Centro de prensa

Comunicado de prensa

UNICEF elogia el progreso alcanzado en la campaña para poner fin a la mutilación genital femenina

Pese a las señales de esperanza, 3 millones de niñas son víctimas de esta práctica anualmente

NUEVA  YORK, 6 de febrero 2006  -  UNICEF elogió hoy a las mujeres y los hombres que trabajan juntos para poner fin a la práctica de la mutilación genital femenina y respetar el derecho de las niñas a alcanzar su madurez sexual sin que nadie dañe sus cuerpos.

A través del África subsahariana, así como en Egipto y el Sudán, hay un movimiento en marcha para poner fin a la mutilación genital femenina, una de las violaciones más persistentes, extendidas y silenciosas contra los derechos humanos. Durante los últimos seis años, miles de aldeas de África occidental se han unido en la celebración de ceremonias en que se han comprometido públicamente a abandonar la mutilación genital femenina, lo cual ofrece las mayores esperanzas de que esta práctica termine en todo el mundo en el transcurso de una sola generación.

“Nos encontramos en un momento crucial de la historia al trabajar por lograr un cambio colectivo verdaderamente positivo”, dijo el lunes Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, en el cuarto Día Mundial de Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina, que tiene lugar anualmente. “La manera más efectiva que se ha encontrado de abordar este problema no consiste en castigar a los perpetradores, sino en alentar y apoyar alternativas sanas”.

Queda aún un largo camino por recorrer antes de terminar con la mutilación genital femenina. Cada año, a tres millones de niñas en 28 países del continente africano se les somete a esta práctica, al igual que a otras miles de niñas en comunidades inmigrantes en Europa, Norteamérica y Australia. En todo el mundo, entre 100 y 140 millones de niñas y mujeres han sufrido este tipo de mutilación.

La mayoría de las niñas son víctimas de la práctica entre la infancia y la fecha en que cumplen 14 años. Muchas comunidades se adhieren firmemente a esta tradición ancestral, la cual, aunque no siempre se declara abiertamente, se considera un prerrequisito para el matrimonio.

Veneman dijo que ponerle fin a esta costumbre discriminatoria y peligrosa es esencial para el éxito de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en lo tocante al mejoramiento de la salud materna y la promoción de la igualdad sexual, así como la reducción de la mortalidad infantil.

UNICEF está trabajando con aliados que han identificado varios elementos de fundamental necesidad para lograr el abandono masivo de esta práctica. Entre esos elementos se incluyen el uso de un enfoque no coercitivo y no condenatorio; el crear conciencia en la comunidad sobre el carácter lesivo de la práctica; el propiciar declaraciones públicas en que los participantes se comprometan a abandonarla; y en propagar un mensaje de renuncia a esta costumbre en el seno de las comunidades.

UNICEF apoya programas para ponerle fin a la mutilación genital femenina en 18 países y está llevando a cabo actividades iniciales en cuatro. Para ello se vale de una variedad de enfoques:

En Senegal, gracias en gran medida al trabajo de TOSTAN, una organización no gubernamental que se concentra en educar a las comunidades en los derechos humanos y la dignidad humana, decenas de miles de personas han declarado su renuncia a la práctica.

En Egipto, el proyecto de una aldea modelo, libre de la mutilación genital femenina, reúne al gobierno y sus aliados de las Naciones Unidas para instar a las aldeas de la región sur del país a hacer declaraciones públicas contra esta práctica. UNICEF trabaja con individuos que han renunciado a la mutilación genital femenina y están dispuestos a hablar y a persuadir a otros miembros de la comunidad a hacer lo mismo.

En el Sudán, los líderes religiosos se están valiendo de su autoridad para afirmar que la mutilación genital femenina es una violación de principios espirituales y teológicos. El lunes, funcionarios del gobierno, el Consejo Nacional para el Bienestar del Niño y algunas agencias de las Naciones Unidas celebrarán un acto conmemorativo que incluirá una exposición de canciones religiosas y seculares alusivas a la renuncia a la mutilación genital femenina, así como actuaciones infantiles sobre el mismo tema. La exposición  contendrá imágenes de niñas que murieron a causa de esta práctica.

En tanto las comunidades optan por abandonar la mutilación genital femenina, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales han sido útiles al movimiento de ponerle fin a esta práctica. El Protocolo de Maputo, un instrumento legal regional que prohíbe explícitamente la mutilación genital femenina, fue ratificado por 15 países africanos y entró en vigor en noviembre de 2005. Un mes después, 100 parlamentarios africanos adoptaron la novedosa “Declaración de Dakar”, que resalta la importancia de la participación de la comunidad así como también de los cambios legislativos que se requieren para que deje de practicarse esta costumbre.

Más adelante, en el curso de este mes, tendrá lugar en Malí una conferencia regional sobre la mutilación genital femenina, en la cual el debate se centrará en el uso de la legislación para hacer cumplir las resoluciones del Protocolo de Maputo. Asimismo, en un estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la infancia, que se publicará en octubre de 2006, se abordará también la práctica de la mutilación genital femenina.

“Sabemos lo que tiene que hacerse para lograr que desaparezca esta costumbre dañina”, dijo Veneman. “Un fuerte apoyo de gobiernos que alienten a las comunidades y a los individuos a tomar las decisiones más saludables para las niñas salvará vidas y será de gran beneficio para las familias y las comunidades”.

***

Durante cerca de 60 años, UNICEF ha sido la principal organización del mundo dedicada a la infancia, y trabaja sobre el terreno en 158 países para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y
gobiernos.

Aviso a los teledifusores: Sírvanse visitar el sitio Web thenewsmarket.com/unicef para obtener reportajes noticiosos en vídeo.

Para más información, diríjase a:
Kate Donovan, UNICEF Nueva York(+1 212) 326 7452
Ikuko Yamaguchi , UNICEF Ginebra (+41 22) 909 5727


 

 

 

Búsqueda