Centro de prensa

Comunicado de prensa

UNICEF recibe con beneplácito una resolución del Consejo de Seguridad que protege de ataques a las escuelas y los hospitales

© UNICEF/NYHQ2011-0543/Asselin
Un proyectil de mortero sin explotar yace en el suelo de un aula del complejo escolar GEnie 2000 el 27 de abril, en la ciudad de Abiyán.

NUEVA YORK, 12 de julio de 2011. UNICEF acogió con entusiasmo la aprobación por unanimidad de la Resolución 1998 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que otorga a las escuelas y hospitales carácter de refugios seguros para los niños. La resolución establece que se debe exigir a las partes responsables de ataques a esas instalaciones que rindan cuentas de sus acciones.

“Los ataques horrendos de ese tipo no sólo constituyen violaciones del derecho internacional y humanitario sino también violaciones contra nuestra humanidad común”, afirmó Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. “El Consejo de Seguridad ha dado hoy un paso muy importante hacia la eliminación de la cultura de la impunidad y hacia la protección de los niños y niñas en las circunstancias en que son más vulnerables”.

La nueva resolución establece que los ataques contra las escuelas y los hospitales constituyen graves violaciones de los derechos de la infancia. Asimismo determina que los responsables de esos actos de violencia deben ser identificados en el informe anual del Secretario General sobre los niños y los conflictos armados.

En ese informe ya figuran los nombres de las partes que cometen graves violaciones, como quienes reclutan y emplean menores en los conflictos armados; los responsables de las muertes, heridas o lesiones de niños; y los culpables de violaciones u otros actos de violencia sexual contra ellos.

En por lo menos 31 países de África, Asia, Europa, América Latina y Oriente Medio, las escuelas son objeto de graves amenazas o blanco de violentos ataques por parte de las fuerzas de seguridad estatales y de los grupos armados no gubernamentales.

Esas agresiones tienen consecuencias devastadoras para los niños y sus comunidades, ya que debilitan los sistemas de educación y atención de la salud y pueden agravar las privaciones de la población y profundizar las disparidades.

La resolución exige que las partes a las que se califique de infractoras elaboren planes de acción para dar respuesta a los ataques y que pongan fin al reclutamiento de menores y a otras graves violaciones de sus derechos.

La lista de partes infractoras ha crecido durante el año pasado, y a pesar de que algunos de sus integrantes han aprobado planes de acción orientados a hacer frente a las transgresiones, ninguno fue eliminado de la lista en 2010.

Además de fortalecer el marco jurídico que haga posible una respuesta más eficaz a esas infracciones, se deberían hacer mayores esfuerzos por ofrecer a los niños entornos protectores que abarquen programas y servicios destinados a ayudarles a superar los efectos de las experiencias por las que han pasado.

“Esos niños y niñas tienen una notable capacidad de recuperación y no necesitan nuestra piedad”, añadió el Director Ejecutivo de UNICEF. “Lo que necesitan es la protección del derecho internacional y más apoyo práctico. Por ejemplo, programas que les ayuden a lograr un desarrollo pleno y a realizar aportaciones positivas a las sociedades en las que viven”.

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información acerca de UNICEF y su trabajo, visite el sitio www.unicef.org/spanish.

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Rebecca Fordham, UNICEF Nueva York,
tel.: + 1 212 326 7162,
correo electrónico: rfordham@unicef.org.


 

 

 

Búsqueda