Centro de prensa

Nota de prensa

El informe de UNICEF sobre los cinco años posteriores al "tsunami" destaca los logros de las labores de socorro y recuperación

GINEBRA, 18 de diciembre de 2009 - Cinco años después del terremoto frente a las costas de Indonesia que desencadenó un masivo maremoto que se hizo sentir a lo largo y a lo ancho del océano Pacífico, UNICEF dio a conocer un informe en el que resume los resultados de los programas de socorro y recuperación llevados a cabo en los ocho países afectados.

Vea el informe: Informe del quinto aniversario del tsunami [PDF] (en inglés)

Los trágicos acontecimientos del 26 de diciembre 2004 causaron destrucción en una escala sin precedentes. Casi 230.000 personas, en su mayoría niños, niñas y mujeres, perdieron la vida. El desastre devastó comunidades, destruyó los medios de subsistencia de los habitantes afectados y arrasó hogares, escuelas y centros sanitarios. Sin embargo, la inmensa escala de la destrucción que provocó el maremoto, así como la enorme dimensión de la movilización de los recursos recibidos de las organizaciones de socorro internacionales, brindaron también en muchos casos la oportunidad de restablecer los servicios básicos y de reconstruir mejor.

La comunidad internacional asignó más de 14.000 millones de dólares a las labores de socorro y recuperación de los países afectados por el maremoto. Los fondos recaudados por UNICEF 694,7 millones de dólares en total, de los cuales tres cuartas partes fueron recaudadas por los comités nacionales de la organización.

Como indica este nuevo informe, no sólo fue posible reconstruir mejor en la esfera de los servicios básicos, como los de salud, educación, agua y saneamiento, sino que también se pudo aumentar la seguridad de las comunidades vulnerables a los desastres naturales y los conflictos violentos, y de los niños y niñas vulnerables.

En Indonesia, por ejemplo, “la respuesta internacional ante el tsunami creó una oportunidad sin precedentes para acelerar el proceso de paz entre el Gobierno de Indonesia y el Movimiento de Liberación de Aceh”, indica el informe, que cita al respecto el acuerdo de paz que firmaron las partes en agosto de 2005. Además de satisfacer las necesidades inmediatas causadas por el maremoto, las actividades de reconstrucción llevadas a cabo por UNICEF se concentraron tanto en las zonas damnificadas por el maremoto como en las afectadas por los conflictos armados, lo que constituyó una decisión estratégica orientada a consolidar la paz lograda con posterioridad al desastre natural.

En Tailandia, las labores de recuperación han cumplido una función fundamental con respecto a la creación de sistemas nacionales que incrementan la protección de los niños y niñas. En 2007, se creó un sistema de vigilancia de la protección de la infancia modelo para detectar a los niños y niñas que habían quedado huérfanos debido al maremoto, así como a otros niños vulnerables, y para vigilar su situación. El programa, que en 2007 se aplicaba en 27 subdistritos, se amplió a 36 subdistritos en 2008, y en la actualidad se estudia la posibilidad de aplicarlo a nivel nacional.

El informe también pone de relieve algunas de la importante experiencia adquirida a partir de las operaciones de socorro y recuperación del maremoto. Entre las más importantes menciona la de garantizar que los gobiernos, los organismos internacionales y las ONG aliadas coordinen sus labores de socorro, y que se complementen unos a otros en lugar de duplicar esfuerzos. Otra lección aprendida reveló que es necesario garantizar que todas las partes interesadas se preparen mejor para posibles situaciones de emergencia futuras.

El informe agrega que la experiencia adquirida por UNICEF de la respuesta al maremoto en Myanmar ha ejercido una influencia positiva con respecto a la preparación y capacidad de respuesta del organismo ante otras situaciones de emergencia. En 2006, cuando UNICEF debió dar respuesta a las necesidades de los afectados por el ciclón Mala y otras situaciones de emergencia, el organismo internacional pudo movilizar y distribuir rápidamente en las zonas afectadas suministros de socorro inmediato, entre ellos conjuntos de materiales de emergencia para las familias, mosquiteros tratados con insecticida y medicamentos esenciales para los centros sanitarios. Tras el ciclón Nargis, que se abatió sobre la región en 2008, UNICEF distribuyó botiquines de supervivencia infantil con los elementos necesarios para tratar hasta 600.000 casos de diarrea, 300.000 casos de neumonía y 60.000 casos de prevención de la hemorragia posparto, además de 6.200 casos de sepsis neonatal y neumonía grave en las clínicas y hospitales de los municipios afectados por el ciclón. UNICEF también ofreció el apoyo necesario para que los programas de alimentación terapéutica pudieran brindar tratamiento a los casos de desnutrición grave aguda que se habían detectado.

En algunos países, esos programas de recuperación han dejado de funcionar, ya que las labores pendientes han pasado a manos de las autoridades nacionales o se han integrado en otros programas a cargo de las oficinas de UNICEF en los países. Debido a la magnitud de las labores de recuperación que es necesario llevar a cabo en Indonesia y Sri Lanka, UNICEF seguirá prestando apoyo a las actividades de reconstrucción en esos países hasta fines de 2010.

###

Existen fotografías de alta resolución y material de vídeo a disposición de las organizaciones mediáticas en: http://www.thenewsmarket.com/unicef

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Veronique Taveau, Sección de Medios de Comunicación de UNICEF, Ginebra,
tel.: + 41 22 909 5716,
correo electrónico: vtaveau@unicef.org.

Patrick McCormick, Sección de Medios de Comunicación de UNICEF, Nueva York,
tel.: + 1 212-326-7426,
correo electrónico: pmccormick@unicef.org.


 

 

 

Tsunami: 5 años después

Búsqueda