Centro de prensa

Declaración conjunta

Un nuevo informe Machel exige medidas urgentes para proteger a los niños afectados por los conflictos armados

NUEVA YORK, 16 de junio de 2009 - UNICEF y la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados presentaron hoy el Examen estratégico del estudio Machel, en el que se pide a los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas y la sociedad civil que redoblen urgentemente sus actividades para proteger a todos los niños afectados por los conflictos.

El informe subraya que la guerra viola los derechos del niño: el derecho a la vida, el derecho a vivir en una familia unida, el derecho a la salud y la educación, el derecho a recibir protección contra la violencia y el abuso, y el derecho a recibir asistencia humanitaria.

Se estima que en el mundo hay más de 1.000 millones de niños que viven en países o territorios afectados por los conflictos armados, casi una sexta parte de la población total del mundo. De este total, unos 300 millones son niños y niñas menores de cinco años, que no sólo sufren las consecuencias directas del conflicto, sino también otras repercusiones a largo plazo sobre su desarrollo y bienestar.

Debido a la naturaleza cambiante de los conflictos armados, las consecuencias de la guerra sobre los niños y los jóvenes nunca había sido tan brutal: les afecta la proliferación de armas pequeñas y de grupos armados, las minas terrestres y los artefactos explosivos sin detonar, así como el terrorismo y la lucha antiterrorista. Se les recluta como combatientes, se les selecciona como blancos de guerra durante los ataques contra escuelas y hospitales, son víctimas de los bombardeos aéreos, o se les detiene ilegalmente. Las niñas y los niños también pueden ser víctimas de violencia sexual, incluida la violación, que ha sido utilizada como arma de guerra.
 
Los niños que viven en países en conflicto tienen también menos posibilidades de ir a la escuela y suelen sufrir las consecuencias de la pobreza, la desnutrición, el desplazamiento y la enfermedad.
Desde que se realizara en 1996 el estudio sin precedentes de Graça Machel sobre las repercusiones de los conflictos armados sobre los niños, la comunidad internacional ha logrado avances notables en el establecimiento de un sólido marco jurídico y normativo de protección para prevenir el reclutamiento de los niños y niñas y su participación en los conflictos armados, así como para garantizar su reintegración en sus comunidades.
Las preocupaciones sobre la infancia están ahora reflejados en mayor medida en las negociaciones y los acuerdos de paz, al igual que en los mandatos para el mantenimiento de la paz.

“Se han logrado progresos para mejorar la protección jurídica internacional de los niños en los conflictos armados”, dijo la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman. “Los niños y niñas que han perdido su infancia a causa de la guerra no deben perder también su futuro”.

El informe recomienda que todos los Estados cumplan con su responsabilidad de proteger a sus ciudadanos más jóvenes y redoblen sus esfuerzos para promulgar leyes, políticas y medidas en favor de los niños a escala nacional.

“Sin embargo, todavía queda mucho por hacer para aplicar y hacer cumplir las normas internacionales a fin de llevar ante la justicia a los responsables y poner fin a las graves violaciones de los derechos humanos de los niños en tiempo de guerra. Cada uno de nosotros tiene una función que desempeñar”, dijo por su parte la Sra. Radhika Coomaraswamy, Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados.

Los niños y los jóvenes también tienen una función que desempeñar en la configuración de su futuro y la construcción de la paz. Es posible dotarles de la autonomía que precisan para reconstruir sus comunidades y es necesario que participen en los programas de asistencia, reconstrucción y rehabilitación, como parte de la transición y la reconciliación nacionales.

El Examen estratégico del estudio Machel es un instrumento de promoción, el fruto de un amplio proceso de consulta con los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y otros representantes de la sociedad civil, incluidos los jóvenes.
###
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.
Acerca de la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados
En 1996, la Sra. Graça Machel, experta independiente nombrada por el Secretario General, presentó a la Asamblea General su informe titulado “Repercusiones de los conflictos armados sobre los niños” (A/51/306). Este informe dio lugar a la creación de la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados. Se trata de una autoridad moral y una defensora independiente en materia de protección y bienestar de los niños y niñas afectados por los conflictos armados.

Para obtener más información sobre la labor de la Oficina, sírvase visitar:
http://www.un.org/children/conflict/spanish/index.html

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Laurence Gérard, Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados, tel.: + 212 963 0984, correo electrónico: gerardl@un.org
Miriam Azar, UNICEF NY, tel.: +212 824 6949, correo electrónico: miazar@unicef.org


 


 

 

 

Búsqueda