Centro de prensa

Hoja de datos sobre la inmunización

UNICEF y la inmunización

La inmunización contra las enfermedades infantiles prevenibles constituye un elemento esencial para mejorar la salud y el bienestar de los niños. Las campañas de inmunización figuran entre las intervenciones de salud pública más exitosas y eficaces con relación a su costo. Algunos expertos sugieren que mediante esas campañas, en las dos décadas pasadas se han salvado unos 20 millones de vidas. En Facts on Children y Childinfo se pueden obtener datos y estadísticas sobre la cobertura de inmunización.

UNICEF adquiere anualmente los suministros necesarios para las labores de inmunización infantil en un centenar de países, de manera que se trata del principal organismo mundial en materia de adquisición de vacunas pediátricas. En 2010, UNICEF gastó unos 1.955 millones de dólares en suministros destinados a los niños del mundo, de los cuales unos 757 millones se emplearon para adquirir vacunas.

La cobertura de la inmunización infantil contra las seis principales enfermedades prevenibles mediante la vacunación (la difteria, el sarampión, la tos ferina, la poliomielitis, el tétanos y la tuberculosis) aumentó de menos de un 5% en 1974 a más de un 75% en 2006. Los datos disponibles correspondientes a los últimos 10 años demuestran que más de un 70% de los niños y niñas menores de cinco años han sido inmunizados contra esas enfermedades.

Sin embargo, y a pesar del éxito de las campañas de inmunización, millones de niños y niñas aún carecen de protección y están amenazados por esas enfermedades debilitantes y potencialmente fatales.

El régimen de vacunas conocido como DPT consiste en varios ciclos de inmunización contra la difteria, la tos ferina y el tétanos. Para estar completamente inmunizados, los niños y niñas deben recibir tres dosis de esa vacuna antes de cumplir un año. En Childinfo se puede obtener información sobre la cobertura de DPT3.

La medición del alcance y la eficacia de la cobertura de vacunación
La cobertura completa de DPT (DPT3) es un indicador particularmente valioso sobre el desempeño de los países en materia de inmunización sistemática, además de ser considerado uno de los indicadores más precisos del grado de acceso de los niños a los servicios básicos, entre ellos los de salud.

Las estimaciones sobre la cobertura de inmunización se emplean con diversos fines, como vigilar el desempeño de los servicios de inmunización a nivel local, nacional e internacional; orientar las labores de erradicación de la poliomielitis, la lucha contra el sarampión y la eliminación del tétanos materno y neonatal; establecer cuáles son las esferas de los sistemas donde el desempeño es deficiente y a las que se debe dedicar más atención y recursos extraordinarios; y como elemento de juicio cuando se trata de decidir el empleo de una nueva vacuna.

El rastreo, la evaluación y el intercambio de información constituyen herramientas fundamentales para comprender la cobertura de inmunización. Las estadísticas sobre los diversos niveles y tendencias se emplean para vigilar el desempeño de los servicios a nivel local, nacional e internacional. (En  http://www.childinfo.org/files/Immunization_Summary_2008.pdf. se puede consultar un compendio estadístico de datos referidos a la inmunización).

Desde junio de 2000, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF han llevado a cabo exámenes anuales de las coberturas de inmunización nacionales. 

Para calcular la cobertura de inmunización se emplean dos fuentes de datos empíricos. Una son los informes sobre las actividades de vacunación que llevan a cabo los proveedores de servicios (datos administrativos) y la otra las encuestas domiciliarias en las que se les formulan a padres y madres preguntas sobre la historia de vacunación de sus hijos (encuestas sobre cobertura). Las encuestas agrupadas del programa ampliado de inmunización (PAI); las encuestas a base de indicadores múltiples, conocidas como MICS por sus iniciales en inglés, que se realizan con apoyo de UNICEF; y las encuestas demográficas de salud son los principales tipos de encuestas que se emplean para obtener información sobre la cobertura de inmunización.

Pese a que tanto los datos administrativos como los provenientes de las encuestas suministran valiosa información sobre la cobertura de inmunización, ninguna de esas fuentes brinda, por ella misma, estimaciones confiables sobre el grado de protección que reciben los niños. UNICEF cree que mediante el uso de fuentes de datos e informaciones diversas es posible obtener un panorama más completo de la cobertura de inmunización y de su calidad, y del grado de equidad con que se prestan los servicios de vacunación.

Para elaborar las estimaciones sobre las coberturas de inmunización de las naciones, la OMS y UNICEF examinan de manera sistemática los datos administrativos y de las encuestas que presentan los gobiernos, analizan documentos pertinentes para obtener datos adicionales e incorporan otra información conexa sobre la cobertura de inmunización en los países en cuestión.

Debido a que UNICEF está presente en el terreno en unos 150 países, dispone de acceso a otra herramienta fundamental para elaborar estimaciones más precisas. El personal de UNICEF en el terreno puede consultar con los expertos en cuestiones de inmunización y seguimiento nacionales y regionales y obtener así valiosa información sobre los acontecimientos y cambios que pueden afectar la cobertura, como el número de vacunas disponibles, los cambios en las políticas de inmunización, etc. Además, pueden obtener información detallada sobre el funcionamiento de los sistemas nacionales de inmunización y acerca de la calidad de los datos que estos dan a conocer.

Dada la importancia que tienen los datos con respecto a la creación y ejecución de las campañas de inmunización que benefician a los niños y niñas vulnerables, UNICEF aboga también por el mejoramiento de los mecanismos nacionales de seguimiento, así como de seguimiento a nivel subregional, local y por establecimiento de salud.

Los lineamientos a los que se ajustan UNICEF y la OMS, contenidos en el Proyecto de estrategia mundial de inmunización, hacen hincapié en la necesidad de mejorar el seguimiento de la cobertura de vacunación y ponen de relieve el valor del mejoramiento del seguimiento a fin de medir el grado de mortalidad y morbilidad debidas a las enfermedades prevenibles mediante la vacunación.

 


 

 

Búsqueda