Camerún

Los voluntarios de la comunidad luchan contra la desnutrición en el norte de Camerún

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Sweeting
En el centro de salud que UNICEF respalda en el pueblo de Chonchi, al norte del Camerún, Marie Maboule (a la derecha) le da a una de sus hijas gemelas un plato de comida rico en proteínas, fortalecido con vitaminas y de alto valor energético, mientras la voluntaria de salud de la comunidad, Sara Djanatou, sostiene en brazos a la otra gemela de Maboule.

Por John Nkuo

CHONCHI, Camerún, 13 de noviembre de 2009 – Con casi 5 kilos de peso menos de lo debido y demasiado desnutridas como para caminar, las gemelas Massing Esther y Tito Anna tienen que ser llevadas en brazos a todas partes en el pueblo de Chonchi, al norte del Camerún.

Vea el VÍDEO

Su madre, Marie Maboule, de 42 años, es quien se encarga de llevarlas a pesar de que ella misma está desnutrida. Maboule tiene 12 hijos en total y todos ellos tienen problemas nutricionales. La familia carece de ingresos regulares por lo que resulta difícil proporcionar diariamente una comida nutritiva.

“Preparo niri”, dice Maboule refiriéndose a la comida cotidiana de harina de maíz o de mijo mezclada con agua hirviendo. “Verduras tenemos pocas y sólo de vez en cuando, y no podemos permitirnos comer carne”, añade.

Ha sido un año difícil, pese a los esfuerzos de la madre por cultivar cosechas para su familia. “Las de este año no son suficientes para alimentar a una familia de 12 miembros”, dice la señora Maboule. “Me resulta muy difícil darle a mi familia dos comidas al día”.

Iniciativa de educación nutricional

La desnutrición es una de las enfermedades mortales de la infancia más importantes en el Camerún. La región norte es una de las más afectadas; ya sólo en el centro de salud de Chonchi,  se han registrado unos 155 casos de niñas y niños desnutridos desde julio de 2009.

Como respuesta, UNICEF brinda apoyo a una iniciativa en la región que ha traído a los hogares de la zona a más de 400 voluntarios sanitarios de la comunidad para educar a las familias en temas nutricionales.

Sara Djanatou es una de esas voluntarias de Chonchi. Todos los días viaja más de 15 kilómetros para difundir mensajes esenciales sobre una buena nutrición.

“Muchas personas de esta zona son analfabetas, sobre todo las mujeres”, dice Sara. “Aquí las familias son también muy numerosas, lo que, unido a la pobreza, significa que muchas no pueden permitirse dos comidas al día”.

Formación de médicos y enfermeras

En la casa de Maboule, Djanatou vence estos obstáculos sacando un cartel con dibujos de alimentos, como huevos, frutas y verduras de alto valor nutritivo. Señala los dibujos e indica a la familia cómo cocinar una comida equilibrada ajustándose a sus posibilidades económicas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Sweeting
En el pueblo de Tchontchi, al norte del Camerún, la hija de cinco años de Marie Maboule, Deborah Morzone, ayuda a dar “niri” (harina de maíz o de mijo mezclada con agua hirviendo) a Tito Anna, una de las gemelas desnutridas.

Las voluntarias de la comunidad también animan a los habitantes a que visiten el centro de salud local respaldado por UNICEF y dirigido en colaboración con el Ministerio de Salud. En dicho centro, las enfermeras examinan a fondo a las niñas y niños comprobando su peso y altura. A quienes pesan menos de lo debido también se distribuyen  platos de alimentos enriquecidos, cocinados con una mezcla de maíz, semillas de soja, azúcar y aceite.

Las niñas y niños desnutridos con complicaciones médicas son enviados al cercano hospital del distrito de Guider, donde más de una docena de médicos y enfermeras capacitados gracias a UNICEF trabajan para salvar sus vidas por medio de intervenciones de diversa índole.

Indicios de eficacia
El personal del hospital ya ha apreciado un aumento en el número de niñas y niños a los que han conseguido devolver la buena salud.

“Antes de que comenzara el programa de UNICEF en 2009, las personas no tenían acceso al tipo de comida especial necesaria para tratar la desnutrición”, recuerda la doctora Nana Pamela, una pediatra de Guider. “Ahora pueden acceder a leche terapéutica, así como a alimentos terapéuticos listos para comer, tanto en los centros de salud como en el hospital”.

El programa ya está dando muestras de su efectividad. Por ejemplo, en octubre de 2009 no se han registrado muertes por desnutrición, frente a las siete registradas en julio y agosto.

“En esta región del norte tenemos 100.000 niñas y niños desnutridos con pérdida rápida de peso”, dice Denis Garnier, Especialista en Nutrición de UNICEF en el Camerún. “El programa está en marcha en 11 de los 41 distritos del país y ha hecho posible que se traten de 5.000 a 10.000 niñas y niños. Estamos buscando fondos para ampliar el programa”.


 

 

Vídeo (en inglés)

1 de noviembre de 2009. Ash Sweeting, de UNICEF, informa de los esfuerzos de la comunidad para luchar contra la desnutrición en el norte del Camerún.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda