Centro de prensa

Comunicado de prensa

Ante las demoliciones en Zimbabwe, UNICEF solicita el apoyo del mundo para aliviar la crisis de los niños y niñas

NUEVA YORK / GINEBRA, 26 DE JULIO DE 2005 –  Tras conocerse el informe del Enviado Especial de las Naciones Unidas acerca de las demoliciones y desalojos de hogares en Zimbabwe, UNICEF reiteró su llamamiento en pro de la cancelación inmediata de esa operación y de que se permita el acceso pleno a unas 585.000 personas que han perdido sus hogares, a fin de poder prestarles ayuda humanitaria.

UNICEF manifestó horror ante los informes que indican que hay niños y niñas que están muriendo de infecciones de las vías respiratorias que podrían curarse fácilmente y que hay mujeres que se ven obligadas a dar a luz a la intemperie.

Hace dos meses, el Gobierno de Zimbabwe puso en marcha operaciones de “limpieza” en las ciudades del toda la nación. Debido a ello, miles de viviendas han sido destruidas, muchas de las personas han perdido sus fuentes de sustento y los niños y las niñas han sufrido consecuencias especialmente devastadoras.

“Lo que les sucede a los niños y niñas en Zimbabwe es causa de una comprensible indignación”, afirmó la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman.  “Más de 220.000 niños y niñas han quedado desamparados, y carecen de alimentos, agua y atención de la salud, además de no recibir educación escolar”.

El Enviado Especial del Secretario General, que pasó dos semanas en Zimbabwe evaluando la situación en el país, dio a conocer un informe el viernes en el que afirmó que los pobladores de Zimbabwe “sufren hoy un estado aún más grave de pobreza, privación y desvalimiento”. Agregó que muchas mujeres y niños enfermos, así como cientos de personas que viven con el VIH/SIDA, ya no cuentan con acceso a los servicios de atención de la salud.

La respuesta de UNICEF ante la situación de emergencia:
  • UNICEF distribuye diariamente 90.000 litros de agua
  • Se han construido instalaciones sanitarias en tres campamentos en otros tantos puntos del país
  • Se han distribuidos decenas de miles de mantas
  • Se han entregado más de 15 Km. de laminas de plástico
  • Se ha prestado apoyo a clínicas sanitarias móviles
  • Se han repartido materiales y elementos de juego -- como pelotas, lápices de colores y papel -- a niños y niñas menores de cinco años
  • Se han establecido puestos de avanzada con su correspondiente personal principal en otras zonas urbanas con el objetivo de iniciar las operaciones en los “campamentos transitorios” gubernamentales
  • Se ofrece orientación psicosocial a los niños y niñas afectados, así como servicios que ayudan a los niños desplazados a reunirse con sus familias

UNICEF manifestó su preocupación con respecto a la virtual imposibilidad de prestar servicios y ayuda a los afectados, y recalcó que un gran número de niños continúa sin asistir a clases.

El organismo internacional señaló que la crisis agrava una pesadilla humanitaria que involucra a la cuarta tasa más alta del mundo de infección con el VIH, la escasez de combustible, una creciente situación de emergencia en materia de alimentación, el empeoramiento de la situación económica y el mayor aumento mundial de la mortalidad infantil.

Las operaciones de emergencia de UNICEF en Zimbabwe van en aumento, y la organización ayuda a establecer clínicas médicas móviles adicionales y planifica nuevas actividades de distribución de mantas y materiales para la construcción de refugios para los niños, las niñas y sus familias.

Para obtener más información sirva ser dirigirse a:

James Elder, Oficina del UNICEF en Zimbabwe, + 263 91 276120,

Damien Personnaz, UNICEF Ginebra , + 41 22 909 5716,

Gordon Weiss, UNICEF Nueva York, +1 212 326 7426,


 

 

 

Búsqueda