Centro de prensa

Imagen del UNICEF
Tiempo de recreo en una escuela de Kabul.

Aunque la guerra en el Afganistán ha terminado, la crisis humanitaria continúa. Millones de afganos –de los cuales al menos la mitad son niños– siguen padeciendo graves riesgos. Cientos de miles se han visto obligados a abandonar sus hogares por causa del conflicto y han sido internados en campamentos provisionales donde las condiciones de vida son difíciles. Además, el suministro periódico de productos básicos como alimentos y medicinas continúa siendo dificultoso en las zonas más remotas del país.

Desde diciembre de 2001, el UNICEF ha colaborado con la Autoridad de Transición Afgana (antes denominada la Administración Provisional Afgana), las organizaciones de ayuda humanitaria y el pueblo afgano en la consecución de importantes logros en diversos ámbitos.

El UNICEF cree que la mejor inversión para el futuro del Afganistán consiste en hacer de la infancia, los jóvenes y las mujeres el objetivo prioritario del proceso de recuperación. Asimismo, el UNICEF cree que mediante la concienciación es posible convertir el bienestar de la infancia en una causa nacional por la que el pueblo afgano desee luchar.

Por ello, las prioridades inmediatas del UNICEF han sido:

  • Continuar prestando ayuda humanitaria, en particular en lo relativo a suministros sanitarios, agua salubre y vestido
  • Suministrar ayuda continuada para la reescolarización oficial de al menos 1,78 millones de niños y niñas
  • Ayudar a la infancia a recuperar el tiempo de escolarización perdido impartiendo clases particulares en los hogares
  • Combatir la malnutrición infantil mediante campañas de nutrición suplementaria
  • Colaborar en la puesta en marcha de campañas mundiales de inmunización para proteger a la infancia

A más largo plazo, el UNICEF trabaja también para mejorar las competencias de la administración provisional y de transición y otros aliados nacionales en aras de:

  • Garantizar la supervivencia de la infancia y las mujeres, principalmente los más vulnerables;
  • Mejorar la red general de atención sanitaria, en particular los servicios dirigidos a la infancia y las mujeres embarazadas;
  • Ayudar a la creación de programas para abordar el trauma infligido a la infancia por tantos años de guerra;
  • Colaborar en campañas de concienciación sobre el riesgo de las minas terrestres y otras campañas de seguridad pública;
  • Colaborar con las autoridades afganas a fin de garantizar la existencia de leyes que salvaguarden a las mujeres y la infancia de la explotación;
  • Reforzar las competencias de la administración provisional y de transición y otros aliados a fin de garantizar una gestión eficaz y una prestación equitativa de los servicios destinados a la infancia y las mujeres.

Únicamente se ha logrado recaudar el 72% de las necesidades de financiación (191 millones de dólares) del UNICEF. La escasez de fondos afectará a todos los ámbitos de actuación. Las necesidades más apremiantes son:

  • 10 millones de dólares para la adquisición y suministro de material escolar para el año académico de marzo de 2003
  • 3 millones de dólares para la Iniciativa sobre la Maternidad sin Riesgo
  • 5 millones de dólares para el Programa Ampliado de Inmunización
  • 1 millón de dólares para programas de nutrición
  • 2 millones de dólares para la instalación de sistemas de saneamiento e higiene en las escuelas
  • 500.000 dólares para la reinserción y protección de los niños soldados y otros niños y niñas afectados por la guerra

 

 

Búsqueda