Centro de prensa

Comunicado de prensa

Días antes de la reunión del G8 para analizar la pobreza mundial, el UNICEF hace hincapié en la situación de la infancia en los países pobres

NUEVA YORK, 4 de junio de 2004— Unos días antes de la reunión de los dirigentes de los países más ricos del mundo en Sea Island, Georgia, Estados Unidos, para la Cumbre del G8, el UNICEF les ha exhortado a que recuerden las dificultades de la infancia en muchos de los países más pobres del mundo.

Durante los tres días que dure esta reunión, del 8 al 10 de junio:

  • 7.500 niños y niñas de corta edad morirán a causa del paludismo
  • Cada 14 segundos, un niño quedará huérfano debido al SIDA
  • 65 millones de niñas no podrán acudir a la escuela, algo que seguirá ocurriendo el resto de los días del año
  • Más de 160 millones sufrirán desnutrición
  • 13.000 morirán a causa de la diarrea como resultado de un abastecimiento deficiente de agua y saneamiento.

El año pasado, los dirigentes del G8 reiteraron su compromiso con los Objetivos de Desarrollo para el Milenio, una serie de metas de desarrollo cuantificables con un plazo determinado. Pero el mundo no avanza con la rapidez necesaria para lograr uno de los objetivos más importantes: la supervivencia de los niños y niñas más pobres del planeta. Once millones de menores de cinco años, una cifra vergonzosa, siguen muriendo todos los años. Seis millones de estas muertes son consecuencia de enfermedades que se pueden evitar y tratar como el paludismo, la diarrea, la neumonía y el sarampión.

Durante los últimos 10 años, la diferencia de las tasas de mortalidad infantil entre las regiones más ricas y más pobres del mundo se ha incrementado. En los países industrializados, la probabilidad de que un niño muera antes de cumplir cinco años es de 1 por cada 100. En los países menos adelantados es nueve veces superior. Y en los 49 países menos adelantados, 16 de cada 100 niños no llegan a cumplir cinco años. En África subsahariana, donde solamente vive un 10% de la población mundial, se registran un 42% de todas las muertes de menores de cinco años.

“Para alcanzar el Objetivo de Desarrollo para el Milenio destinado a reducir en dos terceras partes la mortalidad infantil, el mundo tiene que actuar con una mayor decisión y sentido de urgencia”, dijo Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF. “El UNICEF trabaja sobre el terreno en 158 países para salvar las vidas de los más jóvenes. Los países del G8 tienen el poder de reducir las tasas de mortalidad infantil. El UNICEF les exhorta a que lo utilicen”.

****

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:
Erin Trowbridge ,UNICEF Nueva York, 212-326-7172,

Durante cerca de 60 años el UNICEF ha sido la principal organización del mundo dedicada a la infancia, y trabaja sobre el terreno en 158 países para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, el UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. El UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda