Centro de prensa

Nota de prensa

Familia e instituciones son los principales ámbitos donde se produce la violencia contra la infancia y la adolescencia

Buenos Aires, 1 de junio de 2005.- La familia y las instituciones del Estado son los principales espacios en que los niños, niñas y adolescentes latinoamericanos viven situaciones de violencia. Ésta ha sido una de las principales conclusiones recogidas en la Consulta para América Latina sobre violencia contra la infancia que se cerró hoy en Buenos Aires y que reunió durante tres días a más de 250 expertos en la región latinoamericana.

“La consolidación de las democracias en América Latina sólo será posible si los niños y niñas de la región son educados en el respeto, la libertad y la no violencia, protegiéndolos contra cualquier violación de sus derechos,”  declaró Paulo Sergio Pinheiro, Experto Independiente encargado de coordinar el Estudio mundial sobre violencia contra la infancia, “según lo recogido en los últimos días, los valores que, infelizmente, se promueven muchas veces desde la familia y las instituciones, son valores autoritarios que utilizan la violencia como principal instrumento.”

La violencia en los hogares ocurre en ámbitos privados en los que imperan determinadas prácticas machistas y autoritarias muy arraigadas. Las niñas son las más afectadas por la violencia intrafamiliar, sobre todo en los casos de abuso sexual. Según Nils Kastberg, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, “El silencio y la inaceptable tolerancia social hacia el abuso en el entorno familiar contribuye al actual estado de impunidad generalizada. Necesitamos un movimiento social por parte de todas y todos los latinoamericanos para romper ese silencio ya.” La mayoría de los abusos a los niños y a las niñas suceden detrás de puertas cerradas por adultos de confianza —padres, miembros de la familia y amigos. Los niños con frecuencia sufren en privado, con miedo de hablar claro o por temor al castigo.

La violencia en instituciones tales como comisarías, cárceles y centros de internamiento, es otra de las realidades que presenta la región según los expertos y los niños y niñas que participaron en la Consulta. “Lo grave de esta conclusión es que los Estados, en vez de ejercer su rol protector y defender el interés superior del niño, son a menudo los que ejercen la violencia contra ellos vulnerando sus derechos”, resaltó Roberto Garretón, Director de la Oficina Regional del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Las recomendaciones de los expertos para abordar estas violaciones de derechos están centradas en la obligación de que los Estados adopten todas las medidas administrativas, legislativas y financieras para proteger a los niños y niñas de todas las formas de violencia. “La voluntad política tiene que traducirse en recursos presupuestarios que garanticen los compromisos ya adquiridos por los Estados latinoamericanos,” declaró el Profesor Pinheiro.

La Consulta para América Latina ha sido organizada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en colaboración con el Gobierno de Argentina, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y un comité de ONGs regionales creado para tal efecto.

Declaración de Buenos Aires
El cierre de la Consulta para América Latina contó con la participación de altos funcionarios de diversos países de América Latina, entre ellos el Ministro de Educación de Argentina, Daniel Filmus, el Ministro de la Secretaría Especial de Derechos Humanos de Brasil, Nilmario Miranda, y viceministros de Argentina, Bolivia, El Salvador y Uruguay.

Los representantes políticos decidieron suscribir la Declaración de Buenos Aires sobre Violencia contra Niños, Niñas y Adolescentes, que constituirá un aporte fundamental al Estudio del Secretario General sobre Violencia contra la Infancia que se presentará a la Asamblea de la ONU en 2006.

La Declaración aborda las diferentes formas de violencia y advierte que América Latina es una de las regiones más violentas del mundo siendo los niños y las mujeres son las principales víctimas. El documento recomienda cambiar los parámetros sociales, culturales, políticos y jurídicos en aspectos importantes como la edad de imputabilidad y las penas, establecer leyes de prohibición de castigos físicos y psicológicos como método de disciplina, asegurar la gratuidad, calidad y equidad de la educación, entre otros puntos.

******

Para más información, los periodistas pueden contactar a:
Paula Chinellato, UNICEF Argentina.
Tel. (54 11) 5093-7144.
Celular: Llamadas desde el extranjero (0054) 9 11 49 73 32 86. Llamadas desde Argentina: 1549733286

María Blanco, Comunicación Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe.
Llamadas desde el extranjero: 0054-9-11- 5744-8797// Desde Argentina 1549733286


 

 

 

Enlaces

Búsqueda