Centro de prensa

Comunicado de prensa

UNICEF pide a Angola que predique con el ejemplo

Coincidiendo con el inicio de una campaña contra el sarampión, el organismo dedicado a la niñez exhorta al gobierno de Angola a que siga “invirtiendo en la infancia”.

Luanda / Nueva York/ Ginebra, 22 de abril de 2003 – El UNICEF exhortó hoy al gobierno de Angola a que apoye el incipiente proceso de paz mediante un aumento de la inversión en la salud y la educación.

En un discurso pronunciado con motivo de la presentación de la campaña nacional contra el sarampión que servirá para vacunar a siete millones de niñas y niños en las próximas cuatro semanas, la Directora Ejecutiva del UNICEF Carol Bellamy dijo que el Gobierno de Angola debería “aprovechar el impulso que depara esta campaña de salud a gran escala y seguir empleando esta energía en la educación y los servicios básicos de salud”.

Bellamy añadió: “Pedimos al Gobierno que siga invirtiendo en la infancia y ofrezca a Angola un futuro estable protegiendo a la infancia. Éste será el verdadero beneficio de la paz”.

La declaración del UNICEF tiene una resonancia especial en Angola, donde la mitad de sus 14 millones de habitantes tienen menos de 18 años. Desde que la firma de un acuerdo de paz el año pasado puso fin a 27 años de guerra civil, el UNICEF ha pedido sistemáticamente al Gobierno de Angola que reoriente los recursos anteriormente destinados a la guerra hacia los servicios sociales básicos.

El UNICEF calcula que 5.000 escuelas y un 60% de todos los hospitales fueron destruidos durante la guerra. Un 45% de los niños y niñas de Angola sufren desnutrición crónica y el país presenta una de las peores tasas de mortalidad infantil y de la madre.

Bellamy alabó las medidas que había tomado el Gobierno de Angola para apoyar el acuerdo de paz por medio de programas sociales y señaló como ejemplo la campaña actual de vacunación, la principal iniciativa en materia de salud realizada jamás en Angola. Pero aseguró que todavía quedaba mucho por hacer, y exhortó al gobierno a que cumpla con sus compromisos mediante las siguientes medidas:

  • Concentrarse en la reducción de la mortalidad infantil y de la madre.
  • Apoyar el programa nacional de vuelta a la escuela.
  • Aumentar el gasto en la educación y los servicios básicos de salud a la par de los presupuestos del Comité para el Desarrollo del Sur de África.
  • Considerar el respeto y la protección de los derechos de la infancia como una de las medidas prioritarias en el programa para la paz y la estabilización.

“Ahora mismo estamos observando los primeras y prometedoras medidas”, dijo Bellamy. “Y este país tiene la posibilidad de ser un modelo para África mediante el ejemplo. Pero un millón de niñas y niños siguen sin acudir a la escuela. Es preciso fortalecer el sistema de salud y establecer condiciones en toda Angola para la realización eficaz de vacunaciones sistemáticas. Si se consigue hacerlo, dentro de cinco años, cuando los niños estén en la escuela y desciendan las tasas de mortalidad, al mirar atrás reconoceremos que 2003 fue el año en que la infancia de Angola se convirtió en la prioridad más importante”.

Bellamy exhortó también a la comunidad internacional a que preste apoyo a las actividades gubernamentales. “A pesar de tenerlo todo en contra, Angola trata de fortalecer los sistemas de salud y educación, restaurar la presencia de los servicios públicos en las zonas remotas, y luchar contra las causas de mortalidad infantil. Gran parte de estas medidas deben surgir de dentro, pero confío en que la comunidad internacional siga apoyando a Angola en estas metas de reconstrucción. Ahora es el momento de que las alianzas firmes cosechen los frutos de sus labores”.

En su tercera visita a este país del sur de África, el viaje de Bellamy de dos días de duración incluyó reuniones con el Presidente, cinco Ministros, un recorrido por las escuelas, y una visita a la provincia central de Malange, que sufrió enormemente durante los 30 años de guerra en Angola.

Algunos datos:

  • Más de 10.000 niños y niñas de Angola mueren todos los años debido al sarampión, y un 95% de los casos se dan entre menores de 15 años.
  • El sarampión sigue siendo la principal causa de mortalidad que podría evitarse mediante una vacuna en Angola. En el mundo en desarrollo, 999 de cada 1000 niñas y niños sobreviven al sarampión. En Angola, 100 mueren debido a la enfermedad.
  • Angola tiene una de las peores tasas de mortalidad de menores de un año del mundo, ya que uno de cada cuatro muere antes de cumplir cinco años.
  • Angola se encuentra entre los 10 países del mundo con la peor cobertura de vacunación, muy por debajo de la cobertura media de África subsahariana, que en 2001 fue de un 46% aproximadamente.
  • Sólo se vacuna contra las enfermedades susceptibles de prevención a un 27% de los niños y niñas de un año.
  • Un 45% de los niños y niñas de Angola sufren debido a la desnutrición crónica, un ejemplo de los efectos negativos a largo plazo de los casi 30 años de guerra sobre el crecimiento saludable de la infancia.
  • A pesar de que la campaña de vuelta a la escuela beneficiará a 500.000 niñas y niños, la cifra de menores no escolarizados en Angola asciende a un millón.

* * *

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

James Elder, Oficina del UNICEF en Angola,
+ 244-91-219-524, jelder@unicef.org

Patricia Cervantes, Oficina del UNICEF en Angola,
+ 244 - 91-501-943, mailto:91-501-943pcervantes@unicef.org

Damien Personnaz, Oficina del UNICEF en Ginebra,
+ 41 – 22 – 909 – 5517, dpersonnaz@unicef.org

Mohammed Jalloh, Oficina del UNICEF en Nueva York,
+ 1 – 212 – 3267516, mjalloh@unicef.org


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda