Centro de prensa

Comunicado de prensa

El UNICEF alaba la capacidad de liderazgo de la Casa Blanca en la ley sobre el SIDA

“ Nuestros jóvenes son nuestra mejor vacuna contra el SIDA”

Nueva York, 29 de abril de 2003 – La Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy, elogió hoy a la Casa Blanca por su capacidad de liderazgo al apoyar una ley de emergencia de 15.000 millones de dólares para luchar contra el SIDA en África y el Caribe. La ley promueve un enfoque para la prevención denominado ABC que está basado en la abstinencia, la fidelidad y el uso de preservativos y ha conseguido superar las presiones de algunos sectores para excluir los preservativos de la redacción final.

Los comentarios de Bellamy se produjeron poco después de que el Presidente George W. Bush apoyara la ley sobre el SIDA en una ceremonia con representantes de los dos partidos celebrada en la Casa Blanca. El presidente de los Estados Unidos señaló su pleno apoyo a esta ley cuyos principales elementos son la prevención, la atención y el tratamiento, y que está basada en un modelo de Uganda que logró reducir las tasas de incidencia entre las mujeres embarazadas desde un 20,6% en 1991 hasta un 7,9% en 2000.

“Invertir en los jóvenes es la mejor estrategia que tenemos hoy en día para controlar la epidemia”, dijo Bellamy. “En las zonas donde la propagación del VIH/SIDA está disminuyendo, se debe sobre todo a que los hombres y las mujeres jóvenes han recibido los instrumentos y los incentivos necesarios para evitar la infección. Hemos observado progresos notables en países como Camboya y el Brasil, entre otros”.

Bellamy señaló que el UNICEF emplea el modelo ABC en sus actividades de prevención. “Los jóvenes tienen derecho a conocer todas las fórmulas posibles para evitar la infección por VIH, empezando por la abstinencia, la fidelidad al compañero o compañera y el uso sistemático de preservativos”, dijo Bellamy.

“Debido a que el futuro de la epidemia depende en gran medida de las decisiones que una oleada sucesiva de jóvenes tomen a lo largo de sus vidas, las inversiones deben concentrarse principalmente en proporcionar a estos jóvenes los medios para que tomen las decisiones saludables y con conocimiento de causa a fin de evitar la infección por VIH”, afirmó Bellamy.

“Sus decisiones deben estar basadas en una información correcta y en la capacidad de convertir esta información en decisiones saludables. Esto solamente puede producirse si los jóvenes tienen también acceso a un ‘aprendizaje para la vida práctica’, que significa la capacidad para gestionar situaciones de la vida real, especialmente aquellas que exigen tomar decisiones que tienen que ver con las relaciones, las actividades sexuales y las drogas. Y los jóvenes necesitan acceso a servicios de salud acogedores y con sensibilidad de género, y a un entorno jurídico, social y familiar protector y estimulante”, añadió Bellamy. “Esto no reducirá solamente las tasas de incidencia entre los jóvenes, reducirá también la tasa de transmisión entre los progenitores y los recién nacidos”.

Más de la mitad de todas las personas que contraen el VIH tienen entre 15 y 24 años de edad, un grupo de edad en el que se producen 6.000 nuevas infecciones todos los días, o 4 por minuto. Las niñas son especialmente vulnerables. En África subsahariana, más de dos terceras partes de los 8,6 millones de jóvenes (con edades de 15 a 24 años) que viven con VIH/SIDA son mujeres. Un estudio del UNICEF en la misma región indicó que la mitad de las niñas adolescentes entrevistadas no sabían que una persona con apariencia saludable puede tener el SIDA.

La ley asigna 3.000 millones de dólares al año durante cinco años para la lucha contra el SIDA en África y en el Caribe, e incluye partidas para adquirir medicamentos antiretrovirales y otro tipo de tratamiento. Está destinada a prevenir 7 millones de nuevas infecciones, tratar a por lo menos 2 millones de personas con medicamentos para ampliar sus vidas, y proporcionar atención a millones de personas que sufren a causa del SIDA, inclusive los niños que han quedado huérfanos debido a la enfermedad.

Los países que recibirán asistencia son Botswana, Côte d’Ivoire, Etiopía, Guyana, Haití, Kenya, Mozambique, Namibia, Nigeria, Rwanda, Sudáfrica, Tanzanía, Uganda, y Zambia

Bellamy exhortó al Gobierno de los Estados Unidos a que asigne al Fondo Mundial para la lucha contra el VIH/SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo un mayor porcentaje de la cifra total. “La comunidad internacional estableció el Fondo Mundial como la manera más eficiente de canalizar los recursos hacia los países en desarrollo, para ayudarles a confrontar la crisis del VIH/SIDA. El Fondo necesita desesperadamente más apoyo –en dinero y el compromiso– de los Estados Unidos para seguir siendo una opción viable”.

Si desea obtener más información, visite el Centro de Prensa en:

http://www.unicef.org/media/

Información de contacto:

Liza Barrie
Asesora Superior de Comunicaciones, VIH/SIDA
Nueva York: (1-212) 326-7593; lbarrie@unicef.org

Alfred Ironside
Jefe de la Sección de Medios de Comunicación del UNICEF
Nueva York: (1-212) 326-7261; aironside@unicef.org

Marixie Mercado, Sección de Medios de Comunicación del UNICEF
Nueva York: (1-212) 326-7133; mmercado@unicef.org

Wivina Belmonte
UNICEF Ginebra: (41-22) 909-5509; wbelmonte@unicef.org


 

 

 

Búsqueda