Fact Sheet Expert Opinion Photo Essay
UNICEF logo

Nutrición

Vitamina A

El problema: la carencia de vitamina A


La vitamina A es esencial para el funcionamiento del sistema inmunológico. El suministro de suplementos de vitamina A a las niñas y los niños que la necesitan aumenta la resistencia a las enfermedades y mejora las probabilidades de sobrevivir, crecer y desarrollarse.

La carencia de vitamina A constituye un problema de proporciones mundiales mundial. Se calcula que afecta a más de 100 millones de niños y niñas y es la causa de una de cada cuatro muertes infantiles en las regiones, los países y las comunidades que la padecen. En la actualidad, también se ha demostrado que la carencia de vitamina A aumenta las tasas de mortalidad materna.

En el pasado se consideraba que la carencia de vitamina A sólo causaba ceguera y, por lo tanto, las actividades relacionadas con ella quedaban limitadas a los programas de prevención de la ceguera en muchos países. En otros, directamente no se ha tomado ninguna medida para reducir la carencia de vitamina A y ni siquiera se ha evaluado la gravedad del problema.

La solución: el suministro de suplementos, la fortificación de los alimentos y la lactancia materna


Existen varias maneras de aumentar la ingesta de vitamina A en las poblaciones afectadas. Como los alimentos ricos en vitamina A no siempre se encuentran al alcance de todos los que los necesitan, en muchos países industrializados ciertos alimentos son enriquecidos para garantizar que toda la población consuma una cantidad suficiente de vitamina A. En muchos países en desarrollo, el suministro de suplementos de vitamina A es el método más veloz y rentable para aumentar la ingesta de dicha vitamina, dado que se trata de un sistema:

- Eficaz en función de los costos
- Seguro
- Sostenible
- Fácil de poner en práctica a escala nacional
- Apto para ser empleado durante muchos años.

El suministro de cápsulas de vitamina A debería comenzar a los seis meses de edad en las zonas donde el régimen alimentario de la población infantil no contiene cantidades suficientes de esa vitamina. El potencial de este método para reducir las tasas de mortalidad infantil es muy elevado y los beneficios de administrar suplementos con altas dosis de vitamina A superan ampliamente los efectos secundarios, que son transitorios y muy poco frecuentes. Las cápsulas cuestan unos pocos centavos por unidad y se pueden distribuir mediante su inclusión en los programas rutinarios de vacunación, en los Días nacionales de inmunización y en otras actividades de salud pública.

El apoyo a la lactancia materna es de vital importancia para la reducción de la carencia de vitamina A de los niños de corta edad. En las zonas donde hay carencia de dicha vitamina, las mujeres que han dado a luz recientemente deben recibir un suplemento con altas dosis de vitamina A en las ocho semanas posteriores al alumbramiento.

En los países donde se cuenta con una infraestructura industrial y comercial adecuada, un modo de reducir la carencia de vitamina A consiste en enriquecer los alimentos básicos, como la harina, el azúcar y la margarina, lo que puede resultar un método muy eficaz en función de los costos. La estrategia a largo plazo en muchos países consistirá en mejorar la alimentación, por ejemplo, realizando actividades destinadas a garantizar el acceso a los alimentos ricos en vitamina A.

Los efectos: El suministro de suplementos de vitamina A salva vidas


Aumentar el consumo de vitamina A en la población infantil tiene los siguientes efectos:

Otros beneficios posibles en materia de salud:

- Previene la ceguera nocturna, la xeroftalmia (sequedad de la conjuntiva y la córnea), la destrucción de la córnea y la ceguera
- Puede reducir los defectos congénitos
- Puede prevenir varios tipos de cáncer, como el cáncer de los tejidos epiteliales (la piel y las membranas mucosas)

 Meta


Eliminar la carencia de vitamina A en todo el mundo para el año 2010.

Cómo conquistar la meta


La Iniciativa mundial sobre la vitamina A es una red informal de donantes y organismos internacionales. Entre sus miembros se encuentran el UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Organismo Canadiense de Desarrollo Internacional (CIDA), el Departamento de desarrollo internacional del Reino Unido, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Iniciativa sobre Micronutrimentos.