Centro de prensa

Comunicado de prensa

Protección de la infancia contra el sarampión en Pakistán

Muzaffarabad, 16 de noviembre de 2005 - En una campaña urgente realizada a gran escala, UNICEF colabora con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud para vacunar contra el sarampión a 800.000 niños y niñas menores de 15 años. La campaña de dos semanas de duración incluirá toda la zona de Cachemira administrada por el Pakistán, con un hincapié especial en los valles remotos donde el acceso sigue siendo difícil.

Durante los días que siguieron al terremoto del 8 de octubre, el Gobierno, los aliados de las Naciones Unidas y las ONG que trabajan juntos para abordar los problemas de salud y supervivencia después de la catástrofe, anunciaron como uno de los objetivos prioritarios la inmunización de 4 millones de niños y niñas de grupos seleccionados. Debido a la destrucción de la infraestructura de la salud en las ciudades más importantes de la zona, casi todas las instalaciones sanitarias del Departamento de Salud habían quedado destruidas y, como resultado, la capacidad para vacunar a los niños y las niñas era limitada.

La campaña de inmunización ha considerado hasta la fecha como una prioridad a los niños y niñas internamente desplazados que viven en los diferentes campamentos de los tres distritos más afectados de la zona de Cachemira administrada por el Pakistán. Durante los primeros meses después del desastre, 50.000 menores de 15 años recibieron vacunas contra el sarampión en las zonas afectadas.

La semana pasada, UNICEF, en estrecha colaboración con el Gobierno de la zona de Cachemira administrada por el Pakistán, decidió ampliar la escala de las intervenciones y enviar equipos itinerantes a las zonas donde no se había conseguido llegar con anterioridad. De este modo, el 12 de noviembre se inició una campaña destinada a 800.000 niños y niñas menores de 15 años.

Además de la distribución de materiales de la cadena de frío por parte de UNICEF y el apoyo a las actividades coordinadas de aliados como la OMS, ONG, Canadá y el Ejército de los Estados Unidos han proporcionado asistencia técnica y vacunadores para la campaña.

La iniciativa incluye el despliegue de 582 equipos de vacunadores. Algunos viajan por carretera a algunas de las zonas y luego llegan a pie a los poblados, mientras que otros tienen que llegar a las zonas montañosas por medio de helicópteros del ejército del Pakistán y luego viajan de un asentamiento a otro.

Al final del cuarto día de la campaña, se calcula que los equipos que trabajan en Muzaffarabad y los valles más remotos han vacunado a unos 150.000 niños y niñas

 “Es posible influir sobre la mortalidad de la infancia en esta situación de desastre, en la cual los sistemas inmunológicos de los niños y niñas sufren tensiones debido a la desnutrición crónica en muchos casos, y el trauma que se deriva del terremoto y de los desórdenes que se han producido después. Incluso podemos comenzar a revitalizar el Programa Ampliado de Inmunización para la vacunación sistemática si finalizamos con éxito la campaña contra el sarampión durante las próximas dos semanas", dijo la Dra. Claudia Hudspeth, la Coordinadora de Emergencia de UNICEF en Muzaffarabad, quien señaló también que "es inaceptable que los niños y las niñas mueran a causa del sarampión cuando tenemos a nuestra disposición una vacuna eficaz, barata y muy segura”.

El sarampión es una enfermedad que es posible evitar mediante una única dosis de vacuna administrada con una inyección. Es barata. El costo total de la inmunización apenas supera 1 dólar de los Estados Unidos. En una situación de emergencia, es preciso abordar el sarampión como la prioridad más importante en materia de salud para la infancia. En situaciones anteriores de emergencia, hasta un 25% de las muertes de niños y niñas menores de cinco años se deben a sarampión.

La zona de Cachemira administrada por el Pakistán ha estado libre de la poliomielitis durante los últimos cuatro años; sin embargo, todos los niños y niñas menores de cinco años han recibido una dosis suplementaria de la vacuna oral antipoliomielítica. También se ha incorporado una dosis de vitamina A con el objetivo de reducir en un 25% la mortalidad de menores de cinco años, incluidos los casos que se deben a las enfermedades respiratorias, y en un 50% las muertes como consecuencia del sarampión. Con la llegada del invierno, todos los niños y niñas, especialmente aquellos que viven en tiendas de campaña y en campamentos de socorro donde las condiciones son difíciles, corren el riesgo de contraer una infección respiratoria.

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a los siguientes oficiales de comunicación:

Julia Spry-Leverton: 0300-500-2595
Sami Malik: 0300-855-6654
Javier Marroquin: 0300- 856-0113 (Mansehra)
Shamsuddin Ahmad: 0300-856-0081(Muzaffarabad)


 

 

 

Búsqueda