Centro de prensa

Comunicado de prensa

Declaración de la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman

NUEVA YORK, 30 de julio de 2006 –Los ataques de hoy contra Cana vuelven a poner trágicamente en evidencia que los niños y niñas pagan una vez más las consecuencias de la guerra.

Condenamos con firmeza los ataques que tienen como blanco a la población civil, especialmente a los niños y niñas. Exhortamos a las partes involucradas a que acaten el llamamiento del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en pro de un cese inmediato de las hostilidades. Requerimos con carácter urgente que se establezcan mecanismos claros que posibiliten el acceso pleno a la población por parte de las operaciones de socorro humanitario y que garanticen el tránsito seguro a fin de sea posible:

  • Trasladar a los niños y niñas, los heridos, los discapacitados y las personas de edad avanzada que no hayan podido escapar de las zonas donde se registran combates.
  • Reabastecer a los hospitales y centros sanitarios, especialmente los que se encuentran en el sur del país, de elementos médicos de emergencia y combustible para los generadores, a fin de evitar la paralización completa de las establecimientos de salud pública que atienden a miles de heridos.
  • Abastecer de instalaciones y equipos de agua y saneamiento ambiental, alimentos y otros suministros básicos a las decenas de miles de personas desplazadas que se encuentran refugiadas en los edificios públicos en las zonas de conflicto.
  • Establecer un sistema de comunicación de emergencia con las comunidades vulnerables de manera que nos sea posible satisfacer las necesidades más urgentes no bien se susciten y en los lugares donde ocurran.

Asimismo, nos causan profunda preocupación las manifestaciones ocurridas hoy en las instalaciones de las Naciones Unidas en Beirut, que provocaron considerables daños a las oficinas y obligaron al personal del organismo internacional a buscar refugio. Los trabajadores humanitarios de las Naciones Unidas prestan ayuda a quienes sufren las consecuencias de este conflicto, especialmente los niños y niñas. Su seguridad es una cuestión de absoluta importancia.

Antecedentes:

Según informes periodísticos, en Cana murieron hoy unas 60 personas.

El Gobierno del Líbano calcula que en ese país ya han muerto unas 600 personas como consecuencia del conflicto y otras 3000 han resultado heridas. Aunque la situación cambia de un día para el otro, UNICEF supone que más de una tercera parte de los muertos y heridos está constituida por niños y niñas.

El número de personas desplazadas llega a 800.000, de las cuales 119.625 están refugiadas en 652 escuelas y parques y plazas públicas de  Beirut y alrededores. Un 45% de las personas desplazadas son niños y niñas.

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:

Jehane Sedky-Lavandero, UNICEF Nueva York: (+1 212) 326 7261;
Anis Salem, UNICEF Amán: (+962) 79 557 9991;
Wolfgang Friedl, UNICEF Amán: (+962) 6 553 9977 extensión 422;
Soha Boustani, UNICEF Beirut (+961) 1 978 620;
Patrick McCormick, UNICEF Ginebra: (+41 22) 909 5604;


 

 

 

Búsqueda