Centro de prensa

Comunicado de prensa

El UNICEF deplora la violencia contra los niños, las niñas y las mujeres en la República Democrática del Congo

GINEBRA/KINSHASA, 6 de junio de 2003 – Alarmados ante los últimos informes que indican que miles de mujeres y de niñas han sido brutalmente violadas, mutiladas y asesinadas en la provincia de Ituri, en la zona oriental del Congo, los responsables del UNICEF dijeron hoy que todos los involucrados –tanto políticos como militares– deben poner término a este tipo de actos.

“Estos ataques contra civiles inocentes se cometen con total impunidad”, dijo la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy. “Estos individuos y grupos que están cometiendo estos crímenes horribles no deben olvidar que son responsables bajo la ley internacional. Cuando llegue el momento, el mundo debe obligarles a que rindan cuentas de sus actos”.

Los niños, las niñas y las mujeres son víctimas de ataques indiscriminados y mutilaciones, y muchos han sido asesinados. Gran parte de la infraestructura básica de la zona ha sido destruida el mes pasado, por lo que la mayoría de la población carece de acceso a alimentos, agua, refugio y servicios esenciales básicos.

Se calcula que el reciente brote de violencia ha desplazado a alrededor de 20.000 niños y niñas y 20.000 mujeres. Los niños y las niñas han sido testigos del asesinato de sus madres, padres y hermanos. Han presenciado actos de violencia brutales y viven en un miedo constante.

Miles de niñas y de niños, algunos de solamente 10 años de edad, fueron reclutados recientemente y los distintos grupos armados los utilizan como niños soldados. Muchos de estos niños y niñas han sido obligados a participar en actos de violencia horribles. Otros han sido asesinados o heridos en combate. Por lo menos una tercera parte de los 30.000 combatientes son niños y niñas.

“El reclutamiento de niños soldados en este conflicto es simplemente inaceptable”, aseguró Bellamy. “Estos niños y niñas están protegidos bajo las leyes internacionales y del Congo, y es preciso que se les desmovilice inmediatamente”.

Al mismo tiempo que Bellamy felicitó al Consejo de Seguridad por su rápida decisión de desplegar una fuerza multinacional para apoyar la protección de civiles, exhortó a los grupos armados y al gobierno a que, de manera inmediata e incondicional:

  1. Pongan término a los ataques, directos e indirectos, contra los civiles;
  2. Interrumpan el reclutamiento de niños y de niñas, por cualquier motivo, y comiencen inmediatamente el proceso de desmovilización de todos los niños soldados;
  3. Pongan fin a la destrucción de los servicios básicos y la infraestructura;
  4. Garanticen la seguridad de las poblaciones civiles en las zonas que están bajo su control e influencia;
  5. Aseguren el cese inmediato de los abusos contra los derechos humanos y de la infancia. Como primera medida, deben poner término inmediatamente a la utilización como blancos de guerra de los civiles, la mayoría de los cuales son niños, niñas y mujeres;
  6. Permitan a las organizaciones humanitarias un acceso pleno, seguro y sin obstáculos a todas las poblaciones vulnerables y garanticen la seguridad en las zonas bajo su control.

***

Para mayor información, sírvase dirigirse a:

Damien Personnaz
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Ginebra,
(41) 22 909 5517, dpersonnaz@unicef.org

Joyce Brandful
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Kinshasa
243 88 46746, jbrandful@unicef.org

Jehane Sedky-Lavandero
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Nueva York
(212) 326 726, jsedky@unicef.org


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda