, tenemos que cocer media docena de huevos; si tuviera diez, tendría que cocer una docena. Lo mejor sería tener menos hijos para que se elimine la desnutrición”.

La Sra. López bromea diciendo que su marido quiere a sus cuatro hijas, pero insiste en tener dos hijos varones, por lo que espera tener al menos otros dos hijos, posiblemente más. Se ríe y agradece a la Sra. Vásquez por todo su trabajo para ayudar a mantener a sus hijas sanas y fuertes.

La Sra. Vásquez conoce a la Sra. López desde hace 10 años, y ha visto crecer a las niñas.

“Considero a las mujeres como Elena como si fueran mi familia”, dice. “Yo también vengo de orígenes humildes, y les digo: si cambias tus hábitos, cambias tu vida, y puedes tener éxito y mejorar tu vida, y la vida de tus hijos. Todos mis clientes son como mi familia, todos y cada uno de ellos”.

 


 

 

Búsqueda