Centro de prensa

Comunicado de prensa

Todos los días, 1.400 niñas y mujeres mueren durante el parto

En el Día de la Mujer, el UNICEF dice que la falta de progreso es vergonzosa

GINEBRA/NUEVA YORK, 7 de marzo de 2003 - Hay más niñas y mujeres que mueren como consecuencia de las complicaciones derivadas del parto en los países en desarrollo que debido a otra causa, dijo hoy el UNICEF, y calificó estas cifras de " testimonio vergonzoso de la discriminación y la apatía contra las mujeres y sus derechos".

En la víspera del Día Internacional de la Mujer, el UNICEF dijo que alrededor de 1.400 niñas y mujeres mueren todos los días debido a causas relacionadas con el parto, y un 99% de estas muertes se producen en los países en desarrollo.

"El mismo número de mujeres murió ayer, y el mismo número de mujeres morirá mañana, la mayoría de ellas en silencio", dijo la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy. "En este Día Internacional de la Mujer, estamos hablando en nombre de las niñas y las mujeres que ya no están vivas para contar sus historias, y en nombre de sus niños y niñas huérfanos. Hablamos en nombre de las niñas y las mujeres que en estos momentos están luchando para sobrevivir, en nombre de aquellas niñas sin acceso a la educación, y en nombre de los millones de niñas que sufren a causa de la explotación o la discriminación".

"Estamos aquí para decir que ninguna mujer debería tener que luchar para conseguir la igualdad y el respeto en esta era. Ninguna mujer debería cargar con la desventaja que representa carecer de una educación. Y ninguna niña ni ninguna mujer debería morir en el momento de dar a luz".

El UNICEF aseguró que más de medio millón de niñas y de mujeres mueren de esta manera todos los años. En África subsahariana, por ejemplo, una mujer tiene 1 de 13 posibilidades de morir durante el parto. En los países industrializados, el riesgo desciende a 1 de cada 4.085.

Pero la mortalidad derivada de la maternidad no revela por sí sola toda la dimensión de la tragedia. De hecho, por cada mujer que muere debido a complicaciones relacionadas con el parto, aproximadamente 30 más sufren lesiones, infecciones y discapacidades que por lo general no reciben tratamiento y nadie habla de ellas. Alrededor de 300 millones de mujeres -o una cuarta parte de todas las mujeres del mundo en desarrollo- han sufrido problemas durante el embarazo y el parto que han afectado profundamente el curso de sus vidas.

"Esto no tiene por qué ocurrir de esta manera", dijo Bellamy. "La diferencia entre las mujeres de los países en desarrollo y las mujeres de los países industrializados es impresionante, pero demuestra que sabemos lo que tenemos que hacer para evitar estas muertes. Y debemos hacerlo".

El UNICEF dijo que la prestación generalizada de atención obstétrica de emergencia es la medida por sí sola más efectiva para reducir las muertes derivadas de la maternidad.

En algunos países en desarrollo, la creación de amplias alianzas y el fomento de un compromiso político sostenido en la prestación de atención obstétrica de emergencia han conseguido salvar numerosas vidas sin caer en costos exorbitantes. Honduras redujo su tasa de mortalidad derivada de la maternidad casi en un 40% mediante la inversión en atención de emergencia para las mujeres embarazadas. En Egipto, el UNICEF y sus aliados prestaron asistencia para reducir la tasa de mortalidad derivada de la maternidad de una manera incluso más extraordinaria mediante la atención de emergencia.

"La mortalidad derivada de la maternidad escapa al interés de la atención pública a menos que esté relacionada con una emergencia grave como en el Afganistán, porque las mujeres no consiguen vivir para contarlo ni las cámaras están allí para registrarlo", dijo Bellamy. "En la mayoría de los países pobres, las mujeres mueren sin contar con la presencia de testigos o ni siquiera de defensores que promuevan su derecho a la atención de la salud".

La jefa del UNICEF añadió que el parto no es la única circunstancia en la cual se proscriben los derechos de las mujeres. Señaló que, al mismo tiempo que 1.400 mujeres mueren todos los años dando a luz, decenas de miles de otras mujeres sufren otro tipo de conculcación de sus derechos.

· Explotación durante los conflictos: Más de un 80% de los 35 millones de refugiados y personas desplazadas que hay en el mundo son mujeres y niños. Durante los conflictos y en las etapas posteriores, las mujeres y las niñas sufren actos de violencia y abuso sexual extremos, a veces como consecuencia de la necesidad que tienen de mantenerse ellas mismas y a sus familias. Y los conflictos propagan el SIDA. En Rwanda, 2.000 mujeres, muchas de las cuales sobrevivieron a una violación, dieron positivo en las pruebas del VIH durante los cinco años posteriores al genocidio de 1994. Cuatro de cada cinco mujeres dieron positivo en la prueba del VIH; muchas no habían tenido ninguna relación sexual antes del genocidio.

· El género y el VIH/SIDA: Las desigualdades de género arraigadas agravan y agudizan la propagación del VIH/SIDA. Las mujeres tienen que ocuparse de la atención de los enfermos y los moribundos y corren un mayor peligro de que las expulsen de sus hogares, las marginen en las comunidades y no las admitan en los centros de salud. Tienen escaso o ningun acceso a la tierra o al crédito, y esto les deja muy pocas opciones para su supervivencia. En las comunidades afectadas duramente por el SIDA, el "sexo para sobrevivir" se ha convertido en una moneda corriente, algo que propaga aún más la enfermedad.

· Las jóvenes y el SIDA: Las mujeres menores de 25 años se enfrentan a un futuro más sombrío en lo que se refiere al VIH/SIDA, dijo el UNICEF. Cada vez se enferman más rápidamente y más temprano, y muy pocas son conscientes de las normas más elementales de prevención. En África subsahariana, donde por cada varón se infectan 2 muchachas en el grupo de edad de 15 a 24 años, la mitad de las jóvenes creen que una persona que parezca saludable no puede ser portadora del virus. En las zonas más afectadas, por cada varón se infectan cinco o seis mujeres adolescentes. Además, las niñas corren un mayor riesgo de tener que abandonar la escuela para mantener a la familia, un factor que les impide obtener información sobre la prevención del VIH/SIDA que podría salvarles la vida, así como de la educación y la capacidad para la vida activa a largo plazo que necesitan para disfrutar de un futuro independiente.

"Proteger a las niñas y las mujeres en épocas de conflicto, protegerlas contra el VIH, mantenerlas vivas durante el parto: todos estos son objetivos con los que el UNICEF está comprometido", dijo Bellamy. "Pero a menos que los poderes existentes respeten plenamente y pongan en vigor los derechos de las niñas y las mujeres, no conseguiremos lograr ninguno de estos objetivos".

Bellamy señaló que todos los países del mundo consideran el tema de la mujer como una importante prioridad en la lista de los compromisos establecidos en los Objetivos de Desarrollo para el Milenio, ya que dos de los ocho objetivos exigen explícitamente la igualdad de género y una mejora en la salud de la maternidad.

"Esto significa que las mujeres deben participar en la toma de decisiones; significa reformar las leyes nacionales para proteger y habilitar a las mujeres en peligro, en lugar de considerarlas como criminales", dijo Bellamy. "Significa la necesidad de realizar una labor comunitaria a largo plazo para revertir las normas perjudiciales que perpetúan la violencia basada en el género, y un esfuerzo internacional concentrado en asegurar que todas las niñas vayan a la escuela y se mantengan en ella".

"Las mujeres y las niñas son la clave", insistió Bellamy. "Si las defraudamos, defraudamos a sus hijos, defraudamos a sus comunidades, y defraudamos la misma idea del progreso humano".

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Jehane Sedky-Lavandero, Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Nueva York: (1-212) 326-7269
Marixie Mercado, Sección de Medios de Comunicación del UNICEF, Nueva York: (1-212) 326-7133
Lynn Geldof, Sección de Medios de Comunicación, Ginebra: (41-22) 909-5531

Para obtener más información sobre la labor del UNICEF en las cuestiones de género, visite www.unicef.org

Nota adelantada para los editores
La señora Bellamy viajará al Afganistán del 21 al 23 de marzo para subrayar los problemas que siguen confrontando las niñas y las mujeres. Su visita abarcará actividades relacionadas con la educación de las niñas, la salud de la reproducción de la mujer, las diferencias en los ingresos por cuestiones de género y otros temas relacionados con los derechos.


 

 

 

Búsqueda