Centro de prensa

Declaración

Declaración de Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF, con motivo del “Día internacional de las poblaciones indígenas del mundo”

NUEVA YORK, 9 de agosto de 2010 – UNICEF se suma hoy a la celebración de la vibrante diversidad, la rica cultura y las notables contribuciones de las poblaciones indígenas del mundo. La celebración de este año tiene lugar en un momento muy significativo, ya que los dirigentes mundiales se preparan para asistir el mes que viene en Nueva York a la Cumbre Mundial sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Esos objetivos representan el reconocimiento mundial de las necesidades básicas y los derechos humanos de todas las personas, así como de la responsabilidad especial de ayudar a los más necesitados, en especial los niños y niñas del mundo, que todos compartimos.

Como deja absolutamente en claro el reciente informe Estado mundial de las minorías y los pueblos indígenas, que da a conocer anualmente el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, a pesar de los avances que hemos logrado hasta ahora, los pueblos indígenas siguen corriendo el peligro de quedar rezagados en la marcha mundial hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Ese informe demuestra que las poblaciones indígenas sufren pronunciadas disparidades en prácticamente todas las esferas del desarrollo humano. Esas disparidades resultan particularmente preocupantes cuando afectan las vidas de los niños y niñas.

En América Latina, por ejemplo, las tasas de mortalidad en la infancia son notablemente más altas entre los niños indígenas que entre la población infantil no indígena. La esperanza de vida de los niños aborígenes australianos es 20 años menor que la de los niños australianos no aborígenes. En Guatemala, más del 53% de los jóvenes indígenas de 15 a 19 años de edad no terminan la escuela primaria, mientras que entre la juventud no indígena la tasa de finalización de ese ciclo escolar es del 32%. En rigor de la verdad, los niños y niñas indígenas de todo el mundo tienen menos probabilidades de ir a la escuela y más probabilidades de abandonar sus estudios que los menores no indígenas, mientras que las niñas indígenas corren aún más peligro que los varones de ser excluidas de la educación escolar. Y tanto los niños como las niñas indígenas suelen ser objeto de discriminación y exclusión durante todas sus vidas, lo que aumenta su situación de desventaja y perpetúa el ciclo de pobreza.

La mejor manera de celebrar el Día internacional de las poblaciones indígenas del mundo consiste en redoblar nuestros esfuerzos para garantizar que todos los niños y niñas disfruten en pie de igualdad de la posibilidad de desarrollar plenamente su potencial. Debemos aprovechar asimismo la ocasión para alentar a todas las sociedades del mundo a que acepten y celebren la diversidad, que tanto enriquece a la familia humana de la que todos formamos parte. Ésa es la única manera en que podremos lograr un avance sostenible hacia la conquista de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y construir un futuro mejor para todos los pueblos del mundo.

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Patrick McCormick, Sección de Medios de Comunicación de UNICEF, Nueva York,
tel.: + 1 212 326-7426,
correo electrónico: pmccormick@unicef.org.


 

 

 

Búsqueda