Centro de prensa

Sala de prensa del tsunami

Imagen del UNICEF
© HQ06-1918/Tom Pietrasik
For the first time since the tsunami, Bhanpriya, 10, visits the beach where her mother was swept away by the waves.

Dos años después que el tsunami del Océano Índico dejara un saldo de 200.000 muertos y desaparecidos, así como millones de desplazados y desamparados, las consecuencias del desastre a largo plazo resultan aún más evidentes. La reconstrucción de comunidades prácticamente aniquiladas no consiste en hacer remiendos durante varios meses sino que se trata de un compromiso firme de varios años de duración. Pese a que ya se ha logrado mucho, queda mucho más por hacer.

Tras concentrarse durante el primer año en las labores de emergencia, a partir de 2006 UNICEF se dedica a la reconstrucción, labor en la que comparte cada vez más responsabilidades con los gobiernos y las comunidades. Así comenzó la enorme empresa de construir en Indonesia centenares de escuelas permanentes, cuyos primeros alumnos ya estudian en edificios más resistentes a los terremotos. También se reconstruyeron establecimientos de atención de la salud en reemplazo de las clínicas provisionales que se habían erigido durante el primer año. Asimismo, se crearon centros de atención de los niños y niñas y se restableció gradualmente la capacidad humana, que se había reducido notablemente debido al tsunami. En cada una de estas etapas, UNICEF abogó ante los dirigentes políticos para que en todas las labores de planificación para la recuperación se tengan en cuenta los derechos de la infancia y se contemplen las debilidades sistémicas que ponen en peligro a los niños y niñas.

Durante la evolución de ese proceso, UNICEF ha mantenido su compromiso con la decisión de "reconstruir mejor". Es decir, construir mejores viviendas, ofrecer mejor instrucción escolar y suministrar mejor atención de la salud y otros servicios sociales a fin de que las comunidades salgan más fortalecidas que antes del tsunami.

Desde que ocurrió ese desastre natural, los programas que reciben ayuda de UNICEF han prestado servicios a unos 4,8 millones de niños, niñas y mujeres en las regiones afectadas. Mediante su apoyo, UNICEF ha colaborado con la reconstrucción de 50 establecimientos de atención de la salud, y el suministro de suplementos de vitamina A a 1,2 millones de niños y niñas, de acceso al agua potable a más de un millón de personas y de mosquiteros tratados con insecticidas para prevenir el paludismo a casi un millón más, así como con la construcción de 36 nuevas escuelas permanentes y 145 provisorias.

La generosidad de los donantes ha hecho posible que UNICEF continúe con sus labores pese a la disminución del interés inicial, y ha posibilitado también la puesta en marcha del complicado proceso de restauración de comunidades enteras. Esas tareas han servido para ratificar el postulado fundamental de que la reconstrucción debe sustentarse en los logros obtenidos durante la etapa de respuesta de emergencia.

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:

Rafael Hermoso, Emergency/Tsunami, UNICEF Nueva York: Tel + (212) 326-7516,

Kate Donovan, Press Officer, UNICEF Nueva York, + (212) 326-7452,

Comunicados de prensa y notas periodísticas conexas:

Diciembre de 2006 - Una nueva vida para los viudos a causa del tsunami

Septiembre de 2006 - Programa de preparación para situaciones de emergencia: lograr que los niños sean héroes

Junio de 2006 - Maldivas: Una encuesta ayuda a combatir la desnutrición

Marzo de 2006 - Se inaugura el primer centro permanente para niños y niñas en Aceh 

Diciembre de 2005 - Myanmar: Los suministros evitan que las familias pobres saquen a sus hijos de la escuela


 

 

Enlaces

Dos años después 2006  [pdf- en inglés]
Búsqueda