Centro de prensa

Comunicado de prensa

UNICEF: La vida de los niños es dura si carecen de un entorno protector

UNICEF da a conocer su histórico balance sobre la protección de la niñez

TOKYO, 6 de octubre de 2009 - Pese a los avances logrados con respecto a la reducción de las violaciones de algunos derechos de los niños y niñas, aún no se dispone de información suficiente sobre la dimensión de los abusos que se cometen contra ellos. Para muchos niños y niñas en todo el mundo, la violencia y la explotación siguen formando parte de la dura realidad de sus vidas.

Millones de niños y niñas son víctimas de la trata de personas, no reciben cuidado y atención de sus padres o carecen de los documentos de identidad que necesitan para poder ir a la escuela o recibir atención básica de la salud. Muchos millones más se ven obligados a trabajar en condiciones perjudiciales, o son objeto de violencia y abuso en sus propios hogares, en la escuela, en sus comunidades y en los establecimientos donde están alojados o detenidos, a menudo a manos de los adultos que están a su cargo.

Ésos son algunos de los temas que se tratan en un nuevo informe de UNICEF titulado Progreso para la infancia: Un balance sobre la protección de la niñez, que dio a conocer hoy en Tokyo la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman.

Los niños que viven en esas circunstancias son víctimas de violaciones fundamentales de sus derechos humanos y sufren lesiones físicas y psicológicas con consecuencias profundas y a veces irreparables.

“Ninguna sociedad puede prosperar si sus integrantes más jóvenes son obligados a contraer matrimonio cuando aún son demasiado jóvenes, si sufren abusos por trabajar en la industria del sexo o si se les priva de sus derechos básicos”, apuntó Veneman. “Comprender la dimensión de esas violaciones de los derechos de los niños constituye el primer paso hacia la construcción de un medio ambiente en el que los niños y niñas reciban protección y tengan oportunidad de desarrollarse plenamente”.

El informe recopila por primera vez datos sobre una amplia gama de cuestiones que afectan a los niños, como el abuso sexual y la trata de personas, el matrimonio precoz, el castigo corporal, el trabajo infantil, la no inscripción de los nacimientos, la mutilación y escisión genital femenina y la violencia contra las mujeres en el hogar.

Ciertas formas de abuso, como la explotación sexual y la trata de personas, generalmente ocurren en secreto y de manera ilícita, lo que impide obtener datos precisos sobre las mismas.

En las esferas sobre las que se dispone de datos, resulta evidente que se han logrado ciertos avances. Por ejemplo, el informe señala que en Bangladesh, Guinea y Nepal, tres donde el matrimonio precoz es una práctica frecuente, la edad promedio de quienes contraen matrimonio es cada vez mayor, aunque aún no llega a los 18 años. En el informe también se explica que en los países donde es común la mutilación y escisión genital femenina, la frecuencia de esa práctica desciende lentamente.

En el informe también se afirma que:

  • Más de la mitad de los niños y niñas que permanecen detenidos en todo el mundo están a la espera de juicio y no han sido sentenciados.
  • En algunas partes del mundo, dos de cada tres nacimientos ocurridos en 2007 no fueron inscritos en el registro civil. En Somalia y Liberia, la proporción de nacimientos inscritos no llega al 5%. La inscripción de los nacimientos es importante con respecto a la creación de ámbitos de protección para los niños y niñas por diversas razones. Por ejemplo, porque los niños que no cuentan con un acta de nacimiento corren mayor peligro de ser víctimas de la trata de menores, la explotación sexual y la adopción ilícita.
  • Más de 150 millones de niños y niñas de 5 a 14 años de edad son víctimas del trabajo infantil, que suele ser tanto consecuencia como causa de la pobreza. El trabajo infantil también constituye una amenaza a la educación de los niños y perpetúa las condiciones de pobreza que les empujaron a trabajar en primer lugar.
  • Más de la mitad de las niñas y mujeres de los países en desarrollo opinan que la violencia física contra las esposas es una práctica aceptable, y las mujeres jóvenes la justifican en la misma proporción que las de mayor edad. En la mayoría de las regiones, la razón más frecuente para justificar las agresiones físicas a las mujeres es que éstas no cuidan adecuadamente a sus hijos.

El informe también presenta una estrategia para mejorar la protección de los niños y niñas, y establece cuáles son las cinco esferas de actividades necesarias para que los niños y niñas disfruten de un ámbito más protector. Se trata de 1) mejorar los sistemas de protección de los niños; 2) fomentar los cambios sociales; 3) aumentar la protección que reciben los niños durante las situaciones de emergencia; 4) entablar alianzas más estrechas para lograr mejores resultados; y 5) obtener datos fidedignos y emplearlos para lograr resultados concretos que favorezcan a los niños y niñas.

“Este informe dedicado a las prácticas lesivas y los abusos contra los niños y niñas se da a conocer seis semanas antes del XX aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño”, comentó Veneman. “Las pruebas y testimonios de los constantes daños y abusos que sufre la infancia deberían impulsar al mundo a redoblar los esfuerzos para garantizar la vigencia de los derechos de todos los niños y niñas en todo el mundo”.

Nota para la prensa:  Para obtener vídeos (b-roll), visítese: thenewsmarket.com/unicef

###

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:
June Kunugi, Directora de la Oficina de UNICEF en Tokyo,
tel.: + 81 3 5467 4434 (oficina), + 81 80 1225 7799 (celular),
correo electrónico: jkunugi@unicef.org.

Rebecca Fordham, UNICEF, Nueva York,
tel.: + 1 212 326 7162 (oficina),
correo electrónico: rfordham@unicef.org.


 

 

 

Búsqueda