Centro de prensa

Comunicado de prensa

Otorgan a un Embajador de Buena Voluntad del UNICEF el Premio ESPN al Coraje

George Weah acepta el premio en nombre de los niños en situaciones de guerra

LOS ÁNGELES, CIUDAD DE NUEVA YORK, 14 de julio de 2004 – La cadena deportiva mundial de televisión ESPN honró al Embajador de Buena Voluntad del UNICEF George Weah con su prestigioso Premio Arthur Ashe al Coraje por su valiente labor en pro de la niñez en situaciones de guerra en todo el mundo.

El actor estadounidense Denzel Washington hizo entrega del premio al Sr. Weah durante la ceremonia de los galardones ESPY en el Teatro Kodak, en Hollywood, que será transmitida el domingo 18 de julio por ESPN.

El Sr. Weah les dedicó el premio a los niños del mundo, especialmente a los de los países asolados por la guerra como el suyo, Liberia. El premio constituye la culminación de un decenio de trabajo voluntario en pro de los derechos de los niños. Durante esos diez años, el astro futbolístico ha aprovechado su fama para llamar la atención de la opinión pública mundial con respecto a la situación de los niños y las niñas más vulnerables en las regiones más apartadas del mundo.

“George ha viajado a algunos de los lugares más peligrosos del mundo para hacer oír su voz en favor de los niños y las niñas a los que de otra manera quizá no se les hubiera prestado atención”, afirmó Carol Bellamy, la Directora Ejecutiva del UNICEF. “No sentimos orgullosos de que George forme parte de la familia del UNICEF, y lo felicitamos por haber ganado el premio Arthur Ashe. George es un atleta de enorme talento, pero lo que lo ha elevado a un nivel humano muy superior ha sido su labor de ayuda a los niños soldados. Se ha hecho merecedor de este honor debido a su compasión y su coraje, que transcienden el ámbito deportivo”.

Weah ha hecho escuchar su voz en pro de la niñez en muchos países de África Occidental. Pero Liberia, donde aprendió el arte de marcar goles jugando de niño con una pelota de trapo, siempre ha ocupado un lugar especial en su corazón.

Poco después del fin de la guerra, en enero de 2004, regresó a Liberia para ayudar al UNICEF a iniciar la difícil tarea de prestar asistencia a miles de niños y niñas que debían ser desarmados y reintegrados en sus comunidades y familias tras haber sido reclutados por los grupos armados y obligados a combatir.

Hasta el presente, unos 4.000 menores han pasado por el proceso de desarme, y con la ayuda del UNICEF y sus aliados, 2.267 de ellos ya se han reunido con sus familias.

El UNICEF se propone reunir a otros 2.000 menores con sus familias en las semanas venideras. Además de ello, hay 2.070 ex niños soldados que se encuentran en pleno proceso de rehabilitación.

Todos los días, nuevos niños abandonan las fuerzas combatientes y deponen las armas. Se trata de un proceso constante que podría demorar varios años.

Jóvenes liberianos acompañan a George

Entre las personas que asistieron a la ceremonia de los premios figuraron Princess y Highson, de 16 y 14 años, respectivamente, quienes sufrieron en carne propia los devastadores efectos de la guerra.

Princess fue capturada por el grupo rebelde Liberian United for Reconciliation and Democracy (LURD), cuando las fuerzas de esa facción ocuparon su aldea. Princess y sus primas, que también habían sido secuestradas por las fuerzas de LURD, tuvieron que transportar pesadas cargas y desempeñar otras tareas para la agrupación rebelde. A principios de año, Princess fue desmovilizada y vive actualmente en un centro de atención para niños en Monrovia que recibe apoyo del UNICEF.

Highson, por su parte, fue reclutado por las fuerzas del Gobierno de Liberia en el tugurio urbano en que vivía. Inicialmente realizó tareas de espionaje pero luego fue enviado a luchar al frente. Al finalizar la guerra, Highson pasó por el Centro de atención temporal Don Bosco y desde entonces se ha reunido con su familia y ha regresado a la escuela. "De no haber sido por la guerra", comenta Highson, "no estaría en tercer grado sino en uno superior".

Princess y Highson saben que George Weah es un gran futbolista y un gran hombre. "Cuando sea grande", afirma Highson, "quiero ser como George Weah y ayudar otros niños y niñas”.

Princess, a su vez, afirma: "todavía hay mucha gente buena en Liberia. George Weah es un buen hombre que ayuda a la niñez de Liberia”.

Weah se involucró con el UNICEF en 1993, cuando se encontraba en la cúspide de su carrera como futbolista, y fue oficialmente nombrado Embajador de Buena Voluntad del UNICEF en 1997.

****

Para obtener más información, sírvase dirigirse a:

Kate Donovan, UNICEF Media, 212 326 7452 e-mail:  kdonovan@unicef.org

Desde hace casi 60 años, el UNICEF es la principal organización defensora de los niños del mundo, y trabaja en el terreno en 158 países con el objetivo de ayudar a que los niños sobrevivan y tengan existencias ricas y productivas desde la primera infancia hasta la adolescencia. El UNICEF, que es el mayor proveedor de vacunas a los países pobres, brinda su apoyo a las actividades relacionadas con la salud y la nutrición de la niñez, la educación básica de buena calidad para niñas y niños, el acceso a los servicios de agua y saneamiento ambiental, y la protección de la niñez contra la violencia, la explotación y el SIDA. Los fondos del UNICEF provienen íntegramente de donaciones voluntarias de los gobiernos e individuos por intermedio de los Comités Nacionales en pro del UNICEF y de la venta de tarjetas de felicitación y otros productos alusivos a la organización.


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda