Centro de prensa

Comunicado de prensa

Estrategia Mundial: El amamantamiento es crítico para la supervivencia infantil

El UNICEF y la OMS exhortan a profundizar el compromiso en pro de prácticas alimentarias apropiadas para todos los lactantes y niños de corta edad

Nueva York, 23 de marzo de 2004 – El UNICEF y la OMS dieron a conocer hoy conjuntamente la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, y exhortaron a los gobiernos a promover y proteger el amamantamiento temprano y exclusivo. Ese documento, preparado tras dos años de consultas mundiales, señala los principales problemas que afectan la alimentación de los lactantes y los niños de corta edad e indica enfoques para resolverlos.

“No hay mejor manera de asegurar que un niño tenga el mejor comienzo en la vida que amamantarlo”, dijo la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy. “La Estrategia es un invaluable plan de campaña para que los gobiernos establezcan ámbitos propicios en que las mujeres puedan efectuar opciones bien fundamentadas sobre la alimentación de sus hijos”.

La lactancia materna, por sí misma, proporciona nutrición ideal y protección de la salud a los lactantes durante los primeros seis meses de vida, puesto que aporta todos los nutrimentos, anticuerpos, hormonas, factores de inmunidad y antioxidantes que necesita el niño para prosperar. Protege a los lactantes contra las diarreas y las infecciones agudas de las vías respiratorias y estimula sus sistemas de inmunidad.

“Casi todas las madres pueden amamantar, a condición de que dispongan de información fidedigna y de apoyo de sus familias, sus comunidades y el sistema de atención de la salud”, dijo Lee Jong-Wook, Director General de la OMS. “Los gobiernos deberían avanzar rápida y eficazmente para poner en práctica esta importante Estrategia”.

La falta de amamantamiento – especialmente, cuando no hay un amamantamiento exclusivo durante el primer semestre de vida – es un importante factor de riesgo de morbilidad y mortalidad de lactantes y niños. El factor de riesgo se agrava cuando, a medida que los lactantes van creciendo, se les proporciona alimentación complementaria inapropiada.

“El amamantamiento exclusivo en el primer semestre de vida y la continuación del amamantamiento acompañado de alimentos apropiados podrían reducir el número de niños menores de cinco años que mueren de malnutrición”, dijo Lee Jong-Wook. Más del 50% de las defunciones de niños menores de cinco años se asocian a la malnutrición.

En la Estrategia se exhorta a aumentar pronunciadamente el número de lactantes amamantados exclusivamente. Actualmente, un 39% de los lactantes de todo el mundo reciben exclusivamente lactancia materna durante los primeros seis meses de vida. La alimentación complementaria suele comenzar demasiado temprano o demasiado tarde y con frecuencia los alimentos aportan nutrición insuficiente y riesgosa. Los niños malnutridos que sobreviven padecen enfermedades con mayor frecuencia y sufren toda su vida las consecuencias de un desarrollo menoscabado.

“Los efectos a largo plazo de las prácticas deficientes de alimentación en las primeras etapas de la vida y en la primera infancia abarcan el deficiente rendimiento escolar, la menor productividad y el deterioro del desarrollo intelectual y social”, dijo Bellamy.

Además de destacar el  vínculo entre el estado de salud y nutrición de las madres y los niños, la Estrategia aborda los problemas de la alimentación en circunstancias excepcionalmente difíciles, como las emergencias naturales o resultantes de la acción del ser humano.

La Estrategia también menciona la cuestión de la alimentación óptima de los millones de niños que nacen cada año de madres infectadas con el VIH. Mientras entre 10% y 20% nacen infectados, hay un riesgo adicional de transmisión del VIH por la lactancia materna, estimado entre 5% y 20%. Es preciso considerar este riesgo en comparación con el mayor riesgo de morbilidad y mortalidad cuando no se amamanta a los lactantes. Todas las madres infectadas con el VIH deberían recibir información acerca de los riesgos y beneficios de diversas opciones, así como orientación para escoger la opción más adecuada.

La Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, disponible ahora en seis idiomas, fue entregada el 23 de marzo, en el período de sesiones del Comité Permanente de Nutrición, por Catherine Bertini, Secretaria General Adjunta de Gestión de las Naciones Unidas. El documento fue distribuido el 24 de marzo, durante una sesión de Grupo de Trabajo sobre amamantamiento y alimentación complementaria y su contribución al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.


* * * * * *

Para obtener más información y ejemplares de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y el Niño Pequeño, sírvase dirigirse a:

Randa Saadeh, Nutrición para la Salud y el Desarrollo, OMS. Tel.: (41) 22 7913315, e-mail saadehr@who.int

David Porter, Oficial de Medios de Difusión, Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental, OMS, Tel.: (41) 22 7913774, e-mail porterd@who.int
 
Erin Trowbridge, UNICEF, Medios de Difusión, Nueva York, Tel.: (212) 326-7172, e-mail etrowbridge@unicef.org

Kate Donovan, UNICEF, Medios de Difusión, Nueva York, Tel.: (212) 326-7452, e-mail kdonovan@unicef.org

Puede obtenerse información sobre el apoyo de la OMS y el UNICEF al amamantamiento y la supervivencia infantil en www.unicef.org y www.who.int

Ver informe

 

 

 

Búsqueda