Centro de prensa

Hoja de datos

Paludismo - una crisis mundial

La realidad del paludismo

  • El paludismo es una emergencia silenciosa que causa la muerte de un niño cada 30 segundos, alrededor de 3.000 niños y niñas todos los días.
  • Más de un millón de personas mueren debido al paludismo todos los años, la mayoría menores de cinco años; un 90% de los casos de paludismo se producen en África subsahariana.
  • El paludismo dificulta la escolarización de los niños y las niñas y su desarrollo social. Muchos menores de edad que sobreviven a un grave ataque de paludismo sufren discapacidades físicas y mentales.
  • Las mujeres embarazadas y sus fetos son también particularmente vulnerables al paludismo, como resultado del bajo peso al nacer y la anemia de la madre.
  • Los recién nacidos de madres con paludismo tienen más posibilidades de sufrir bajo peso al nacer, que es el mayor factor de riesgo de mortalidad durante los primeros meses de vida.
  • Casi 300 millones de personas sufren casos de paludismo agudo todos los años.
  • Un 40% de la población mundial vive en zonas donde hay riesgo de contraer el paludismo.
  • El paludismo, considerado como una consecuencia de la pobreza, es también una de sus principales causas, y su prevención es un elemento fundamental para la eliminación de la pobreza.

El costo oculto del paludismo

  • Se calcula que el paludismo cuesta a África más de 12.000 millones de dólares todos los años en PIB, incluso a pesar de que se podría combatir con una fracción de esa suma. El paludismo sigue disminuyendo el crecimiento económico en más de un 1% al año.
  • Los países donde el paludismo es endémico se encuentran entre los más pobres.
  • Una familia afectada por el paludismo gasta como promedio una cuarta parte de sus ingresos en el tratamiento del paludismo y en pagar los costos de prevención, al mismo tiempo que sufre una pérdida de ingresos.
  • Las familias afectadas por el paludismo solamente pueden cultivar como promedio un 40% de las cosechas que cultivan las familias sanas.
  • En las zonas endémicas, un 60% de los niños y las niñas tienen problemas en su escolarización ya que se ven obligados a ausentarse de la escuela debido a los repetidos brotes de paludismo.

Los problemas

  • Aunque los fármacos antípalúdicos que se utilizan con mayor frecuencia (la cloroquina o la sulfadoxina-pirimetamina) solamente cuestan unos cuantos centavos, estos fármacos están perdiendo rápidamente su eficacia en muchos lugares de África. El nuevo tratamiento de gran eficacia, la ACT, cuesta bastante más: de 2,00 dólares a 2,50 dólares para una dosis de adultos.
  • La utilización universal de mosquiteros tratados con insecticida pueden reducir en un 50% los episodios de la enfermedad en las zonas de transmisión elevada, y sin embargo menos de un 2% de los niños y niñas de África duermen bajo un mosquitero.
  • Aunque en la actualidad los mosquiteros tratados con insecticidas cuestan solamente 2 dólares, es necesario tratarlos de nuevo con insecticida cada 6 a 12 meses, lo que cuesta alrededor de 50 centavos por tratamiento. La nueva tecnología de mosquiteros tratados con insecticida de efecto prolongado cuestan en la actualidad de 5 a 6 dólares.
  • El fracaso de los sistemas de salud, la resistencia a los fármacos, los movimientos de la población, el deterioro del saneamiento, los cambios climáticos y las actividades de desarrollo sin planificación adecuada siguen siendo un problema en la lucha contra el paludismo.
  • El uso de divisas escasas en fármacos, mosqueteros e insecticidas para luchar contra el paludismo y para su tratamiento es una carga adicional para las frágiles economías de la mayor parte de los países de África.

Las oportunidades: el paludismo se puede prevenir, tratar y curar

Hoy en día hay instrumentos efectivos a nuestra disposición para lograr progresos considerables contra el paludismo: 

  • El uso generalizado de mosquiteros tratados con insecticida puede reducir la mortalidad infantil en un 20%. La nueva tecnología de mosquiteros tratados con insecticida de efecto prolongado elimina la necesidad de volver a aplicar insecticida y prolonga en cinco años la vida útil de los mosquiteros.
  • La mortalidad derivada del paludismo puede reducirse de manera drástica asegurando un acceso rápido a un tratamiento antipalúdico efectivo, preferiblemente utilizando el nuevo “tratamiento combinado basado en la artemisinina” o ACT.
  • Además, el tratamiento preventivo intermitente del paludismo durante el embarazo reduce considerablemente la proporción de recién nacidos con bajo peso y la morbilidad derivada de la maternidad.
  • La resistencia del parásito del paludismo al tratamiento puede retrasarse por medio de la utilización de terapias que combinen fármacos diferentes como el ACT: el desafío es lograr combinaciones de fármacos baratos disponibles para todos los que lo necesitan.
  • La reducción de los impuestos y las tarifas para los mosqueteros y para otros productos como los insecticidas y los fármacos antípalúdicos, puede contribuir de manera considerable a las estrategias de lucha contra el paludismo.
  • Se necesitan un alto nivel de compromiso político y movilización de recursos para aplicar los instrumentos, fármacos y estrategias de control efectivos que ya están disponibles.
  • Para acelerar la cobertura de estas intervenciones es necesario establecer mecanismos de financiación sostenibles y subsidios destinados a los grupos demográficos vulnerables, como los niños y niñas de corta edad y las mujeres embarazadas.
  • Una ampliación general de los servicios de salud para los niños y niñas de corta edad y las mujeres embarazadas, y la colaboración con otros programas básicos para la salud infantil y de la madre son esenciales para lograr una acción eficaz contra el paludismo. Esto incluye prestar apoyo a los países para evitar el paludismo durante el embarazo por medio de una buena atención obstétrica y la colaboración con los programas de inmunización infantil para prestar intervenciones antípalúdicas.
  • Para cualquier programa de lucha contra la enfermedad, es fundamental trabajar con las familias y las comunidades para mejorar sus conocimientos sobre la prevención, el reconocimiento y el tratamiento apropiado del paludismo.

 

 

 

Búsqueda