Centro de prensa

Comunicado de prensa

UNICEF capacita a 85 agentes sanitarios en el tratamiento de la desnutrición en el Níger

La creación de capacidad nacional constituye una estrategia importante para salvar vidas de niños y niñas

Maradi, Níger/Ginebra/Nueva York – 2 de agosto de 2005 – La Oficina de UNICEF en el Níger y el Ministerio de Salud Pública nigerino están llevando a cabo un segundo ciclo de capacitación de agentes sanitarios en materia de gestión de desnutrición infantil grave y moderada.

Durante esta semana, un médico del Ministerio de Salud Pública y un nutricionista de UNICEF brindan capacitación en Maradi a 30 trabajadores de la salud nigerinos. El curso de capacitación, de una semana de duración, comprende tanto clases teóricas como dos días de prácticas en centros de alimentación terapéutica localizados en Maradi y alrededores. Maradi es la región del Níger más gravemente afectada por la actual crisis.

“La capacitación de los agentes sanitarios nacionales no sólo resulta fundamental para salvar las vidas de los niños y niñas que sufren desnutrición grave en esta situación emergencia, sino que constituye también un medio sostenible para descubrir y prevenir la desnutrición infantil grave en todo el país", indica Aboudou Karimou Adjibade, Representante de UNICEF en el Níger.

El modelo, conocido como "enfoque de cascada", mediante el cual se brinda capacitación a determinadas personas para que luego puedan difundir en sus respectivas regiones las técnicas aprendidas que permiten salvar vidas, constituye una de las maneras más veloces y directas de crear redes sanitarias sostenibles.

En los cursos de capacitación participan agentes sanitarios gubernamentales y de ONG nacionales e internacionales. Entre ellos, médicos, pediatras, enfermeras, personal sanitario administrativo y parteras. Los participantes en el curso de capacitación de esta semana provienen de las cuatro regiones del Níger más afectadas: Maradi, Agadez, Zinder y Diffa.  La semana próxima se llevará a cabo otro ciclo de capacitación en el que participarán 30 agentes sanitarios provenientes de las otras cuatro regiones del país: Tilaberi, Dosso, Tahoua y Niamey.

La semana pasada, UNICEF y el Ministerio de Salud Pública también realizaron en Maradi un curso de "capacitación de capacitadores" sobre la gestión de la desnutrición moderada y grave. Entre los 25 participantes figuraron agentes sanitarios (médicos, pediatras, enfermeras y personal sanitario administrativo) de las ocho regiones que componen el Níger. Tras haber completado exitosamente ese curso, los participantes regresaron a sus regiones de origen, donde brindarán cursos de capacitación a otros.

La actual crisis nigerina afecta a unos 3,6 millones de personas, entre los que figuran unos 800.000 niños y niñas menores de cinco años. De ellos, unos 160.000 sufren desnutrición moderada y unos 32.000 están gravemente desnutridos. El número de personas atendidas en los centros de alimentación terapéutica nigerinos que reciben apoyo de UNICEF está en franco aumento, y en lo que va del año en esos centros se ha atendido a más del doble del número de niños y niñas que requirieron cuidados durante el mismo período del año pasado.

Los expertos internacionales habían advertido acerca de la posibilidad de una hambruna desde 2004, cuando una plaga de langostas y las condiciones de  sequía en diversas regiones del Níger arruinaron casi todos los cultivos. Como resultado de ello, las familias agotaron sus reservas de alimentos, se vaciaron los bancos de semillas, se perdió gran parte del ganado y los precios sufrieron enormes aumentos. Ante el agravamiento de la situación de desastre, los organismos de ayuda han incrementado sus servicios durante 2005.

Además de colaborar con la armonización de un protocolo nacional de gestión de la desnutrición infantil grave y moderada, llevar a cabo la correspondiente capacitación de los agentes sanitarios y suministrar alimentos terapéuticos y suplementarios a los niños y niñas grave y moderadamente desnutridos, UNICEF lleva a cabo otras labores humanitarias, como el suministro de medicamentos esenciales, vacunas, mosquiteros, suplementos de vitamina A, suplementos de hierro y ácido fólico, tabletas para la eliminación de parásitos y sales de rehidratación oral para el tratamiento de la diarrea. La distribución de tales productos tiene una importancia fundamental debido a que los niños desnutridos son especialmente susceptibles al contagio de enfermedades. Además de ello, UNICEF establece centros de alimentación terapéutica; capacita a agentes sanitarios en la gestión de la desnutrición grave; brinda capacitación y apoyo a los equipos de seguimiento y promoción de la nutrición basados en las comunidades que realicen actividades destinadas a diagnosticar lo antes posible la desnutrición de los niños y las niñas a fin de poder remitirlos a programas de alimentación suplementaria y terapéutica; brinda orientación sobre prácticas esenciales de nutrición de los niños (especialmente el amamantamiento exclusivo y los principios sobre el desarrollo y la protección) a las madres, otras personas a cargo del cuidado de los niños y a los responsables de los recursos comunitarios correspondientes. UNICEF también reabastece periódicamente a 150 bancos de cereales y brinda capacitación sobre la administración de los mismos a las comunidades; distribuye semillas a las agrupaciones de mujeres que practican la horticultura; suministra equipos de agua y saneamiento ambiental a las familias de los niños y niñas que sufren desnutrición y les brinda capacitación básica sobre la purificación y el almacenamiento del agua, entre otras actividades.

El país se encuentra desde hace tiempo en una situación de emergencia silenciosa constante en materia de salud, nutrición y acceso al agua potable. Además, el Níger tiene la segunda tasa más elevada del mundo de mortalidad de menores, y uno de cada cuatro niños nigerinos muere antes de llegar a esa edad.

Resulta fundamental que mientras se da respuesta de emergencia a la actual crisis se sigan poniendo en práctica medidas de desarrollo sostenible a mediano y largo plazo y se capacite al Níger para que pueda satisfacer el derecho básico de sus niños y niñas a la salud, la nutrición, la protección y el suministro de agua y saneamiento ambiental. Para lograrlo, son fundamentales las actividades de UNICEF, que abarcan la correspondiente capacitación de los agentes sanitarios gubernamentales, las comunidades y las familias.

La Oficina de UNICEF en el Níger ha hecho un llamamiento de emergencia adicional destinado a obtener 14,6 millones de dólares estadounidenses que se destinarán a la atención de unos 32.000 niños y niñas que sufren desnutrición grave y de otros 160.000 que sufren desnutrición moderada.

Para obtener más información o gestionar una entrevista, sírvase dirigirse     

Níger: Kent Page, Oficial Regional de Comunicación; tel: (227) 722-840 or (227) 532-129

Ginebra: Damien Personnaz, Oficial de Comunicación; tel: +41 22 909 5716

Nueva York: Gordon Weiss, Oficial de Comunicación para Situaciones de Emergencia, 1-212-326-7426 

Atención, emisoras: El material de archivo sobre los niños afectados en el Níger está disponible sin cargo en thenewsmarket.com


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda