Centro de prensa

Nota de prensa

Paulo Sergio Pinheiro: “los niños están cansados de las palabras”

Buenos Aires, 21 de agosto de 2008 - “Los niños, niñas y adolescentes están cansados de las palabras, cansados de la retórica: ellos quieren acciones para que su protección sea efectiva”, afirmó el Relator de la Niñez de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Sergio Pinheiro, autor de uno de los estudios de la ONU más recientes y completos sobre la violencia contra los niños que se presentó en el 2006, luego de tres años de trabajo en los que consultó a más de 50 Estados miembro de la ONU. 

Pinheiro abrió la primera sesión de la Reunión Preparatoria de América Latina y el Caribe para el III Congreso Contra la Explotación Sexual de la Infancia que se realizará en noviembre en Brasil. Las otras dos presentaciones estuvieron a cargo de la Directora General del Instituto Interamericano del Niño, la Niña y el Adolescente de la OEA, María de los Dolores Aguilar Marmolejo, y la Vicepresidenta del Comité para los Derechos del Niño del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rosa María Ortiz.  

“Los niños, niñas y adolescentes están cansados de no ser protegidos –continuó el Relator de la CIDH-. Las democracias del continente no fueron capaces de asegurarles esta protección. El III Congreso Contra la Explotación Sexual Infantil tiene que poner fin a este escándalo”.

El estudio que encabezó Pinheiro concluye que los hechos de violencia contra la infancia ocurren en todos los lugares, en todos los países y sociedades y afecta a todos los grupos sociales. Los niños sufren malos tratos a diario y si bien hay hechos de violencia inesperados y aislados, la mayor parte los abusos y del sufrimiento lo provocan personas que ellos conocen y en las que deberían poder confiar como sus progenitores, novios o novias, consortes y parejas, compañeros de escuela, maestros y patronos.

La violencia contra la infancia incluye violencia física, violencia psicológica como insultos y humillaciones, discriminación, abandono y malos tratos. Aunque las consecuencias pueden variar según la naturaleza y gravedad de la violencia infligida, las repercusiones a corto y largo plazo para los niños y niñas, y para el conjunto de la sociedad, suelen ser graves y perjudiciales.

Por eso, Pinehiro advirtió que el III Congreso no sólo debe reparar en la explotación sexual comercial “porque a veces la casa de los niños es el lugar más peligroso”, en tanto señaló que “la violencia prevalece cuando hay una cultura de la impunidad, cuando los grupos marginales no tienen acceso a la justicia”. 

“Esta situación evidencia la falta de cumplimiento de los Estados a los tratados internacionales a los que suscribieron voluntariamente –indicó-. Nadie obligó a los Estados a ratificar la Convención Internacional Sobre los Derechos del Niño (CIDN) ni el Protocolo Facultativo Sobre la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en la Pornografía pero si lo hicieron, lo tienen que cumplir. No hay disculpas”.

En América Latina, se estima que cada año más de 2 millones de niños, niñas y adolescentes se abusan sexualmente.
Los niños corren un mayor riesgo de sufrir violencia física que las niñas; las niñas corren un mayor riesgo de sufrir violencia sexual, abandono y prostitución forzada.

La Declaración del I Congreso Mundial Contra la Explotación Sexual Infantil de Estocolmo, Suecia. El Compromiso Global del II Congreso Mundial Contra la Explotación Sexual Infantil de Yokohama, Japón. La Convención Internacional Sobre los Derechos del Niño (CIDN). El Protocolo Facultativo Sobre la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en la Pornografía. La Convención de Naciones Unidas Contra la Violencia Organizada. Las Resoluciones de la Asamblea General de la OEA vinculadas al tema. Pinheiro mencionó varios tratados internacionales y afirmó que si bien la legislación es un elemento importante, “más importante es la efectiva implementación de las normas”.

“A pesar de todo este océano de legislación internacional, subsiste un abismo entre el compromiso y la realidad que condiciona la erradicación de la explotación sexual de los niños, niñas y adolescentes –observó-. Si queremos asumir un compromiso serio en el tema, no sólo tenemos que lamentar lo que sucedió, sino que tenemos que impedir que la violencia ocurra”.

Entre otras recomendaciones a las delegaciones latinoamericanas y del Caribe para llevar al III Congreso Mundial, el Relator de la CIDH sugirió que los Estados tienen que invertir en el diseño de políticas públicas basadas en un enfoque de derechos humanos. Políticas con metas claras, dijo, que aseguren la participación de todos los actores involucrados incluidos los niños, niñas y adolescentes. “No hay mucho para inventar: hay que poner en práctica los compromisos asumidos”, concluyó.-

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Para mayor información sírvase de contactar:
Tamar Hahn, thahn@unicef.org,  (+507) 301 7485, UNICEF América Latina y Caribe


 

 

 

Búsqueda