Centro de prensa

Comunicado de prensa

Las muertes debidas al sarampión descienden gracias a la inmunización de los niños y niñas más pobres del mundo

Es posible lograr la meta mundial de reducir a la mitad las muertes debidas al sarampión

GINEBRA/NUEVA YORK, 28 de abril de 2004 – La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia anunciaron hoy una reducción entre 1999 y 2002 de un 30% de las muertes debidas al sarampión. La mayor reducción, un 35%, se produjo en África, la región donde hay un mayor número de personas afectadas por la enfermedad.

Estos avances demuestran que los países pueden lograr de manera colectiva los objetivos de las Naciones Unidas de reducir a la mitad la mortalidad derivada del sarampión para finales de 2005.

Esta noticia se produce cuando varios países participan estos días en la Semana de Vacunación en las Américas (24 a 30 de abril). Durante toda la semana se vacunará a millones de personas, en especial niños y niñas, mujeres, personas mayores y los habitantes de regiones rurales fronterizas.

A pesar de la disponibilidad de una vacuna segura, efectiva y barata desde hace 40 años, el sarampión sigue siendo la mayor causa de mortalidad infantil entre las enfermedades que se pueden prevenir con una vacuna.

En 1999, el año de referencia, alrededor de 869.000 personas –la mayoría niños y niñas– murieron debido al sarampión. En 2002 , la enfermedad costó la vida de alrededor de 610.000 personas, un descenso de un 30%.

“Es una gran noticia. Deberíamos felicitar a los países por sus actividades para combatir el sarampión, actividades que están realmente dando resultados”, dijo la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy. Desde 1999, se han evitado casi 260.000 muertes por año, señaló. “Pero todavía tenemos que mantener el trabajo y la financiación, ya que hay aún demasiados niños y niñas que pierden la vida debido al sarampión”.

Los avances recientes se deben a la adopción en los países más afectados de la estrategia integral de la OMS y el UNICEF para la reducción sostenible de la mortalidad debida al sarampión. En una reunión organizada por la OMS y el UNICEF en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en octubre de 2003, los representantes de los Ministerios de Salud de 45 países muy afectados acordaron que esta estrategia era muy eficaz para reducir la mortalidad debida al sarampión de una manera sostenible.

La estrategia está basada en lograr por lo menos un 80% de la cobertura sistemática de inmunización contra el sarampión en todos los distritos, y asegurar que todos los niños y las niñas reciben una segunda oportunidad para vacunarse contra el sarampión por medio de servicios sistemáticos o de Actividades de Inmunización Suplementarias periódicas cada tres a cuatro años, lo que significa que todos los niños y niñas de nueve meses a cinco años de edad son vacunados durante un periodo de una a dos semanas.

Las Actividades de Inmunización Suplementarias han demostrado especialmente su eficacia. Mientras que la cobertura sistemática contra el sarampión se mantuvo relativamente constante en un 73% aproximadamente desde 1999 a 2002, más de 145 millones de niños y niñas en 21 de los 45 países más afectados fueron vacunados contra el sarampión por medio de las Actividades de Inmunización Suplementarias en el mismo periodo de tiempo.

“Los países han demostrado que la inmunización sistemática y suplementaria contra el sarampión puede reducir la mortalidad derivada de esta enfermedad. Se trata de una medida de extraordinaria importancia. Ahora la OMS anima a todos los países más afectados a poner en práctica estas estrategias, y se mantiene dispuesta a prestar todo tipo de ayuda”, dijo el Dr. LEE Jong-wook, Director General de la OMS. “Sin embargo, el éxito exige también más recursos, y un compromiso a largo plazo de los dirigentes para reducir permanentemente la mortalidad derivada del sarampión”.

El costo anual para las actividades de reducción de la mortalidad debida al sarampión en los 45 países más afectados es de aproximadamente 140 millones de dólares al año.

Un factor importante en la reducción de un 35% de las muertes debidas al sarampión en África ha sido el firme apoyo prestado por la Alianza de África contra el Sarampión, que desde 2001 ha puesto rápidamente en práctica la estrategia de la OMS y el UNICEF; esta alianza, en la que participan principalmente los gobiernos nacionales, la OMS, el UNICEF, la Cruz Roja de los Estados Unidos, los Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos y Servicios Humanos y la Fundación de las Naciones Unidas, se comprometió a financiar y poner en práctica Actividades de Inmunización Suplementarias a gran escala, y logró vacunar a un 90% de todos los niños y las niñas en los países africanos seleccionados.

Otros aliados fundamentales son los gobiernos de Australia, Canadá y Japón, así como la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, así como la Fundación Bill y Melinda Gates.

* * * *
Sí desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Mohammad Jalloh, UNICEF Media, Nueva York, 212 326 7516,
Wivina Belmonte, UNICEF Ginebra, 41 22 909 5712,
Melinda Henry, OMS Ginebra, 41 22 791 2535

Durante cerca de 60 años el UNICEF ha sido la principal organización del mundo para la infancia, y trabaja sobre el terreno en 158 países para ayudar a los niños y las niñas a sobrevivir y desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas para los países más pobres, el UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. El UNICEF está financiado plenamente por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.


 

 

 

Entrevista (en inglés)

Escuche una entrevista con Edward Hoekstra, el coordinador del UNICEF para la Campaña Mundial contra el Sarampión.

Audio clip ([mp3]; right-click to download)

Búsqueda