Centro de prensa

Declaración

Cumbre Júnior 8 de 2009. Declaración de Roma.

ROMA, 9 de julio de 2009 - Nosotros, los 54 participantes de la Cumbre Júnior 8 de 2009 procedentes de Alemania, Brasil, Canadá, China, Egipto, Estados Unidos de América, Francia, la India, Italia, Japón, México, Reino Unido y Sudáfrica nos hemos reunido en Roma, Italia, para proponer medidas urgentes de nuestros dirigentes. Los invitamos a escuchar a la juventud y a tomar en serio nuestras propuestas.

En nuestra calidad de jóvenes, somos los dirigentes del futuro y, por lo tanto, seremos los que más se verán afectados por las decisiones que tomen hoy. Creemos que la colaboración entre las personas adultas y las jóvenes es el mejor modo de garantizar un futuro mejor para la generación venidera. Los jóvenes de hoy darán continuación a las recomendaciones realizadas y llevarán a cabo el seguimiento de las medidas de los países representados. La comunidad del J8 insta a los dirigentes a que escuchen y actúen de conformidad con las declaraciones previas, así como con la nuestra. A continuación se presentan las conclusiones de la quinta Cumbre Júnior 8.

LOS DERECHOS DE LA INFANCIA EN EL CONTEXTO DE LA CRISIS FINANCIERA MUNDIAL

Incluso en tiempos de crisis financiera, los derechos de la infancia no deben pasarse por alto y se requieren medidas urgentes para preservarlos. Nosotros, los jóvenes, hacemos un llamamiento a los gobiernos del G8 para que cumplan sus promesas con los niños y niñas mediante el aumento del apoyo financiero, técnico y humanitario a los países, para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en especial, aquellos objetivos vinculados con la salud y la educación.

Puesto que los efectos de la crisis financiera pueden violar los derechos de los niños y niñas a la educación, recomendamos de manera firme que todos los gobiernos proporcionen becas y apoyo a las familias de aquellas personas que estén en situación de necesidad, con el fin de garantizar que todos los niños y niñas tengan acceso a una educación gratuita, integral y de calidad.

La necesidad de mejores reglamentos para el mercado mundial es imperiosa para reducir los efectos de la crisis actual en la infancia, así como para evitar que esto vuelva a producirse.

Alentamos a los dirigentes a que fomenten la inversión en el sector privado, en especial, para desarrollar la responsabilidad social de las empresas y que se traduzca en programas con una atención especial centrada en los niños, niñas y familias afectados por la crisis financiera. Los gobiernos deberían ayudar a las organizaciones de derechos del niño para que se respeten los derechos de la infancia.


CAMBIO CLIMÁTICO

MITIGACIÓN
La reducción de las emisiones gaseosas de efecto invernadero es fundamental para el bienestar de nuestro planeta. Insistimos en que los dirigentes del G8 se basen en las políticas del Protocolo de Kyoto y firmen una versión mejorada del mismo con arreglo al Acuerdo de Copenhague. Los artículos deberían expresar que:

  • La financiación gubernamental debería estar disponible para las tecnologías respetuosas con el medio ambiente, tanto en los países en vías de desarrollo como en los desarrollados.
  • Deben promoverse las políticas relativas al uso de la tierra, el cambio del uso de la tierra, la silvicultura y la reforestación para reducir la deforestación.
  • Instamos a los dirigentes del G8 a comprometerse en limitar el calientamiento global para garantizar que el aumento de la temperatura no alcance los dos grados Celsius.
  • Aquellos países que no se adhieran a los requisitos expresados en dichos documentos dentro de un cierto período de tiempo, deberían adquirir el estatus de observador temporal en vez del de participante en la próxima reunión principal sobre el cambio climático, para velar por el cumplimiento de las normas expresadas.
  • Debe hacerse un llamamiento en el Acuerdo de Copenhague para reforzar la participación de niños y jóvenes en las medidas contra el cambio climático.


ADAPTACIÓN
Los países del G8 deben garantizar el acceso universal al agua potable para los 1.200 millones de ciudadanos del mundo que carecen del mismo. Para garantizar que se comparta, preseve y proteja el agua, proponemos la puesta en práctica de la iniciativa "BLUE", que aboga por: la reducción del consumo de agua embotellada en las zonas donde el acceso al agua potable es una realidad; legislar fondos para construir infraestructura de agua accesible en el mundo en desarrollo; utilizar el agua de manera responsable; y educar sobre las cuestiones del agua a la juventud de modo que ésta comprenda la importancia del ahorro del agua.

Los dirigentes del G8 deberían abordar la cuestión del negro de carbón (hollín) que constituye aproximadamente el 17% de las emisiones gaseosas de efecto invernadero, y se emite debido a la combustión de biomasa en hornos situados principalmente en los países en desarrollo.

TECNOLOGÍA
Para combatir el cambio climático, los dirigentes del G8 deberían promover la cooperación internacional en pro de las iniciativas respetuosas con el medio ambiente, como la creación de las Olimpiadas Verdes. Esta iniciativa permitirá la introducción de productos desarrollados recientemente por científicos profesionales y principiantes, que se venderán en un "mercado verde".

