Centro de prensa

Nota de prensa

Expertos de las Naciones Unidas recomiendan estudios más detallados sobre los efectos de las prácticas disciplinarias sobre los niños

NUEVA YORK, 15 de octubre de 2010 - Expertos de las Naciones Unidas que participaron hoy en una reunión especial celebrada en la sede de ese organismo en Nueva York recomendaron que se investigue mejor y se obtengan datos más precisos sobre la violencia contra los niños, a fin de que las medidas y acciones de los gobiernos en materia de prevención y respuesta ante esa forma de violencia resulten más eficaces y se brinde más apoyo a la adopción de normas jurídicas referidas a ese problema.
Durante el debate sobre el fomento de la investigación y la obtención de datos que posibiliten la elaboración e implementación de leyes, políticas y medidas que sean más eficaces y tengan más en cuenta las necesidades de los niños se hizo hincapié en los resultados de nuevos estudios sobre los efectos en los niños del castigo físico y la agresión psicológica.
En el debate participaron altos representantes de los gobiernos de Brasil y Suecia, así como de Plan International, una ONG aliada. Tomaron parte también en el debate representantes de los co-organizadores de la actividad especial.

“Con frecuencia, la violencia contra los niños queda oculta debido a la cultura generalizada del silencio”, afirmó Marta Santos-Pais, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños. “La carencia de datos adecuados afecta las labores de planificación nacional, dificulta la elaboración de políticas eficaces y la movilización de recursos suficientes y limita las posibilidades de que las intervenciones dirigidas a sectores específicos prevengan y combatan la violencia contra los niños y niñas”.

En la reunión se hizo hincapié en la información más reciente acerca de los efectos de la violencia contra los niños de los países de ingresos bajos y medianos. Los resultados preliminares de un nuevo informe de UNICEF sobre las prácticas disciplinarias en el hogar indican que tres de cada cuatro niños encuestados han sido objeto de alguna forma de disciplina violenta, que la mitad ha sufrido algún tipo de castigo físico y que tres de cada cuatro han recibido agresiones psicológicas.

“El grueso de la violencia contra los niños y niñas ocurre en el hogar, y por lo tanto tiende a quedar oculto”, señaló Susan Bissell, Jefa de Protección infantil de UNICEF. “El objetivo de este informe consiste en sacar a la luz la magnitud real de las prácticas disciplinarias violentas, a fin de fomentar la aplicación de prácticas disciplinarias positivas y métodos participativos de crianza de los niños”.

Diversos estudios han indicado que el uso de métodos disciplinarios violentos tiene consecuencias dañinas tanto para quienes sufren sus efectos como para las sociedades en que viven. Esos estudios demuestran que aún las formas más moderadas de disciplina física tienen efectos perjudiciales en los niños, ya que atentan contra su desarrollo cognoscitivo y aumentan las probabilidades de que los niños sean proclives a actuar con violencia en el futuro. Asimismo está demostrado que los métodos disciplinarios que apelan a la violencia psicológica, que puede incluir la ridiculización, las amenazas y la intimidación, tienen una amplia gama de efectos negativos en el comportamiento de quienes los sufren, no sólo en la infancia sino durante el resto de sus vidas.

Pese a que la Convención sobre los Derechos del Niño no deja lugar para la justificación de ninguna forma de disciplina violenta o degradante, los resultados preliminares del informe indican la existencia de discrepancias entre las actitudes y los comportamientos. Aunque el castigo físico es una práctica bastante generalizada, en casi todos los países del mundo la mayoría de las personas a cargo del cuidado de los niños opina que es innecesaria. Como promedio, apenas uno de cada cuatro progenitores o encargados cree que el castigo físico es un componente necesario de la buena crianza de los niños.

El informe constituye un importante paso con respecto a la presentación de pruebas sobre este tema, aunque persiste la necesidad de mejorar los sistemas de obtención de datos y la investigación acerca de la violencia contra los niños, con miras a mejorar las labores de promoción, planificación nacional y elaboración e implementación de políticas y normas jurídicas, así como las intervenciones que pongan en tela de juicio la aceptación y tolerancia de la sociedad con respecto a la violencia contra los niños y niñas.

“Es necesario que en todos los países se implementen estrategias nacionales que prevengan y combatan la violencia contra los niños”, concluyó Marta Santos-Pais. “Esas estrategias deben tener carácter integral, estar bien coordinadas, contar con recursos suficientes y basarse en datos y análisis sólidos y dignos de confianza”.

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información acerca de UNICEF y su trabajo, sírvase visitar www.unicef.org.

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Rebecca Fordham, Sección de Medios de comunicación de UNICEF, Nueva York,
tel.: + 1 212 326-7162,
correo electrónico: rfordham@unicef.org.

Joost Kooijmans, Auxiliar Especial de la Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños,
tel.: + 1 917 265-4605,
correo electrónico: jkooijmans@unicef.org


 

 

 

Búsqueda