Centro de prensa

Comunicado de prensa

UNICEF y sus aliados se esfuerzan por prevenir una segunda oleada de muertes en el Cuerno de África

En marcha la vacunación de 750.000 niños y niñas en Mogadishu con la OMS

NAIROBI/GINEBRA, 28 de octubre de 2011. Cien días después de que se declarara oficialmente una situación de hambruna en diversas partes del sur de Somalia, UNICEF y sus aliados realizan todos los esfuerzos a su alcance para prevenir que en esa región afectada por un conflicto armado se produzca una segunda oleada de muertes debidas a enfermedades que podría dejar un saldo aún más letal que la anterior.

“Las actuales lluvias pueden traer aparejado cierto alivio para las regiones de Somalia y los países vecinos afectadas por la sequía”, comentó Elhadj As Sy, Director Regional de UNICEF para África oriental y meridional. “Pero, por otra parte, las precipitaciones pueden causar un aumento del peligro de brotes de enfermedades y dificultar la distribución de la ayuda de emergencia”.

“La intensificación de los enfrentamientos en la región meridional de Somalia también entorpece y amenaza aún más las labores de nuestros aliados que prestan allí servicios de apoyo que salvan las vidas de muchos niños y sus familiares”.

Como señaló Sy, esos factores podrían agravar aún más la crisis humanitaria que sufren Somalia y otros países de la región. “UNICEF ampliará y profundizará sus esfuerzos para prestar asistencia a todos los niños y niñas, independientemente de donde se encuentren, y para reducir al máximo posible las consecuencias del deterioro de la situación. Hacemos un llamamiento a nuestros donantes para que incrementen aun más su invalorable apoyo”.

En Mogadishu, esta semana se puso en marcha una campaña de vacunación contra el sarampión que cuenta con el apoyo de UNICEF y la OMS, y cuyo objetivo consiste en inmunizar a unos 750.000 niños y niñas de 6 meses a 15 años de edad. Desde julio pasado, cuando se declaró oficialmente la situación de hambruna, más de un millón de niños y niñas somalíes han sido vacunados contra esa enfermedad potencialmente letal.

“En los últimos meses, decenas de miles de niños han muerto en todo el país, y todos los días mueren varios centenares más”, apuntó Sikander Khan, Representante de UNICEF en Somalia. “Toda demora o interrupción que afecte la prestación de ayuda puede representar la diferencia entre la vida y la muerte”.

“Aliento a todas las facciones en conflicto a que cumplan con su obligación moral y jurídica de garantizar la seguridad de esos niños, niñas y mujeres que ya están amenazados por una situación de desastre”, agregó el Representante desde Nairobi.

Los niños gravemente desnutridos tienen 9 veces más probabilidades que los niños saludables de morir debido a enfermedades infecciosas como el sarampión, el cólera y el paludismo. Los casos de sarampión han aumentado considerablemente este año: en julio, cuando se declaró por primera vez el estado de hambruna, se produjeron 7 veces más casos de sarampión que durante el mismo mes en 2010.

El desplazamiento de grandes números de habitantes, el hacinamiento extremo que reina en los campamentos de desplazados, el bajo nivel de defensas contra las enfermedades de los habitantes y las deficiencias de los servicios de suministro de agua y saneamiento también constituyen graves peligros. Al principio de la temporada de lluvias se suelen producir aumentos súbitos del número de casos de enfermedades transmitidas por el agua, como el paludismo y la diarrea acuosa aguda.

En la vecina Kenya también se ha producido un aumento del número de pobladores enfermos debido a un brote de dengue.

Los combates y las medidas más estrictas de seguridad en las zonas fronterizas han reducido de manera notable el número de refugiados somalíes que penetran en Kenya a 100 personas durante la semana del 17 al 23 de octubre, en comparación con 3.400 la semana anterior.

Pese a que tras el secuestro de dos trabajadores humanitarios en los campamentos de refugiados de Dadaab, en la región septentrional de Kenya, se suspendieron temporalmente todas las actividades de ayuda humanitaria con la excepción de las imprescindibles para salvar vidas, UNICEF mantiene su compromiso de seguir prestando asistencia a los niños gravemente desnutridos y enfermos y de seguir suministrando agua potable, educación y protección por medio de sus organizaciones aliadas.

Desde el 20 de julio, cuando se declaró oficialmente la situación de hambruna, en los centros de salud de la región que reciben apoyo de UNICEF se brindó tratamiento a unos 110.000 niños y niñas gravemente desnutridos. Asimismo se suministró agua potable a más de 2,6 millones de personas y se realizaron labores de concienciación sobre la higiene y se distribuyeron materiales de higiene a más de 1,5 millones de personas. Desde julio, se enviaron por vía aérea, terrestre o marítima unas 8.700 toneladas de suministros de primera necesidad a la población amenazada del sur y el centro de Somalia.

“La respuesta de la comunidad internacional ante la declaración de la situación de hambruna ha sido notable”, señaló As Sy. “Sin embargo, la crisis es de una magnitud tal que aún estamos lejos de satisfacer las necesidades urgentes de todos los niños”.

El llamamiento de UNICEF para las operaciones en el Cuerno de África en 2011 fue de 425 millones de dólares. Las necesidades para 2012 seguirán siendo de cientos de millones y se requerirán urgentemente contribuciones para que los programas de alimentación puedan seguir prestando asistencia a los niños y las familias necesitados sin interrupciones.

Solamente para Somalia, UNICEF requerirá 300 millones de dólares para garantizar durante 2012 el nivel actual de apoyo, o para ampliar las actividades en caso necesario. “Necesitamos obtener esos fondos lo antes posible para garantizar el flujo ininterrumpido de los suministros que protegen las vidas de los niños”, señaló Khan.

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF, apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información sobre UNICEF y su labor visite: www.unicef.org/spanish

Síganos en Twitter y Facebook

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Michael Klaus, UNICEF ESARO,
cel.: + 254 716 431 880,
correo electónico: mklaus@unicef.org.

Marixie Mercado, UNICEF Geneva (en misión de UNICEF Somalia),
cel.: +254 705 188 134,
correo electrónico: mmercado@unicef.org.

Peter Smerdon, UNICEF New York,
tel.: +1 212 303 7984,
correo eléctrico: psmerdon@unicef.org


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda