Centro de prensa

Comunicado de prensa

Una cuarta parte de la niñez del mundo en desarrollo tiene un peso inferior al normal

Un nuevo informe dice que el mundo está fracasando en la lucha contra la desnutrición infantil

NUEVA YORK, 2 de mayo de 2006 – Más de una cuarta parte de todos los niños y niñas menores de cinco años de los países en desarrollo tienen un peso inferior al normal y en muchos casos esta situación amenaza sus vidas, según indica un informe de UNICEF publicado hoy. La mala nutrición sigue siendo una epidemia mundial que contribuye a más de la mitad de todas las muertes infantiles, alrededor de 5,6 millones al año.

El informe Progreso para la Infancia: un balance sobre la nutrición indica que la proporción de menores de cinco años con un peso inferior al normal ha descendido sólo ligeramente desde 1990, una prueba de que el mundo no está cumpliendo con sus obligaciones hacia la infancia, según UNICEF.

“La falta de progresos para combatir la desnutrición está perjudicando a los niños y a los países”, dijo la Directora Ejecutiva de UNICEF Ann M. Veneman, justo cuando se cumple su primer aniversario como jefa del organismo mundial dedicado a la infancia. “Hay pocas cosas que, como la nutrición, tienen tantas repercusiones sobre la capacidad de los niños de sobrevivir, aprender y escapar a una vida de pobreza”.

El informe analiza los progresos nacionales y regionales en el logro del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM): erradicar la pobreza extrema y el hambre para 2015. Lograr este objetivo significará reducir a la mitad la proporción de niños y niñas con un peso inferior al normal para su edad, el síntoma más visible de la desnutrición. Pero las tendencias actuales indican que el mundo está todavía muy lejos de alcanzar la meta.  

A pesar de los progresos logrados en algunos países, los promedios en el mundo en desarrollo para los niños y niñas con peso inferior al normal han descendido únicamente cinco puntos porcentuales en los últimos 15 años. Hoy en día, el 27% de todos los niños y niñas de los países en desarrollo tienen un peso inferior al normal, alrededor de 146 millones. Cerca de tres cuartas partes de los niños y niñas con un peso inferior al normal del mundo viven en sólo tres países: Bangladesh, India y Pakistán. Estas cifras son simplemente la punta del iceberg, según UNICEF. 

“Por cada niño visiblemente desnutrido, hay otros que luchan contra una crisis nutricional oculta”, dijo Veneman. “Muchos tienen graves carencias de vitaminas y minerales esenciales como el yodo, la vitamina A y el hierro”.

Puede que las carencias de vitaminas y minerales no sean aparentes a ojos vista, pero sus consecuencias se observan en todo el mundo. Estos elementos fundamentales son esenciales para el desarrollo del cuerpo y de la mente de los niños, ya que sin ellos caen fácilmente presa de enfermedades comunes y su rendimiento en la escuela no alcanza el nivel apropiado. Por ejemplo, la falta de yodo en el régimen alimentario del hogar hace que 36 millones de recién nacidos sean vulnerables todos los años a discapacidades relacionadas con el aprendizaje. Y la carencia de hierro es una importante causa de la mortalidad derivada de la maternidad.

Eliminar estas carencias puede cambiar la suerte de un país, indica el informe. Una buena nutrición es esencial para lograr los ODM, desde la erradicación de la pobreza hasta la matriculación de los niños y niñas en la escuela, y desde la reducción de la mortalidad derivada de la maternidad hasta la lucha contra las enfermedades más importantes.  

Progresos por región

El informe indica que solamente dos regiones del mundo están bien encaminadas para cumplir la meta del ODM sobre la reducción de la incidencia de peso inferior al normal en la infancia: América Latina y el Caribe y la región de Asia oriental y el Pacífico, donde las tasas de incidencia de peso inferior al normal son de un 7% y un 15%, respectivamente. Los progresos en Asia oriental se han debido sobre todo a los grandes avances logrados en China para reducir la incidencia de peso inferior al normal en un promedio de un 6,7% desde 1990. Otros países de la región se encuentran por detrás de estas cifras.

La mitad de todos los niños y niñas con peso inferior al normal del mundo viven en tres países de Asia meridional: Bangladesh, la India y el Pakistán. Aproximadamente un 47% de la población de menores de cinco años de la India tienen un peso inferior al normal, lo que contribuye a la reducción del promedio nacional.

África oriental y meridional, una región expuesta al hambre, no ha logrado progresos mesurables para cumplir con la meta del ODM sobre el peso inferior al normal, y sus cifras totales permanecen estáticas en un 29%. A pesar de los avances en algunos lugares, sobre todo en Botswana, varios países están retrocediendo debido a las crisis alimentarias relacionadas con la sequía y el aumento de la mortalidad causada por el VIH/SIDA. La región de África occidental y central ha logrado mejores resultados, en parte debido a los avances logrados por algunos países en favor del amamantamiento exclusivo y la atención de la salud infantil basada en la comunidad. Estos esfuerzos han recibido un impulso del programa acelerado para la supervivencia y desarrollo infantil, patrocinado por UNICEF en la región.

