Centro de prensa

Nota de prensa

La Infancia en peligro: La República Democrática del Congo

LONDRES, 24 de julio de 2006 - La situación de conflicto y violencia en que está sumida la República Democrática del Congo desde hace casi 10 años causa cada seis meses, como promedio, más muertes que las víctimas fatales del tsunami del Océano Índico de 2004. Según diversos cálculos, las muertes provocadas por la violencia congolesa llegan a cuatro millones, aunque algunos expertos creen que el total es mucho más elevado. Un informe dado a conocer hoy por UNICEF en Londres señala que los niños y niñas son las víctimas fundamentales de esta crisis humanitaria -- la más sangrienta, aunque con frecuencia ignorada -- en el corazón de África.

 La Infancia en Peligro: La República Democrática del Congo, que elaboró Martin Bell, Embajador para Situaciones de Emergencia Humanitaria de UNICEF, describe las consecuencias de la guerra en los niños y niñas y sus familias, especialmente en la región oriental del Congo donde las fuerzas del ejército y los grupos de milicianos han realizado con impunidad sus acciones más violenta. Como resultado directo o indirecto del conflicto, en la República Democráticas del Congo mueren diariamente unas 1.200 personas, de las cuales más de la mitad son niños y niñas. Se calcula que muchas decenas de miles más han perdido la vida debido a la violencia, aunque esas bajas se debieron a las enfermedades y la desnutrición, ya que los combates obligan a la población civil a huir de sus hogares y crean una situación de inestabilidad que impide el acceso a los servicios de ayuda y atención de la salud.
Tony Bloomberg, Representante de UNICEF en la República Democrática del Congo, participó hoy en la presentación del informe, que se produjo pocos días antes de la celebración de las primeras elecciones libres en ese país en más de 40 años. El informe, que se basa en parte en las observaciones personales de Martin Bell en esa nación africana así como en sus experiencias previas en países asolados por la guerra, sugieren que si las elecciones resultaran exitosas existen esperanzas de que el conflicto pueda llegar a su fin.

 “Es natural que nos sintamos abrumados por lo que ha sucedido en la República Democrática del Congo, dada la enormidad de los hechos", afirmó Bell. “Pero tenemos la obligación de darles a los niños y niñas congoleses el futuro que merecen, y estas elecciones quizá representen la única oportunidad que se les presentará en sus vidas".
El informe de UNICEF indica que según diversas estadísticas la República Democrática del Congo es uno de los países más mortíferos en los que puede nacer una persona. En términos absolutos, en la República Democrática del Congo mueren anualmente más niños y niñas menores de cinco años que en China, que tiene una población 23 veces mayor que la nación africana.

 “Los niños y niñas sufren las peores consecuencias de los conflictos, y no solamente por el número de bajas que tiene ese sector de la población", afirmó el Sr. Bloomberg. "También son testigos, y a veces participantes forzados, de las atrocidades y crímenes que son causa de perjuicios físicos y psicológicos”.

Entre las consecuencias más graves del conflicto figuran:

  •  Las agresiones y violaciones sexuales, que se suelen emplear como armas de guerra contra las mujeres y los niños y niñas, han adquirido proporciones de epidemia. El año pasado, en la región oriental de la República Democrática del Congo se denunciaron 25.000 violaciones sexuales.
  • Los niños y niñas también sufren las consecuencias de la guerra al convertirse en refugiados o personas desplazadas. En la parte oriental de la República Democrática del Congo unas 120.000 personas son desplazadas mensualmente de sus hogares, y 1,66 millones de pobladores continúan desplazados. Las migraciones constantes impiden que los niños reciban educación escolar y atención de la salud, y los privan de la posibilidad de vivir existencias normales.
  • El número de niños y niñas que forman parte de las milicias o fuerzas armadas en carácter de combatientes, esclavos sexuales y sirvientes llega a unos 30.000.
  • Prácticamente la mitad de los niños y niñas en edad escolar primaria no asisten a clases, y uno de cada tres niños menores de un año no ha sido vacunado contra el sarampión. El 31% de los niños menores de cinco años padecen insuficiencia ponderal, una cifra alarmante.

 UNICEF y sus aliados suministran un volumen importante de la ayuda de emergencia, que abarca la prestación de orientación psicológica, el establecimiento de centros de tránsito para el proceso de desmovilización de los niños soldados, campañas de vacunación, la organización de escuelas provisorias en campamentos de personas desplazadas, acceso a los servicios de agua potable y saneamiento ambiental y la distribución de diversos artículos de primera necesidad, aunque no alimentos, como utensilios de cocina, bidones y láminas de plástico para la construcción de refugios de emergencia. Sin embargo, hasta que no se establezca la paz de manera sostenida, no se pondrán mantener los programas que hacen posible el desarrollo a largo plazo, como los de educación primaria universal, de atención básica de la salud para los menores de cinco años, de distribución del mosquiteros a las mujeres embarazadas y los niños y niñas menores de cinco años, de rehabilitación de las fuentes de agua y de servicios permanentes de orientación psicológica y apoyo a las mujeres y los niños y niñas.

 A fin de poder seguir prestando ayuda de emergencia, como por ejemplo el apoyo a los niños y niñas de la calle o que trabajan en las minas en diversos puntos de la República Democrática del Congo, UNICEF ha solicitado 93,67 millones de dólares por medio de un llamamiento unificado de fondos para programas el 2006. Actualmente, los fondos de UNICEF para las operaciones en la República Democrática del Congo sufren un déficit el 62%. Aunque recientemente un clima de relativa estabilidad ha hecho posible un mayor acceso a las regiones orientales del país, se necesitan más recursos para satisfacer las crecientes necesidades de la población.

 “A pesar de que la República Democrática del Congo ha acumulado cada seis meses el mismo número de muertos que los que provocó el tsunami, no ha recibido la atención que merece ni de los medios de comunicación y por parte del público”, afirmó Bloomberg.  “UNICEF dio a conocer este informe para difundir la información acerca de esta ignorada situación de emergencia y sobre las consecuencias que tiene para la niñez. Nuestra organización está dispuesta a trabajar de inmediato con el gobierno electo y con toda otra persona u organización dispuesta a mejorar las vidas de los niños y niñas congoleses".

Para descargar el informe, ver los videos y las fotos, u obtener más información de Martin Bell sobre la República Democrática del Congo, sírvase visitar www.unicef.org/childalert/drc.  También se puede obtener en línea más información sobre la labor de UNICEF en la República Democrática del Congo y sobre las necesidades en materia de fondos.

Nota a las emisoras de televisión: En www.thenewsmarket.com/unicef pueden obtener material de vídeo de manera gratuita.

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:

Susan Lagana, Sección de Medios de Comunicación de UNICEF, tel: 212-326-7516,

Joyce Brandful, Sección de Medios de Comunicación de UNICEF, República Democrática del Congo, (243) (0) 81519 8142,

Shima Islam, UNICEF Reino Unido, tel: 44 (0)20 7312 7614,

 


 

 

 

La infancia en peligro

Presentación multimedia - en inglés

Búsqueda