Centro de prensa

Comunicado de prensa

Bajo medidas de protección y siguiendo lineamientos internacionales niños victimas del conflicto armado retornan a Colombia sanos y salvos

Ciudad de Panamá, 28 de mayo de 2004 – Una comisión integrada por autoridades venezolanas del Ejecutivo, de la Defensoría del Pueblo y del Sistema de Protección del Niño y del Adolescente, acompañó ayer el retorno a su país de los nueve adolescentes colombianos detenidos el pasado 9 de mayo, dando así cumplimiento a las normas internacionales de protección de la niñez.  Los niños, considerados víctimas de esta situación, regresaron a Colombia en forma voluntaria, gracias a las facilidades brindadas por el gobierno de Venezuela y fueron entregados a la cancillería colombiana. De inmediato pasaron al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) organismo competente del Estado para la protección de la niñez y la adolescencia.

Las acciones de protección y el traslado de los adolescentes, orientadas permanentemente por UNICEF, se realizaron dentro del marco de la Convención sobre los Derechos del Niño, del Protocolo Facultativo Relativo a la Participación de los Niños en Conflictos Armados, de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la participación de personas menores de 18 años en conflictos armados y del Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo, así como los lineamientos contenidos en la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente de Venezuela.

Durante su permanencia en Venezuela, UNICEF visitó a cada uno de los adolescentes para brindarles asistencia psicosocial e información sobre sus derechos.  A su llegada a Colombia,  junto con sus familias, luego de los correspondientes exámenes médicos, los niños han sido acogidos en los programas de protección del ICBF.

El Director Regional de UNICEF para América Latina y El Caribe, Nils Kastberg, resaltó que “la situación vivida con los adolescentes colombianos, permite reflexionar sobre los efectos nocivos que los conflictos armados tienen en la infancia y la adolescencia. Cerca de 300 mil niños, niñas y adolescentes en el mundo forman parte de los grupos armados. Miles son desplazados por la violencia, son víctimas de minas antipersonales o mueren en ataques indiscriminados a la población.”  

Kastberg agregó que “las lecciones aprendidas nos sirven para que cuando se den este tipo de hechos, se apliquen las normas internacionales, no sólo para asegurar la protección de los derechos de la niñez sino para que los Estados puedan resolver efectivamente situaciones como la que se ha presentado en este caso. La atención del Estado, de la sociedad en general y de los medios de comunicación debe estar siempre encaminada al cumplimiento de los acuerdos internacionales y las leyes que protegen a los niños y adolescentes, en especial en situaciones de conflictos armados”.

Para mayor información:
María Blanco,
Comunicación, Oficina Regional de UNICEF para América Latina y Caribe
Teléfono: 507 315 74 85, Fax: 507 317 0258, mblanco@unicef.org


 

 

 

Búsqueda