Las tasas de desnutrición dentro de los países más poblados de Oriente medio y África del Norte han hecho retroceder el promedio regional. En Iraq, Sudán y Yemen se está registrando un aumento en la proporción de niños y niñas con peso inferior al normal, y los conflictos desempeñan un papel importante en muchos de los casos.

En Europa Central y del Este/Comunidad de Estados Independientes se dan las cifras de peso inferior al normal más bajas del mundo, con tan sólo un 5%. Pero aquí, al igual que en los países industrializados, se registran disparidades. El bajo peso al nacer es más frecuente entre los más pobres y entre las minorías étnicas. En algunos países, la obesidad infantil es un problema grave. 

Soluciones

Debido a que las causas de la desnutrición son la pobreza, la falta de educación y la desigualdad, luchar contra este problema exigirá algo más que la distribución de alimentos, según el Progreso para la Infancia. Las prácticas alimentarias poco higiénicas y los repetidos brotes de enfermedades como la diarrea y el paludismo son importantes factores que privan a la infancia de los nutrientes necesarios. En África subsahariana, el VIH/SIDA ha robado a millones de niños y niñas del apoyo que necesitan para recibir la alimentación y el cuidado adecuados. UNICEF ha organizado una campaña mundial, “Únete por la niñez, Únete con la juventud, Únete para vencer al SIDA”, con el objetivo de proporcionar la atención, el tratamiento y el apoyo que los niños y niñas afectados por la epidemia necesitan con tanta urgencia.

Las soluciones pueden ser tan simples como una cápsula de vitamina A que solamente cuesta varios centavos y que se puede administrar durante las campañas de inmunización; este programa salva actualmente alrededor de 350.000 muertes por año al reforzar los sistemas inmunológicos. Enriquecer los alimentos básicos con nutrientes fundamentales como el hierro y el yodo es un método demostrado para proteger a millones de niños y niñas contra graves carencias y contra el retraso en el desarrollo.  

El informe pide urgentemente la creación de una “red de seguridad” para la nutrición, destinada a garantizar el acceso diario de los niños y niñas a estos servicios. Esto significa lograr que la nutrición infantil sea un elemento central de las políticas y presupuestos nacionales, proporcionar mejor información sobre la nutrición y recursos para las familias, y planificar medidas destinadas a superar las situaciones de emergencia.

El informe también hace hincapié en la importancia de centrarse en los primeros dos años de vida, que ofrecen una oportunidad fundamental para salvaguardar el potencial futuro del niño. Los cuerpos y los cerebros de los niños no siempre se recuperan de los efectos de una nutrición deficiente durante esta etapa del desarrollo. Un embarazo saludable y con una buena alimentación es una primera medida esencial. Y promover el amamantamiento exclusivo es el instrumento más poderoso para asegurar el buen desarrollo del niño a lo largo de su infancia.

También es esencial disponer de un enfoque común sobre los problemas de la desnutrición, especialmente para llegar a los niños y niñas más pobres. La Directora Ejecutiva de UNICEF acaba de asumir la presidencia del Comité Permanente sobre Nutrición y, junto al Programa Mundial de Alimentos, encabeza la nueva Iniciativa para eliminar el hambre y la desnutrición infantil, cuyo objetivo es reforzar el impulso en favor de la meta de 2015 sobre la nutrición. Este tema es también un elemento central de la Alianza para la Salud de la Madre, del Recién Nacido y del Niño, codirigida por UNICEF, cuya intención es acelerar los progresos para alcanzar la meta del ODM sobre la reducción de la mortalidad infantil. Para apoyar estos proyectos, UNICEF ha establecido un plan de 10 años sobre salud y nutrición con el fin de ayudar a los gobiernos a proporcionar a los niños y niñas un conjunto más amplio de cuidados vitales.

“El Objetivo de Desarrollo del Milenio para erradicar el hambre extrema en 2015 nos obliga a brindar una buena salud y nutrición a millones de niños y niñas en la próxima década”, dijo Veneman. “Todavía tenemos tiempo para lograr este objetivo, pero solamente si la comunidad internacional actúa ahora para proporcionar el compromiso y los recursos que ha prometido”.

****

Acerca de UNICEF:
Durante 60 años, UNICEF ha sido la principal organización del mundo dedicada a la infancia, y trabaja sobre el terreno en 155 países y territorios para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Nota para las emisoras:  si lo desean, pueden adquirir gratuitamente vídeos sobre proyectos de nutrición en todo el mundo en The Newsmarket en http://www.thenewsmarket.com o visitando http://www.unicef.org/spanish/progressforchildren/2006n4/.

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:

Claire Hajaj, UNICEF New York, +1 212 326 7566,
Damien Personnaz, UNICEF Geneva, +41 22 909 5716,
Gina Dafalia, UNICEF London +44 207 312 7695,
Kathryn Grusovin, UNICEF Delhi, +91 11 24606247,
Sarah Crowe, UNICEF Johannesburg, +27 11 517 1617,

O visite Progreso para la infancia en línea  http://www.unicef.org/progressforchildren/2006n4/


 

 

 

Búsqueda