FINANCIAMIENTO
Hacemos un llamamiento a los dirigentes del G8 para que establezcan un sistema de financiamiento internacional para la conservación de la energía y la aplicación de recursos energéticos.

POBREZA Y DESARROLLO EN ÁFRICA
Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, sugerimos firmemente que el G8 cumpla sus promesas para lograr el objetivo del 0,7% del PIB, entregar 50.000 millones de dólares estadounidenses para el desarrollo en África y cancelar la deuda nacional de los países en desarrollo, de acuerdo con los compromisos establecidos en las cumbres y declaraciones previas. Esto posibilitaría que los países africanos abordaran de manera simultánea la salud, el agua y el saneamiento; la educación, la infraestructura y la agricultura.

Nuestra recomendación incluye el apoyo que los dirigentes del G8 deberían prestar a los países en desarrollo por medio de la creación de "Poner fin a los lazos de pobreza". Los fondos recaudados se transferirán a centros de microfinanciación en los países en desarrollo, de modo que los empresarios locales puedan empezar sus negocios y crear nuevas oportunidades laborales. Una organización externa y neutral debe supervisar de cerca los fondos destinados a la ayuda extranjera para garantizar un uso efectivo de los mismos y evitar la pérdida de fondos debida a la corrupción.

Asimismo proponemos a los gobiernos del G8 que inviertan en proyectos de desarrollo en las zonas rurales, como el Millennium Village Project en África.

Alentamos a los dirigentes del G8 a que realicen todos los esfuerzos para incluir a los países en desarrollo en las negociaciones de mercado libre mediante la continuación de propuestas del proceso de Doha. Esto significa que los países industrializados abolirían las barreras económicas, como impuestos y subsidios agrícolas, posibilitando así un comercio en igualdad de condiciones para los países en desarrollo, en particular, en los sectores de la agricultura y de las energías renovables. Esto permitiría el nacimiento de economías estables y alentaría el progreso hacia el fin de la extrema pobreza.

Los gobiernos del G8 deberían tomar la iniciativa en la adquisición de patentes de las compañías farmacéuticas para facilitar la producción de medicamentos genéricos contra enfermedades infecciosas como el VIH/SIDA. A cambio, esto garantizaría el acceso de todas las personas a medicinas gratuitas, incluidos los antirretrovirales y las vacunas contra la tuberculosis, el paludismo y la poliomielitis.

EDUCACIÓN
Al margen de diferencias raciales, culturales y religiosas, todas las niñas y niños tienen el derecho a recibir educación gratuita, integral y de calidad. Además, para proporcionar educación a toda la infancia tras la educación primaria, recomendamos que los dirigentes presentes en el G8 promuevan la ejecución de programas orientados hacia la construcción de infraestructura escolar en los países en desarrollo, en especial, de transporte público seguro para los estudiantes.

Para mejorar la calidad de la educación, insistimos en que las escuelas deberían suministrar comida y agua a todos los estudiantes en situación de necesidad. Constituye una obligación de los padres y madres enviar a sus hijos a la escuela, y es responsabilidad de los gobiernos que los niños y niñas tengan un acceso igualitario a la educación y que se mantengan las funciones necesarias para una asistencia continuada. Asimismo, resulta vital que la educación básica sea obligatoria y que se distribuyan uniformes, suministros escolares suficientes e información imparcial.

Creemos asimismo que la capacitación gratuita y periódica, así como la certificación renovada del profesorado son esenciales para garantizar una elevada calidad educativa. Para proteger la salud mental de los estudiantes, solicitamos a los dirigentes del G8 que pongan a disposición fondos para el apoyo psicosocial en las escuelas, como parte de dicho aumento de la calidad educativa.

Resulta importante que los dirigentes del G8 trabajen activamente para proporcionar sistemas educativos acogedores para la infancia en donde niños y niñas participen en la toma de decisiones que los afecten. Solicitamos que las opiniones constructivas de los estudiantes se consideren seriamente, y que las medidas se adopten de conformidad con la voz de la juventud. Hacemos hincapié en que se proporcionen instalaciones para las actividades extracurriculares y el establecimiento de sistemas que premien y alienten el mérito.

DECLARACIÓN FINAL
Nosotros, la juventud, somos los guardianes incipientes de un planeta amenazado. Si el cambio debe producirse, debemos ser sus ojos, su corazón y su conciencia. Las tareas éticas y morales que han sido encomendadas a los dirigentes del G8 afectan en última instancia a toda la humanidad, por tanto, debemos guardar juntos suficiente respeto por el presente y el futuro en el que viven y vivirán los jóvenes.

Los instamos a escuchar e incluir nuestras opiniones en sus decisiones. ¡Pónganse en acción ya!

Si desea leer más acerca del J8 de 2009 a escala mundial, así como las declaraciones previas, visite: http://www.j8summit.com


 

 

 

Cumbre Júnior 8

Búsqueda