Centro de prensa

La nutrición

Datos principales

  • El retraso en el crecimiento refleja una deficiencia alimenticia crónica, agravada por la enfermedad. Comparado con otras formas de desnutrición, éste es un problema de proporciones mayores. Entre los niños con edad inferior a los 5 años del mundo en vías de desarrollo, aproximadamente una tercera parte –195 millones de niños– sufren de retraso en el crecimiento, mientras que 129 millones tienen un peso insuficiente.
  • Un total de 24 países soportan el 80% del lastre de la desnutrición en el mundo en vías de desarrollo, expresado a través del retraso en el crecimiento.
  • En África y Asia, las tasas de retraso en el crecimiento son particularmente elevadas, con el 40% y el 36% respectivamente. Más del 90% de los niños raquíticos del mundo en vías de desarrollo vive en África y Asia.
  • Todos los años 19 millones de niños con bajo peso al nacer vienen al mundo en los países en vías de desarrollo, una circunstancia relacionada con la desnutrición materna, y la India tiene el número más alto de bebés con bajo peso al nacer por año: 7,4 millones.
  • La cobertura alta con prácticas de amamantamiento óptimas, espercialmente el amamantamiento exclusivo durante los seis primeros meses de vida, podría tener la repercusión individual más grande en la supervivencia del niño, con el potencial para prevenir la muerte de 1,4 millones de niños con edad inferior a los cinco años. Sin embargo, en 2008 las tasas de amamantamiento exclusivo sólo eran de aproximadamente el 37% en los países en vías de desarrollo.
  • Los datos más recientes indican que 36 países han alcanzado el objetivo de al menos el 90% de hogares donde se usa suficientemente la sal yodada. Esto representa un aumento de 21 páises en 2002, cuando el objetivo yodación universal de la sal fue respaldado en el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la infancia. A pesar de este progreso significativo, todos los años aproximadamente 41 millones de recién nacidos permanecen sin protección contra las consecuencias duraderas de la lesión cerebral asociada con la deficiencia de yodo.
  • En 2008 se protegió totalmente al 71% de todos los niños en países en vías de desarrollo contra la deficiencia de vitamina A mediante dos dosis de suplementos de vitamina A, lo que reduce marcadamente la morbilidad, mortalidad y la ceguera infantiles relacionadas con la nutrición. En África, la cobertura total con suplementos de vitamina A ha aumentado cinco veces desde 2000, en gran parte gracias a la introducción de los días de la salud salud infantil semestrales, plataforma principal para la distribución de suplementos de vitamina A en muchos países africanos. La cobertura se ha más que duplicado en los países menos adelantados, elevándose del 41% en 2000 al 88% en 2008.

Desnutrición grave aguda

  • UNICEF respalda la adopción generalizada del planteamiento basado en la comunidad para la gestión de la desnutrición grave aguda. Dicha gestión supone la detección oportuna de la desnutrición grave aguda en la comunidad, y el suministro de un tratamiento de alimentos terapéuticos listos para su consumo en los hogares de quienes no sufran complicaciones médicas. Adecuadamente combinada con la atención en servicios sanitarios para aquellos que presentan complicaciones, y aplicado a gran escala, esta gestión podría prevenir la muerte de cientos de miles de niñas y niños.
  • UNICEF es el mayor comprador de alimentos terapéuticos listos para su consumo a nivel mundial, y suministra este alimento enriquecido y altamente energético para el tratamiento de niñas y niños que padecen una desnutrición grave aguda. UNICEF también colabora con asociados y la industria para ampliar la producción de alimentos terapéuticos listos para su consumo con el fin de alcanzar el aumento de demanda previsto.

Alimentación de lactantes

  • UNICEF aboga por la iniciación de la lactancia materna durante la primera hora de vida del recién nacido, la lactancia exclusiva durante los seis primeros meses y la lactancia materna continuada hasta que el bebé cumpla los dos o más años de edad, junto con una alimentación complementaria nutritivamente adecuada, segura, de reacción favorable y apropiada, comenzando a los seis meses de edad para proporcionar a los lactantes los nutrientes decisivos y la protección contra enfermedades mortales.
  • UNICEF trabaja con asociados, gobiernos y comunidades para mejorar las prácticas alimenticias de lactantes y niños de corta edad, centrándose en el respaldo a nivel nacional de la preparación, la planificación y la legislación de políticas; en la elaboración de medidas por el sistema de salud que garanticen una maternidad acogedora y un posterior cuidado del bebé; y en el fortalecimiento de las aptitudes de los trabajadores de la salud, potenciando los recursos para las nuevas madres a nivel de comunidad, el apoyo a la comunicación del cambio social y del comportamiento, y ayudas para la alimentación del bebé en circunstancias especialmente difíciles, como en casos de emergencia y en contextos de VIH/SIDA.

Micronutrientes

  • UNICEF adquiere suministros nutritivos, como vitamina A, hierro, zinc, yodo y suplementos multinutricionales, y conciencia sobre la importancia de administrar suplementos de estos micronutrientes a grupos y circunstancias determinados. Por ejemplo, en países con alta tasa de mortalidad infantil en toda la nación, se han secundado con gran éxito los esfuerzos para suministrar suplementos de vitamina A dos veces al año a niñas y niños de entre seis meses y cinco años.
  • UNICEF colabora con asociados del sector público y privado para eliminar la deficiencia de yodo, principal causa de retrasos mentales y daños cerebrales, por medio de la yodación universal de la sal. Este organismo continúa también su función de apoyo para presionar de forma que se establezca un acceso universal a la sal yodada y aumente la conciencia sobre los efectos de la deficiencia de yodo en niñas y niños.

Actualizado en enero de 2010


 

 

Búsqueda