Centro de prensa

Comunicado de prensa

Salvar a los niños y niñas de la tragedia de las minas terrestres

En el primer Día Internacional de información sobre el peligro de las minas, UNICEF dice que un mundo libre de estos artefactos está cada vez más cerca

NUEVA YORK, 4 de abril de 2006 – Librar al mundo de las minas terrestres y otros restos explosivos de guerra podría lograrse en unos cuantos años en lugar de unas cuantas décadas, evitando así que miles de niños y niñas sufran lesiones devastadoras e incluso la muerte, dijo hoy UNICEF durante el primer Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas.

El organismo aseguró que los restos explosivos de guerra, incluidas las minas terrestres y las municiones sin detonar, representan una gran amenaza para los niños y sus comunidades en más de 80 países, la mayoría de los cuales ya han dejado atrás los conflictos. Por lo menos un 20% de las 15.000 a 20.000 personas que mueren o resultan discapacitadas cada año debido a estas municiones mortales son niños y niñas.

Pero UNICEF dijo que los progresos más recientes han renovado la esperanza de eliminar la amenaza de los explosivos antes de lo que se había pensado. El número de nuevas víctimas se ha reducido durante los últimos 10 años, debido sobre todo a los esfuerzos cada vez mayores de los gobiernos y las ONG para destruir y eliminar las minas y educar a las comunidades sobre sus peligros. UNICEF dijo que el apoyo constante de los donantes y del público es fundamental para estas iniciativas.

“Las guerras no han terminado verdaderamente hasta que los niños y las niñas pueden jugar en un entorno seguro y caminar hacia la escuela sin el temor a las minas terrestres y otros restos explosivos de guerra", dijo en Nueva York la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman. “No podemos permitir un retroceso en los avances que nos han situado más cerca de conseguir que la batalla contra las minas terrestres sea un éxito”.

Las minas terrestres están concebidas para discapacitar, inmovilizar o matar a la gente que viaja a pie o en vehículos a motor. Otros restos explosivos de guerra incluyen las municiones sin detonar –armas como las granadas y las bombas de racimo que no explotaron tras el impacto con el suelo pero que todavía pueden estallar– y armas descartadas por los combatientes en las zonas civiles, conocidas como material de guerra abandonado. Estas municiones duran más que los conflictos donde se utilizaron y son un grave peligro para civiles inocentes, especialmente para niños y niñas que a veces cometen el error fatal de jugar con estos objetos que les resultan poco familiares.

En todas las regiones del mundo los niños y niñas se enfrentan a la amenaza cotidiana de ser víctimas de una explosión. En casi la mitad de todos los poblados de Camboya hay minas terrestres enterradas, y en la República Popular Democrática de Lao cerca de una cuarta parte de todos los poblados están contaminados con restos explosivos de guerra. Otros países altamente contaminados son Colombia, Afganistán, Bosnia y Herzegovina, la Federación de Rusia (Chechenia), Iraq, Nepal y Sri Lanka.

Los niños y niñas sufren lesiones físicas debilitantes a causa de las explosiones de las minas, y a menudo pierden los dedos de las manos y los pies, y otros miembros del cuerpo. Algunos se quedan ciegos o sordos. Alrededor de un 85% de todas las víctimas infantiles mueren antes de recibir atención médica. Muchas víctimas discapacitadas pierden la posibilidad de ir a la escuela y, con frecuencia, no pueden pagar el costo de un tratamiento de rehabilitación. La amenaza persistente de las minas afecta a sociedades enteras, perpetuando la pobreza y el subdesarrollo.

Progresos en la batalla contra las minas

Más de tres cuartas partes de los países del mundo han ratificado, desde su puesta en vigor en 1999, el tratado contra las minas, que prohíbe la producción, almacenamiento y utilización de minas antipersonales. Según la Campaña Internacional para la prohibición de las minas terrestres, el número de países donde se produce, se almacena y se utilizan minas terrestres ha descendido considerablemente durante la última década.

Un nuevo protocolo de la Convención sobre armas convencionales aborda el tema de las minas contra vehículos, las municiones sin explotar y otros tipos de restos explosivos de guerra. Aprobado hace tres años, el Protocolo V sobre restos explosivos de guerra es el primer acuerdo internacional que obliga a las partes en conflicto a remover explosivos que amenacen a los civiles después de que la guerra haya terminado. El Protocolo entrará en vigor una vez que sea ratificado por cuatro países más.

Según UNICEF, un número cada vez mayor de países afectados por las minas han participado en actividades relativas a las minas durante la última década; estas medidas incluyen una serie de esfuerzos para encontrar y destruir restos explosivos de guerra, prestar asistencia a las víctimas y aumentar la concienciación sobre el peligro que representan.

UNICEF apoya y pone en práctica actividades relacionadas con las minas en más de 30 países y cree que la educación sobre los peligros de las minas es fundamental para evitar la muerte y la discapacidad de los niños y niñas. Por medio de programas que se llevan a cabo en sus escuelas y comunidades, los niños aprenden a vivir sin peligro en zonas contaminadas con minas terrestres y otros restos explosivos de guerra.

“La tragedia de los niños que sufren lesiones o mueren debido a las explosiones de las minas terrestres se puede evitar", dijo Veneman.  “Debemos trabajar juntos para contribuir a asegurar que los niños y niñas no tengan que enfrentarse a estos horrores en el futuro”.

****
Durante cerca de 60 años, el UNICEF ha sido la principal organización del mundo dedicada a la infancia, y trabaja sobre el terreno en 155 países para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, el UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. El UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Nota para las emisoras:  Hay disponible material de archivo en www.thenewsmarket.com/unicef.

Nota a los editores:
La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas con el objetivo de aumentar la concienciación sobre el peligro de las minas terrestres y las actividades para erradicarlas. UNICEF es una de las 14 entidades de las Naciones Unidas que trabajan juntas en la prestación de servicios relativos a las minas. En 29 países afectados por minas se realizarán actividades para conmemorar el día. En Nueva York, el Embajador de Buena Voluntad de UNICEF Danny Glover participará con expertos de las Naciones Unidas y activistas sobre las minas en una mesa redonda sobre las minas terrestres y las municiones sin estallar. Para obtener más información, visite http://www.mineaction.org

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:
Allison Hickling, UNICEF, Medios de comunicación, Tel: 212-326-7224


 

 

 

Vídeo (en inglés)

4 de abril de 2006:
Con motivo de la celebración del primer Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas, Rachel Bonham, corresponsal de UNICEF, informa sobre los avances logrados en materia de eliminación de las minas terrestres.

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda