Centro de prensa

Comunicado de prensa

El UNICEF proporciona agua a miles de personas en la reseca región de Darfur

© UNICEF Sudan/Claycombe
Children and women await their turn at a new pump provided by Unicef and the National Water Corporation in the Kalma IDP camp near Nyala, South Darfur, in western Sudan.

Nueva York/Ginebra, 25 de mayo de 2004 – El UNICEF dijo hoy que a pesar de haber duplicado en las últimas semanas la cifra de personas que pueden obtener agua potable en Darfur, cientos de miles de personas carecen todavía de acceso a pozos y puntos de abastecimiento de agua.

Desde finales de abril, el número de personas internamente desplazadas con acceso al agua potable se ha duplicado hasta alcanzar la cifra de 300.000. Pero el UNICEF considera que alrededor de 700.000 personas afectadas por los conflictos no tienen todavía acceso al agua potable.

Una ruinosa crisis humanitaria afecta actualmente a la región de Darfur: más de un millón de personas han tenido que huir de sus hogares, una cifra que aumenta todos los días. Las organizaciones encargadas de la asistencia humanitaria tratan de prestar ayuda a las personas desplazadas de la región antes de que dentro de unas cuantas semanas comience la temporada de lluvias y sea imposible llegar por medio de vehículos a los lugares donde se encuentran instaladas decenas de miles de personas.

“El acceso al agua potable es de una importancia fundamental", dijo JoAnna van Gerpen, Representante del UNICEF en Jartum. “Aunque todas las medidas que tomamos en materia de salud, nutrición y protección forman parte de los elementos básicos que se necesitan para salvar las vidas de innumerables niños y niñas, el agua potable es el elemento fundamental para la buena salud de los niños y las niñas en una situación de crisis".

El UNICEF ha trabajado estrechamente con la Corporación Hidráulica Nacional del Sudán para reparar bombas de agua e instalar otras nuevas en Darfur septentrional, meridional y occidental. Ya se han instalado casi 190 nuevas bombas y reparado 320 bombas existentes en los campamentos para personas internamente desplazadas y en las ciudades donde se han refugiado un gran número de familias desplazadas.

Suleiman Arabi, que dirige el proyecto de reestablecimiento de agua para la Corporación Hidráulica, dice que los equipos de perforación han aprovechado los periodos de tregua y trabajan de manera constante. Al mismo tiempo, los equipos de educadores sobre la salud y los asistentes sociales trabajan en los campamentos para establecer las máximas condiciones de saneamiento en torno a los puntos de agua y reducir la propagación de enfermedades.

Cuando operan a plena capacidad, los viejos equipos de perforación que se utilizan en Darfur pueden perforar como mucho 100 pozos de sondeo al año. Hasta la fecha, ya han perforado 80 pozos de sondeo en el norte de Darfur, 60 en el sur de Darfur y 47 al oeste de Darfur. Arabi calcula que es necesario perforar 300 pozos de sondeo al año para paliar la situación.

“Esperamos que estas viejas perforadoras resistan un poco más”, dijo van Gerpen, del UNICEF. “Estamos esperando una nueva perforadora y explorando posibilidades en el sector privado y con otros organismos”.

En una región desolada donde se da uno de de los niveles más bajos de acceso al agua, esta campaña beneficia tanto a las comunidades de acogida como a las personas desplazadas. Muchas de las comunidades que han acogido a miles de personas desplazadas acuden a los campamentos para obtener agua. Para ellos, las nuevas bombas y las bombas reparadas han reducido a la mitad el tiempo que las mujeres emplean para recolectar agua, por lo general cinco horas .

Además de las bombas de mano, el UNICEF y la Corporación Hidráulica han instalado cuatro tanques de agua en el campamento Mornei, al oeste de Darfur, para asegurar el abastecimiento de agua a alrededor de 12.000 personas. A esto hay que añadir 50 tanques de agua que se instalaron en marzo y en abril para 24.000 personas. Dos centros de distribución de agua –sistemas de gran tamaño que equivalen a la producción de 15 bombas de agua– fueron instalados en el campamento Ardamata, en Darfur occidental. De estos sistemas, hay otros tres en el campamento de Abou Shouk y uno en el campamento de Kutum, a norte de Darfur.

El segundo elemento de la campaña de agua e higiene es la instalación de letrinas. Con Oxfam, el UNICEF ha prestado apoyo a la construcción de 1.579 letrinas y Oxfam ha construido 1.500 letrinas comunales en el campamento de Abou Shouk, al norte de El Fasher.

La tercera parte de la operación de asistencia del UNICEF es distribuir contenedores de agua, jabón, tazas y cubos. A mediados de mayo, 24.000 familias del norte y del sur de Darfur habían recibido una caja con estos suministros, pero todavía se necesitan más.

 “Está claro que se necesitan más recursos”, señaló van Gerpen. “Para proporcionan agua y saneamiento a otras 600.000 personas, el UNICEF ha pedido 3,8 millones de dólares entre mayo y diciembre. Y todavía estamos muy lejos de recaudar el total necesario”.

****

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

En Jartum: Paula Claycombe 249-12-309410 Pclaycombe@unicef.org
En Nueva York: Erin Trowbridge 212-326-7172 etrowbridge@unicef.org

Durante cerca de 60 años el UNICEF ha sido la principal organización del mundo dedicada a la infancia, y trabaja sobre el terreno en 158 países para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, el UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. El UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.


 

 

 

Búsqueda