Centro de prensa

Comunicado de prensa

Bellamy exhorta al Consejo de Seguridad a tener en cuenta a la infancia en todas sus deliberaciones

“Debemos reconocer que cuando se trata del sufrimiento de la infancia en un conflicto, todos somos responsables”

Nueva York, miércoles 14 de enero – La Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy, exhortó hoy al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a que ponga en práctica “una filosofía basada en la rendición de cuentas” para responsabilizar por sus acciones a aquellos que utilizan a la infancia en los conflictos armados.

La Sra. Bellamy hizo sus comentarios hoy durante un período especial de sesiones del Consejo de Seguridad convocado para abordar la cuestión de la infancia y los conflictos armados. La sesión se celebra después de que el Secretario General escribiera un informe en el que “nombra y responsabiliza” a los Estados Parte que reclutan y utilizan a niños soldados.

“¿Puede haber una razón más convincente de actuar que la angustia de estos niños y niñas?” preguntó Bellamy al Consejo. “Si la hay, es difícil imaginarla”. Bellamy añadió: “Son los niños quienes representan las sucesivas generaciones para cuya protección fueron creadas las Naciones Unidas – y somos nosotros quienes tenemos el poder de poner fin a este sufrimiento que padecen tantos niños en tantos países”.

Bellamy exhortó a los miembros del Consejo a que se remitan en todas sus deliberaciones a la lista de países que aparece en el informe del Secretario General, y a que la actualicen de manera sistemática, ampliando su ámbito para incluir conflictos armados que no se encuentran aún en el programa del Consejo.

Bellamy dijo que el UNICEF utilizará la lista para intensificar sus propias actividades de promoción en los planos internacional y nacional. La Directora Ejecutiva del UNICEF afirmó que la desmovilización de los niños y niñas soldados es una prioridad de la organización y de sus aliados, y señaló que la reinserción de la niñez a sus comunidades es un proceso complicado pero esencial para quebrar el ciclo del reclutamiento. Añadió que los acuerdos de paz deben incluir siempre compromisos específicos en favor del desarme, la desmovilización y la reinserción de los niños utilizados en las hostilidades.

Se calcula que unos 300.000 niños sirven en todo el mundo como niños soldados en un momento dado, dijo Bellamy. “Son la prueba fehaciente del fracaso sistemático del mundo a la hora de proteger a la infancia. Y también explican por qué la labor del UNICEF tiene por objetivo establecer ‘un entorno protector’ para la infancia, un entorno que les defienda de la explotación y el abuso antes de que ocurra”.

Bellamy dijo que “un entorno protector” para los niños y niñas soldados desmovilizados debe incluir estrategias eficaces para evitar un nuevo reclutamiento, como por ejemplo una inversión a largo plazo en la educación, formación profesional y el apoyo a las familias y las comunidades. Bellamy añadió que los programas de reintegración deben tener en cuenta las necesidades específicas de las niñas, que a pesar de no participar a menudo como combatientes sufren sin embargo un grado extraordinario de violencia como esclavas sexuales, porteadoras y sirvientas.

Bellamy agradeció a los miembros del Consejo por su importante labor, pero dijo que “se necesita mucho más si queremos que la protección de la infancia sea una prioridad específica en nuestros esfuerzos para construir la paz y resolver los conflictos”.

“A lo largo de los años, adultos responsables en todo el mundo han realizado a los niños promesas de buena fe. Promesas para aliviar el sufrimiento y poner fin a la explotación –y para proteger a la niñez de la pérdida de su infancia, de la violación y la mutilación y el reclutamiento como niños soldados”, dijo Bellamy. “Y sin embargo, una y otra vez –en lugares como Rwanda, Sierra Leona, Sudán, Afganistán, Kosovo, Colombia y Timor-Leste– ha prevalecido la crueldad y la indiferencia. Necesitamos tomar más medidas sobre la necesidad de rendir cuentas y la impunidad. Debemos encontrar un sistema efectivo para promover la construcción de la paz y la prevención de los conflictos. Y debemos reconocer que cuando se trata del sufrimiento de la infancia en un conflicto, todos somos responsables”.


Antecedentes

El UNICEF trabaja en unos 25 países afectados por la guerra. Uno de los principales objetivos de la organización consiste en fortalecer el entorno protector de la niñez mediante el restablecimiento de la enseñanza, el suministro de vacunas, la reincorporación de los niños a sus familias, la puesta en marcha de clínicas y hospitales, el apoyo a los niños traumatizados, la preparación de campañas contra el reclutamiento y la promoción de la desmovilización y el desarme.

En la zona de los Grandes Lagos en África central, el UNICEF asume un enfoque regional en colaboración con el Banco Mundial, otros organismos de las Naciones Unidas, gobiernos donantes y funcionarios regionales para establecer un Programa Multinacional de Desmovilización y Reinserción.

En Angola existe la urgente necesidad de proporcionar apoyo a unos 8.000 niños reclutados durante la guerra civil, que han sido liberados sin someterlos a un ejercicio oficial de desmovilización. En respuesta a esta situación, el UNICEF trabaja en favor de la reinserción de estos niños a sus comunidades, y de proporcionarles atención de la salud y escolarización.

La Sra. Bellamy visitará Sri Lanka a finales de enero. El UNICEF continúa sus actividades para poner fin al uso de niños soldados en el conflicto de este país y la Directora Ejecutiva se concentrará en la desmovilización durante su estancia de tres días.

* * *

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse:

Jehane Sedky-Lavandero, Sección de Medios de Comunicación, UNICEF Nueva York,
(212) 326-7269, jsedky@unicef.org

Envíe su mensaje a media@unicef.org con cualquier comentario o para recibir mayor información



 

 

 

Búsqueda