Centro de prensa

Comunicado de prensa

El UNICEF dice que la falta de agua potable y saneamiento impide a la niñez disfrutar de una buena salud y educación

Nueva York, 10 de marzo de 2003 - Debido a la falta de agua potable en los hogares, los niños y las niñas del mundo en desarrollo sufren enfermedades que se podrían evitar, dijo hoy el UNICEF, y añadió que millones de niñas no reciben educación debido a la ausencia de instalaciones de saneamiento en las escuelas.

El UNICEF dijo que una falta de acceso al agua potable causa enfermedades que se transmiten a través del agua y que todos los años suponen la muerte de 1,6 millones de niños y niñas de corta edad. La ausencia de instalaciones separadas e higiénicas de saneamiento en las escuelas obliga a menudo a las niñas a abandonar la escuela primaria. De los 120 millones de niños y niñas en edad escolar que hay en el mundo, la mayoría son niñas.

"Esta falta de educación al comienzo relega a menudo a las niñas a la pobreza o la dependencia en etapas posteriores de sus vidas", dijo la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy.

Millones de niños sufren infecciones intestinales producidas por parásitos. Todos los años, 19,5 millones de personas contraen ascárides y tricocéfalos, y la mayor tasa de infección se da entre los niños en edad escolar. Además, todos los años alrededor de 118,9 millones de menores de 15 años sufren a causa de esquistosomiasis (bilharziasis), una enfermedad causada por el parásito conocido como gusano plano. Los parásitos consumen nutrientes, agravan la desnutrición, retrasan el desarrollo físico de los niños y son la causa de una asistencia deficiente a la escuela y un bajo rendimiento.

"El dinero que se necesita para proporcionar servicios de agua y saneamiento es muy poco comparado con los dividendos que genera", declaró Bellamy, que exhortó a los gobiernos a invertir más en agua potable y en la protección de las escasas fuentes de agua.

El UNICEF indicó que varios estudios han demostrado que por cada dólar invertido en la infancia -incluso fondos para mejorar el acceso al agua potable y el saneamiento- se ahorrarán 7 millones en servicios públicos a largo plazo.

"Al proporcionar agua potable y saneamiento a los ciudadanos más pobres del planeta, podemos reducir la pobreza y el sufrimiento y asegurar la educación de todos los niños", dijo Bellamy.

Bellamy participará en el Tercer Foro Mundial del Agua, que reunirá a dirigentes, expertos técnicos y niños en una serie de conferencias que se celebrarán en Japón del 16 al 23 de marzo. El Día Mundial del Agua es el 22 de marzo.

Durante la conferencia, el UNICEF hará todo lo posible para asegurar que la niñez intervenga en la solución de estos problemas: para ello, copatrocinará el Foro Infantil Mundial del Agua del 20 al 21 de marzo en Shiga, Japón. Alrededor de 100 niños de los países industrializados y en desarrollo debatirán sus papel como fuerza para el cambio en materia de agua y saneamiento. Representantes del foro presentarán sus conclusiones a las personas encargadas de tomar decisiones que asistan a la Conferencia Ministerial del 22 al 23 de marzo. Los Países Bajos y la ONG japonesa Network han ofrecido los fondos para la celebración del Foro Infantil Mundial del Agua.

El Tercer Foro Mundial del Agua es también una medida encaminada a cumplir con estos objetivos. Los dirigentes mundiales aprobaron en la Cumbre para el Desarrollo Sostenible de 2002 reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al saneamiento básico para 2015.

"Todos sabemos que el agua fresca es un recurso escaso en mucho lugares, a menudo un artículo altamente politizado", observó Bellamy. "Por ello es fundamental que pensemos en estos recursos en relación con nuestra infancia - no solamente para nuestros propios hijos e hijas sino para las generaciones futuras".

EL UNICEF y el agua y el saneamiento

El UNICEF ha establecido alianzas y obtenido la confianza pública mediante un largo historial de intervenciones en proyectos de agua y saneamiento durante los últimos 35 años. En los años 1960, el UNICEF respondió a las emergencias relacionadas con la sequía proporcionando perforaciones rápidas e instalando pozos de sondeo con bombas de agua. En los años 1970, el UNICEF proporcionó equipos de perforación y sistemas alimentados por gravedad, lo que sirvió para proteger fuentes y pozos y modernizar las fuentes tradicionales de agua en las zonas rurales. Durante los años 1980, el UNICEF hizo hincapié en la necesidad de saneamiento, educación para la higiene, una mejora en la participación comunitaria y un aumento de las funciones de la mujer en los proyectos de agua y saneamiento. En los años 1990, el UNICEF modificó sus prestaciones como mero proveedor de servicios y se centró en la utilización, operación, mantenimiento y sostenibilidad.


Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Elizabeth Kramer, Medios de comunicación del UNICEF, Nueva York, ekramer@unicef.org, (212) 326-7566
Vanessa Tobin, División de Programas, (212) 326 7371, vtobin@unicef.org


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda