Centro de prensa

Comunicado de prensa conjunto

Las Naciones Unidas condenan el enorme aumento de las violaciones en Darfur

NUEVA YORK, 9 de octubre de 2006 -  La violencia contra las mujeres y niñas por parte de los grupos armados antagónicos en Darfur ha llegado a niveles aterradores. A pesar de que desde su inicio, en 2003, el conflicto civil que azota a la región se caracterizó por su violencia extrema, en meses recientes se ha registrado un aumento extraordinario del número de agresiones contra las mujeres y niñas, especialmente en los campamentos para personas desplazadas y sus alrededores.

El incremento de la violencia contra las mujeres y niñas se debe a que estos crímenes son cometidos por varios grupos diversos. Las partes en pugna que se vengan de sus enemigos infligiendo castigos humillantes a la población civil violan de manera flagrante las obligaciones que les impone el derecho internacional. Y lo que resulta más grave aun es que hay muy pocos indicios de que se persiga a los culpables, y mucho menos de que se les castigue por sus crímenes.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) y el Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados exhortan a todas las partes en conflicto a que cumplan con las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y recuerden al Gobierno del Sudán su obligación de investigar y procesar de manera rigurosa y transparente todos los crímenes, y en especial los crímenes contra las mujeres y los niños y niñas. Además de ello, se deben redoblar los esfuerzos por proteger a las víctimas que denuncian tales crímenes, así como a la población en general.

Esos organismos también exhortan a la Unión Africana a que se reactive las patrullas regionales y de protección de las mujeres y niñas que salen a obtener leña, a fin de brindar protección eficaz a la población civil. Asimismo, convocan a todas las partes, incluso a las agrupaciones armadas que operan dentro de los campamentos para personas desplazadas, que desistan de todo acto de violencia, especialmente contra mujeres y niñas. Finalmente, se debe permitir que las organizaciones no gubernamentales que brindan apoyo a las víctimas de la violencia lleven a cabo sus labores sin obstrucciones ni intimidaciones.


***
Sobre UNICEF
Durante 60 años, UNICEF ha sido la principal organización del mundo dedicada a la infancia, y trabaja sobre el terreno en 156 países y territorios para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, agua y saneamiento de calidad, educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:

Kristin Hetle (UNFPA): Tel +  212 297 5020
William Orme (UNDP): Tel + 212 906 5388, 917 607 1026
Stephanie Bunker (OCHA): Tel + 917 367 5126, 917 892 1679
Nanette Braun (UNIFEM): Tel + 212 906 6829
Laurence Gerard (Special Representative of the Secretary-General on Children in Armed Conflict): Tel + 212 963 0984
Gordon Weiss (UNICEF): Tel + 917 498 4083


 

 

 

Búsqueda