Centro de prensa

Comunicado de prensa

Un grupo cívico para reformar la asistencia en Haití

Un grupo independiente salvaguardará el futuro de los niños haitianos

Washington/Ginebra/Nueva York, 16 de julio de 2004 – El UNICEF dijo hoy que un grupo cívico de vigilancia es el mejor medio de apoyar la reconstrucción con obligación de rendir cuentas en Haití.

El grupo, denominado en francés “observatoire citoyen”, cooperará con el Gobierno provisional para monitorear presupuestos y gastos, asesorar en cuestiones de desarrollo humano y alentar al Gobierno a promover objetivos de desarrollo.

La propuesta está recibiendo un apoyo cada vez mayor del Gobierno haitiano y la sociedad civil.

El UNICEF afirma que el aumento de las inversiones en servicios de calidad de educación y salud para todos los niños es la manera más rápida y eficaz de reducir la pobreza, mejorar la productividad laboral y fomentar la estabilidad necesaria para la democracia.

Kul Gautam, Director Ejecutivo Adjunto del UNICEF, hablando desde Nueva York en vísperas de la conferencia de donantes para Haití en Washington, D.C., dijo que el observatoire proporcionará componentes fundamentales para la incipiente democracia en Haití.

“Desde hace mucho tiempo, la comunidad internacional ha proporcionado asistencia en gran escala a Haití”, dijo Gautam. “Pero con frecuencia se buscaron soluciones rápidas, en lugar de una acción sostenida en gastos responsables en el sector social. El observatoire citoyen establecerá un puente entre el Gobierno y el pueblo de Haití.

“También responderá al requisito de los donantes de que sus dólares estén realmente al servicio de las necesidades fundamentales de los haitianos, particularmente de los niños.”

Haití es el país más pobre en el hemisferio occidental; sus indicadores de pobreza y salud son equiparables a los de los países africanos más pobres, pese a que dista sólo una hora de vuelo de los Estados Unidos.

Mientras un niño haitiano nacido en 1990 tenía una esperanza de vida inferior en 13 años a la de los niños de América Latina, un niño nacido hoy tiene una esperanza de vida inferior en 17 años. Hay más de 200.000 niños que han quedado huérfanos a causa del VIH/SIDA.

Un símbolo visible del fracaso de la asistencia y el deterioro de la gobernabilidad fueron las multitudes de haitianos que se embarcaron en botes para huir de la represión y la miseria a comienzos del decenio de 1990. En este período, más de un millón de haitianos se marcharon del país y desde entonces, un millón de haitianos han abandonado sus comunidades rurales para radicarse en las ciudades.

En promedio, los campesinos pobres destinan 13% de sus recursos a gastos escolares. Solamente un uniforme escolar les cuesta más de tres semanas de salario. Pero suelen recibir muy poco a cambio de su inversión, puesto que las escuelas, privadas y públicas, están hacinadas y carecen de instalaciones.

El gasto mayor de las familias, después de la educación, es la salud. No obstante, muchos niños siguen perdiendo la vida a causa de enfermedades fácilmente prevenibles como las diarreas y los trastornos de las vías respiratorias. Dos terceras partes de todos los niños no están completamente inmunizados y casi la mitad de los menores de cinco años padecen alguna forma de malnutrición. Solamente la cuarta parte de las embarazadas disponen de atención prenatal y del parto por personal calificado.

“En los últimos decenios, sucesivos gobiernos haitianos han contribuido a la declinación del país, despilfarrando fondos, emprendiendo proyectos ineficaces en lugar de responder a las prioridades humanas y eludiendo rendir cuentas por sus acciones”, dijo Gautam, quien hará uso de la palabra la próxima semana, ante la Conferencia de donantes en Washington.

“Es preciso que las inversiones en Haití se realicen en consulta con los haitianos y de manera tal que fomenten la capacidad administrativa y el consenso nacional sobre la reducción de la pobreza y beneficien a todos, a comenzar por los niños.”

* * * *

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:

Gordon Weiss, UNICEF Media, Nueva York 212 326 7426, gweiss@unicef.org
Kate Donovan, UNICEF Media, Nueva York 917 796 9845, kdonovan@unicef.org


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda