Centro de prensa

Comunicado de prensa conjunto

Un enfoque original para combatir la desnutrición a nivel comunitario

Ginebra/Nueva York/Roma, 7 de junio de 2007 - Un enfoque innovador en la lucha contra la desnutrición grave, que afecta a unos 20 millones de niños y niñas menores de cinco años en todo el mundo, ha comenzado a mostrar señales de éxito. El enfoque combina la atención comunitaria de la salud de los niños gravemente desnutridos con los tratamientos tradicionales en establecimientos de atención de la salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Comité Permanente de Nutrición de las Naciones Unidas y UNICEF dieron a conocer hoy un comunicado conjunto en el que se informa que tres cuartas partes de los niños y niñas del mundo que sufren desnutrición grave aguda –y que tienen buen apetito y no tienen problemas médicos– pueden recibir tratamiento en sus hogares con alimentos terapéuticos listos para usar y que están altamente enriquecidos.

Se trata de sabrosos alimentos de alto valor energético, de consistencia blanda o triturable, aptos para el consumo de los niños y niñas mayores de seis meses y que no es necesario añadirles agua, lo que reduce el riesgo de infecciones bacterianas. Los alimentos terapéuticos listos para usar proveen los nutrimentos necesarios para el tratamiento en el hogar de los niños y niñas gravemente desnutridos, no requieren refrigeración, y puede ser empleados en condiciones higiénicas imperfectas. La tecnología necesaria para producir los alimentos terapéuticos listos para usar es relativamente simple y está al alcance de todos los países con altos niveles de desnutrición grave aguda.

Tradicionalmente, la respuesta ante la desnutrición grave aguda ha consistido en remitir a los niños o niñas afectados a hospitales o internarlos en establecimientos de tratamiento especializado, donde se les somete a regímenes alimenticios de base láctea. A pesar de que ese tratamiento es eficaz, en los países pobres donde habita la mayoría de los niños y niñas con desnutrición grave aguda muchas familias carecen de acceso a los establecimientos sanitarios que pueden brindar ese tipo de atención. Además, a muchos padres y madres que no se pueden alejar de sus hogares durante varias semanas les resulta imposible internar a sus hijos en esos establecimientos. Asimismo, los niños y niñas gravemente desnutridos son vulnerables a diversas infecciones debido a la debilidad de su sistema inmunológico, de manera que podrían correr peligro en los hospitales, donde suelen imperar condiciones de hacinamiento.

Si se ejecuta a gran escala y se combina de manera adecuada con la atención en hospitales de los niños y niñas que tienen complicaciones médicas, la gestión basada en la comunidad de la desnutrición grave aguda podría prevenir centenares de miles de muertes infantiles por año. El original enfoque ya ha tenido como resultado un importante incremento de las tasas de supervivencia de los niños y niñas gravemente desnutridos en situaciones de emergencia ocurridas en países tales como Etiopía, Malawi, el Níger y el Sudán. El objetivo actual consiste en ampliar el enfoque de manera tal que se pueda atender a un número mayor de niños y niñas que sufren desnutrición grave aguda y que residen en comunidades que no han sido afectadas por las situaciones de emergencia.

La desnutrición grave aguda cuesta anualmente las vidas de un millón de niños y niñas como mínimo, lo que equivale a la muerte de un niño cada 30 segundos. Los niños que sufren desnutrición grave aguda tienen hasta 20 veces más probabilidades de morir que los niños adecuadamente nutridos.

“Los 20 millones de niños y niñas menores de cinco años que actualmente sufren desnutrición grave aguda requieren tratamiento de manera urgente. Este enfoque integrado hará posible que se redoblen los esfuerzos en ese sentido”, comentó la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. “Es imprescindible que se agregue este enfoque, así como otras medidas de prevención, a la lista de intervenciones eficaces con relación a sus costos que se emplean para mejorar la nutrición y reducir la mortalidad infantil”.

Haciendo hincapié en la importancia que tiene que tres organizaciones de las Naciones Unidas hayan aunado sus esfuerzos, Josette Sheeran, Directora Ejecutiva del PMA, dijo: “Con este nuevo enfoque empleamos un producto cuya composición hará posible que se salven millones de vidas jóvenes. Se trata de un ejemplo de la nueva tecnología y capacidad que nos acercan a la conquista del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio”.

El enfoque basado en la comunidad acerca la prestación del servicio al hogar, de manera que las familias pueden descubrir que sus hijos sufren desnutrición grave aguda antes de que la enfermedad represente un peligro mortal. Con este enfoque, los niños y niñas afectados reciben tratamiento de agentes sanitarios que les suministran medicamentos básicos por vía oral y suficientes alimentos terapéuticos listos para usar durante una semana. A los padres, entretanto, se les enseña cómo ayudar con el tratamiento de los niños desnutridos y cómo detectar las señales de peligro.

“Los alimentos terapéuticos listos para usar han demostrado su eficacia con respecto al tratamiento de la desnutrición grave aguda infantil”, manifestó Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF y Presidenta del Comité Permanente de Nutrición de las Naciones Unidas. “La desnutrición está relacionada con el 53% de las muertes de menores de cinco años, aproximadamente, de manera que las campañas como ésta son muy importantes para reducir la mortalidad infantil”.

El comunicado conjunto destaca la importancia de las medidas como la nutrición óptima de los lactantes y los niños y niñas de corta edad, el acceso a los alimentos de buena calidad, el mejoramiento de los sistemas de agua y saneamiento y las prácticas higiénicas y el aumento y mejoramiento del acceso a los servicios de atención de la salud.

Descargue el comunicado conjunto sobre la Gestión de la desnutrición grave aguda basada en la comunidad (en inglés): www.who.int/nutrition/topics/statement_commbased_malnutrition/en/index.html 

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:
OMS

  • Olivia Lawe-Davies, Oficial de Comunicación, Departamento de Salud y Desarrollo del Niño y del Adolescente de la Organización Mundial de la Salud, teléfono: +41.22.791.1209, móvil: +41.786.636.044, email: lawedavieso@who.int
  • Sharad Agarwal, Oficial de Comunicación, Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la Organización Mundial de la Salud, teléfono: +41.22.791.1905, móvil: +41.795.090.686, email: agarwals@who.int

UNICEF

  • Jessica Malter, Oficial de Comunicación, División de Comunicaciones, teléfono: +1.212.326.7412, email: jmalter@unicef.org
  • Veronique Taveau, Oficial de Comunicación, Ginebra, teléfono:+41 22 909 5716, email: vtaveau@unicef.org

PMA

  • Brenda Barton, Directora Adjunta de Comunicación, PMA/Roma, Teléfono: +39.06.65.13.26.02, móvil: +39.34.72.58.22.17, (línea ISDN disponible), email: brenda.barton@wfp.org

COMITÉ PERMANENTE DE NUTRICIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS

  • Kaia Engesveen, Oficial Técnica de Promoción de la Nutrición, teléfono: +41.22.791.04.56, email: scn@who.int

 

 

 

Búsqueda