Centro de prensa

Comunicado de prensa

UNICEF pide que el G-8 se concentre en lograr resultados a favor de la infancia

Las medidas que se tomen en Gleneagles tienen la posibilidad de acelerar los progresos hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio

NUEVA YORK, 1 de julio de 2005 – Las decisiones que tomen los dirigentes del G8 esta semana tienen la posibilidad de hacer frente a las causas de la pobreza extrema en el mundo y de mejorar las vidas de cientos de millones de niños y de niñas, dijo hoy UNICEF.

La Directora Ejecutiva de la organización, Ann M. Veneman, reconoció el carácter positivo de las medidas para reducir la carga de la deuda anunciadas por los Ministros de Finanzas de siete países de los ocho que forman el G8, y aseguró que las decisiones que tomen esta semana los dirigentes del G8 serán de una importancia crucial para la salud y el bienestar de los 1.000 millones de niños y niñas que viven en la pobreza, los 100 millones que no reciben una educación y los 11 millones que mueren innecesariamente todos los años. 

“Las medidas que está considerando el G8 tienen la posibilidad de mejorar drásticamente las vidas de los niños”, dijo Veneman. “Al situar la pobreza y el desarrollo en el centro mismo de su agenda, los dirigentes de los países más ricos del mundo tienen la posibilidad sin precedentes de contribuir a alcanzar el compromiso del mundo con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Estos objetivos fundamentales se centran en las necesidades que tienen los niños de sobrevivir, de recibir una educación y de que les protejan contra las consecuencias del VIH/SIDA. No puede haber una tarea más importante”.

Los recursos adicionales que pongan a disposición los dirigentes del G8, transformados en servicios sostenibles para la infancia y la mujer, pueden lograr que la pobreza infantil pase a la historia. UNICEF subrayó varias inversiones rentables que ofrecen un poderoso argumento para suministrar nuevos recursos por medio de mejoras en la deuda, la asistencia y el comercio:

  • Iniciativas para la supervivencia infantil que utilizan métodos muy prometedores de distribución integrada que posibilitan prestar asistencia a más mujeres y niños mediante intervenciones básicas de salud y nutrición, como por ejemplo la inmunización y el uso de mosquiteros para evitar el paludismo;

  • Educación, que incluye también la distribución de alimentos y el establecimiento de servicios de agua y saneamiento de las escuelas, con un hincapié en la matriculación y permanencia de las niñas en la escuela (un ODM para 2005). En concreto, el apoyo a la eliminación de los costos escolares puede mejorar enormemente la asistencia;

  • La prevención y el tratamiento del SIDA, con el objetivo principal de detener la propagación del VIH entre los jóvenes y entre las madres y sus hijos, y la adopción de iniciativas para cuidar a los millones de niños y niñas huérfanos y vulnerables a causa del SIDA.

Citando el Estado Mundial de la Infancia de UNICEF de 2005, Veneman hizo hincapié en que el VIH/SIDA tiene un impacto especialmente perjudicial para el bienestar de la infancia. La esperanza de vida promedio en varios países de África ha descendido de más de 60 años a menos de 40 debido al VIH/SIDA, y cerca de 15 millones de niños y niñas han perdido a uno o a ambos progenitores debido a la enfermedad. Si no se toman medidas urgentes, esta cifra podría aumentar a 25 millones de dólares en 2010.

UNICEF estima también que más de 1000 millones de niños y niñas sufren graves privaciones relacionadas con la pobreza, al carecer de servicios tan básicos como la vivienda, el saneamiento, el agua potable, una buena alimentación y acceso a la escuela o a la atención de la salud. Todos los días mueren cerca de 30.000 niños y niñas menores de cinco años, la mayoría debido a causas que se pueden evitar.

“Reducir la pobreza es de una importancia crucial para la infancia”, dijo Veneman. “Por eso, las medidas que tome el G8 son tan importantes. Pero los gobiernos deben intervenir y hacer lo que les corresponde, inclusive los gobiernos más pobres, porque el desarrollo sostenible no es posible sin una buena gobernabilidad”.


Prestar asistencia a los más marginados

UNICEF dijo que es preciso prestar una atención especial a los más de 350 millones de niños y niñas que, sin tener ninguna responsabilidad por ello, viven en 35 “estados frágiles”, donde los sistemas básicos de gobernabilidad y apoyo se han derrumbado, a menudo debido a los conflictos armados. 

Los principales donantes suelen con frecuencia mostrarse justificadamente reacios cuando se trata de prestar apoyo a gobiernos que tienen un historial negativo en materia de rendición de cuentas y de derechos humanos, pero para los niños y niñas de estos países el apoyo internacional puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

“Los niños y niñas afectados por la pobreza extrema necesitan nuestra ayuda independientemente del lugar donde vivan”, dijo Veneman. “Canalizar los fondos a través de instituciones internacionales como UNICEF y el Banco Mundial puede servir para distribuir la asistencia directamente a nivel comunitario, donde los niños y las niñas más lo necesitan”.

La Cumbre infantil del C8

“Invertir en el fomento de la capacidad a nivel local, ayudar a las comunidades pobres a ayudarse entre ellas, y encontrar soluciones conjuntas y originales a problemas arraigados desde hace mucho tiempo debería ser el objetivo de la reunión de Gleneagles”, dijo Veneman. “Hacer el bien es posible”.

La jefa de UNICEF pidió también a los dirigentes del G8 que escuchen las opiniones de los propios jóvenes. Niños y niñas de ocho países en desarrollo y de cuatro de los países que conforman el G8 se reunirán también la próxima semana en Escocia en el marco del “C8”, una cumbre infantil donde podrán expresar sus propias experiencias y las prioridades que según ellos deberían abordar los dirigentes del G8.

La cumbre infantil C8 se llevará a cabo poco antes del G8. Juntos, sus participantes prepararán un manifiesto donde se subrayarán los temas que ellos quisieran ver en lo más alto de la agenda de los dirigentes del G8. UNICEF exhorta a los dirigentes a que escuchen las opiniones de los niños y las niñas cuyo futuro está en sus manos.

*   *   *

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:
Alfred Ironside, UNICEF, Medios de comunicación, Nueva York: (+1 212 ) 326-7261
Gina Dafalia, UNICEF, Medios de comunicación, Londres: (44 207) 312-7695

Sepa más sobre los niños y niñas del C8 y sus preocupaciones en: http://www.unicef.org/


 

 

 

Vídeo (en inglés)

5 de julio de 2005:
Thomas Nybo, corresponsal de UNICEF, informa sobre el Foro de la Infancia C8 en Dunblane, Escocia.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda