Centro de prensa

Comunicado de prensa

Diez años después del genocidio, los niños y niñas de Rwanda sufren aún sus consecuencias a largo plazo

En Rwanda, la tasa de hogares dirigidos por un menor de edad es una de las más elevadas del mundo

GINEBRA/NUEVA YORK, 6 de abril de 2004 – Diez años después del genocidio en Rwanda que costó la vida de 800.000 personas, los niños y las niñas de ese país siguen luchando contra los efectos prolongados de las atrocidades, dijo hoy el UNICEF.

“Diez años después, los niños y las niñas de Rwanda siguen sufriendo las consecuencias de un conflicto creado exclusivamente por los adultos”, dijo Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF. “Para ellos, el genocidio no es simplemente un acontecimiento histórico, sino un elemento que afecta ahora y en el futuro su vida cotidiana y al cual no pueden escapar”.

Cuando terminó el genocidio en 1994, 95.000 niños y niñas habían quedado huérfanos.

“Los niñas y las niñas de Rwanda fueron testigos de una violencia incalificable”, dijo Bellamy. “Decenas de miles perdieron a sus madres y a sus padres. Miles fueron víctimas de la brutalidad y de violaciones horribles. No es posible exagerar las repercusiones de la tragedia”.

Hoy en día, los niños y las niñas de Rwanda se enfrentan a enormes desafíos:

  • Rwanda presenta una de las proporciones mayores del mundo de hogares encabezados por menores de edad, ya que se calcula que 101.000 niños y niñas encabezan alrededor de 42.000 hogares. Estos menores de edad tienen que sobrevivir por su cuenta porque sus progenitores murieron durante el genocidio, o porque fallecieron a causa del SIDA, o porque se encuentran presos por crímenes relacionados con el genocidio.
  • 2.000 mujeres, la mayoría supervivientes de una violación, fueron sometidas a la prueba del VIH durante los cinco años que siguieron al genocidio de 1994. De estas mujeres, un 80% resultaron seropositivas. Muchas no habían tenido relaciones sexuales antes del genocidio.
  • En 2001, alrededor de 264.000 niños y niñas habían perdido a uno o a ambos progenitores debido al SIDA, lo que representa un 43% de todos los huérfanos. Se calcula que la cifra superará los 350.000 en 2010.
  • Más de 400.000 niños y niñas están sin escolarizar.
  • Rwanda presenta una de las peores tasas de mortalidad infantil del mundo: uno de cada cinco niños y niñas de Rwanda muere antes de cumplir cinco años.

La Sra. Bellamy declaró que hacía falta conmemorar este aniversario preocupándose de aquellos que todavía sufren a causa del genocidio.

“Todavía tenemos la responsabilidad de apoyar la reconciliación y la recuperación, y asegurar que este tipo de atrocidades no ocurran nunca más”, dijo la Sra. Bellamy.
“Nunca más significa responsabilizar a los culpables y reestablecer la dignidad conmemorando o aliviando el sufrimiento”.

Y lo más importante, dijo la Sra. Bellamy, es conmemorar este aniversario con un compromiso renovado para asegurar que el mundo no permita jamás que ocurra una catástrofe de este tipo sin tratar de evitarla.

****

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a

Jehane Sedky-Lavandero, Sección de medios de comunicación del UNICEF, Nueva York, 212 326-7259,
Damien Personnaz, Sección de medios de comunicación del UNICEF, Nueva York, 41-22 909-5716


 

 

 

Vea el vídeo: Los niños y niñas de Rwanda, 10 años después

Anchura de banda baja
View clip (Real Format)

Anchura de banda alta
View clip (Real Format)

Búsqueda