Centro de prensa

Comunicado de prensa

Un año después, la niñez espera aún que los dirigentes cumplan sus promesas

Se demora el logro de las metas aprobadas por todas las naciones en mayo de 2002

Nueva York, 8 de mayo de 2003 – Las naciones del mundo apenas han comenzado a poner en marcha las metas que se aprobaron en una reunión de las Naciones Unidas celebrada en mayo de 2002, informó hoy el UNICEF, y dijo que solamente la mitad de los gobiernos han puesto en práctica las primeras medidas para establecer un plan de acción para la infancia en sus países.

El UNICEF dijo que 105 naciones han explicado hasta la fecha cómo pretenden mejorar las condiciones de la niñez, y cerca de 90 países tienen todavía que elaborar o modificar sus planes de acción antes de finales de 2003 para mantenerse fieles al calendario establecido.

“Indicar clara y públicamente lo que piensa hacer cada gobierno para mejorar las vidas de los niños y las niñas es una medida importante en favor de un progreso real”, dijo Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF. “Estoy enormemente complacida de que tantas naciones hayan ya puesto en marcha sus planes. No podremos alcanzar las metas establecidas para 2005, 2010 o 2015 sin decir con antelación exactamente cuáles son esos planes. Esto se llama responsabilidad y felicito a los gobiernos que han cumplido con este compromiso”.

Bellamy dijo que los recursos y la atención que hubiera debido orientarse hacia los temas relacionados con la infancia se han dedicado en lugar de ello a la crisis y la guerra. “Los niños y las niñas de Iraq son importantes, pero hay 2.100 millones de niños y niñas en este mundo, la mitad de los cuales viven en medio de una pobreza terrible, 150 millones que se encuentran desnutridos, 120 millones que nunca acuden a la escuela y 11 millones que mueren todos los años debido a causas que se pueden evitar totalmente. Estas son las cuestiones a las que los gobiernos deben dedicarse con regularidad y rigor”.

La primera Sesión Especial en favor de la Infancia se celebró en Nueva York del 8 al 10 de mayo de 2002. Las delegaciones gubernamentales de todos los países, entre las que había unos 70 jefes de estado y casi 200 niños y niñas, aprobaron una serie de metas con plazos específicos destinadas a:

  • mejorar la salud y la supervivencia de la niñez
  • proporcionarles una educación de calidad
  • cambiar radicalmente las repercusiones del VIH/SIDA en sus vidas
  • y protegerles contra la explotación y la violencia.

Bellamy dijo que no era realista pretender que se hubiera logrado un importante progreso en las estadísticas de estas regiones en el plazo de un solo año, pero hizo hincapié en la necesidad de tomar medidas concretas para alcanzar estas metas, especialmente los Objetivos de Desarrollo para el Milenio de las Naciones Unidas, establecidas para 2015 con metas intermedias en diferentes años.

El UNICEF subrayó también dos iniciativas nacionales durante el año pasado que ilustran la forma en que se pueden lograr rápidos cambios cuando los dirigentes se comprometen plenamente a invertir en la infancia.

El UNICEF citó el caso de Kenya, donde el gobierno prometió proporcionar educación gratuita a todos los niños y niñas de la nación en enero de 2003 como una de sus primeras iniciativas. Las autoridades abolieron todas las tarifas escolares y la matriculación aumentó enormemente. El primer día de escuela se presentaron 1,5 millón de nuevos alumnos. El UNICEF sigue prestando apoyo al Gobierno de Kenya en sus actividades para mejorar el sistema de educación y asegurar que los alumnos permanezcan en la escuela y la educación contribuya a sacarlos de la pobreza.

El UNICEF citó también el caso del Afganistán, que a pesar de los enormes problemas que confronta hizo también grandes avances en la matriculación escolar, especialmente de las niñas. Desde el primer día de escuela en marzo de 2002, cuando cerca de 2 millones de alumnos se presentaron a clase, hasta el nuevo año escolar que se inició en marzo de 2003, en el Afganistán se ha duplicado la asistencia a la escuela, y hay una gran presencia de niñas por primera vez en muchos años.

“La única forma de lograr cambios reales para la niñez es mediante medidas atrevidas”, dijo Bellamy. Una medida atrevida en el caso de Kenya fue el trazo del bolígrafo que eliminó las tarifas escolares. En el Afganistán, la medida atrevida fue lograr que la reconstrucción del sistema educativo se convirtiera en la prioridad del país. Cuantas más medidas atrevidas tomemos en favor de la infancia, más decentes y prósperas serán sus sociedades. Se trata de un hecho demostrado”.

Bellamy citó otras mejoras en favor de la infancia durante el año transcurrido:

  • Un aumento del registro de los nacimientos en 50 países. El registro al nacer ayuda a los niños a conseguir el derecho a un nombre, a una nacionalidad y al acceso a los servicios sociales.
  • Se evitó la muerte de 120.000 niños y niñas debido a un aumento de la vacunación contra el sarampión. La Iniciativa contra el Sarampión, coordinada por el UNICEF, la OMS, la Cruz Roja de los Estados Unidos y los Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos, ha vacunado a 85 millones de niños y niñas desde 2001.
  • Europa se ha librado de la poliomielitis, un gran hito en la campaña para eliminar esta enfermedad de la tierra. Sólo quedan siete países donde la poliomielitis es endémica.

Un mundo apropiado para la infancia

La tarea de poner en vigor las metas establecidas en la Sesión Especial en favor de la Infancia de las Naciones Unidas no ha hecho sino empezar, señaló Bellamy. “Los progresos alcanzados en los últimos 12 meses son un buen comienzo, pero quedan numerosos problemas por delante. Todas las partes implicadas –gobiernos, organizaciones de la sociedad civil y ONG, familias y niños, y la comunidad internacional– necesitan pasar de las palabras a los hechos, de los planes y las políticas a las medidas y los resultados”.

El UNICEF señaló varias medidas inmediatas que los gobiernos deben tomar para mantener su compromiso en favor de la infancia.

  • Todos los países deben establecer organismos nacionales apropiados para la protección de la infancia, o reforzar los ya existentes. Es preciso revisar los presupuestos nacionales para asignar por lo menos un 20% de las partidas a los servicios sociales básicos que beneficien a la infancia.
  • Hay que exhortar a los países industrializados a que aumenten sus niveles de AOD para llegar a la meta de un 0,7% de su PNB destinado a la AOD y asignar por lo menos un 20% de la AOD a los servicios sociales básicos.
  • Todos los países deben establecer o reforzar sistemas de supervisión a nivel nacional y subnacional para evaluar los progresos hacia las metas y los objetivos.
  • Todos los países deben llevar a cabo revisiones periódicas a nivel nacional y subnacional para analizar los obstáculos y acelerar los progresos.

“Si siguen las tendencias actuales, es muy poco probable que logremos alcanzar los Objetivos de Desarrollo para el Milenio”, aseguró Bellamy. “Pero si invertimos ahora en la niñez, especialmente utilizando las inversiones eficaces y rentables que sabemos que funcionan, tendremos la posibilidad de lograr nuestras metas. Son metas que merece la pena alcanzar. En nombre de la infancia, redoblemos nuestros esfuerzos para alcanzarlas”.

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Alfred Ironside, Medios de comunicación del UNICEF
Nueva York (1-212) 326-7261 aironside@unicef.org

Jehane Sedky-Lavandero, Medios de comunicación del UNICEF
Nueva York (1-212) 326-7269 jsedky@unicef.org

Mohammad Jallah, Medios de comunicación del UNICEF
Nueva York (1-212) 326-7516 mjalloh@unicef.org


 

 

 

Búsqueda