Centro de prensa

Comunicado de prensa conjunto

Los dirigentes mundiales decididos a evitar la principal causa de mortalidad de la infancia: el sarampión

La estrategia del sarampión da resultados: ahora es preciso ampliarla a otros países
La Declaración de Ciudad del Cabo sobre el sarampión se compromete a reducir a la mitad las muertes debidas al sarampión

CIUDAD DEL CABO, 17 de octubre de 2003 – Para 2005, casi medio millón de niños y de niñas podrán salvar la vida todos los años si se amplían las actividades para vacunarlos y protegerlos contra el sarampión, declararon hoy varios expertos en temas de salud.

En una reunión sin precedentes de la OMS y el UNICEF celebrada en Ciudad del Cabo, los principales expertos en la lucha contra el sarampión definieron las medidas necesarias para impedir que todos los días mueran 2000 niños y niñas a causa de esta enfermedad susceptible de prevención. Junto a la embajadora especial del UNICEF, Angelique Kidjo, los participantes instaron a todos los países a que intensifiquen las actividades y asignen los recursos necesarios para asegurar que todos los niños estén protegidos contra el sarampión.

“Podemos hacerlo y lo hemos hecho antes, en Afganistán, Angola y en países devastados por los conflictos y la sequía y todo tipo de enfermedades", dijo Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF. “En sólo tres años, y contra todos los pronósticos, hemos reducido el número de niños y niñas que mueren a causa del sarampión en casi un 25%. Es una de las reducciones más importantes de toda la historia en materia de mortalidad derivada de las enfermedades. Pero el próximo 25% resultará más duro. Con el apoyo político y financiero de los donantes y los gobiernos de todo el mundo, podemos salvar muchas más vidas”.

La “Declaración sobre el Sarampión de Ciudad del Cabo” insta a los gobiernos a tomar firmes medidas contra una de las causas más terribles y prolíficas de mortalidad de la infancia que se puede prevenir mediante una vacuna; una enfermedad que cuesta la vida de 745.000 niños y niñas todos los años. Debemos luchar contra esta enfermedad a fin de cumplir con los Objetivos de Desarrollo para el Milenio, que especifican la reducción en un 67% de la mortalidad de menores de cinco años para 2015. Los dirigentes mundiales son muy conscientes de la urgencia de esta meta. El año pasado, la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas en favor de la Infancia estableció una fecha precisa para reducir las muertes debidas al sarampión en un 50% con respecto a los niveles de 1999. Este año, la Asamblea Mundial de la Salud, que cuenta con la participación de 192 estados miembros, apoyó la estrategia sobre el sarampión de la OMS y el UNICEF para combatir la enfermedad.

“Cuando 30 millones de niños y niñas están afectados y 745.000 niños y niñas mueren todos los años, es necesario tomar medidas trascendentales”, dijo el Dr. LEE Jong-wook, Director General de la OMS. “Desde el comienzo de la estrategia del UNICEF y la OMS para reducir la mortalidad debida al sarampión en 2000, hemos distribuido vacunas contra el sarampión a más de 200 millones de niños y niñas en todo el mundo. Sabemos que la estrategia de resultados. Medio millón de niños y niñas están vivos hoy en día gracias al empeño de todos los aliados en esta causa. Pero sí queremos evitar más muertes, debemos tomar más medidas. Y necesitamos ayuda de los gobiernos y de la comunidad internacional”.

La campaña contra el sarampión ha sido impresionante: sus patrocinadores han conseguido salvar las vidas de miles de niños y niñas, han eliminado el virus en las Américas y la transmisión se ha reducido drásticamente en muchos países africanos, donde la Alianza para la Erradicación del Sarampión ha sido la fuerza principal que ha propulsado la campaña. La OMS y el UNICEF han concentrado sus estrategias de reducción de la mortalidad en 45 países donde se registra un 95% de la mortalidad debida al sarampión.

“Ha resultado sorprendente observar los resultados del programa de inmunización en África”, dijo el Dr. Mark Grabowsky, Oficial Técnico Superior de la Cruz Roja de los Estados Unidos. “Ahora tenemos la prueba de que podemos reducir la mortalidad debida al sarampión incluso en países sacudidos por los conflictos, si los gobiernos están comprometidos, las comunidades se involucran y recibimos apoyo de los donantes, las ONG y los voluntarios. Lo que hemos logrado hasta la fecha gracias a la Alianza para la Erradicación del Sarampión ofrece una gran esperanza para el futuro, y para los miles de niños y niñas que todavía podemos salvar”.

La base de la estrategia de reducción de la mortalidad debida al sarampión es el refuerzo de los sistemas nacionales de inmunización. En la reunión de Ciudad del Cabo, los delegados analizaron las estrategias con los gobiernos y los encargados de formular políticas para reforzar los servicios sistemáticos de inmunización y poner a disposición de todas las niñas y todos los niños la vacuna contra el sarampión, una acción que puede salvarles la vida.

“No se trata solamente de reducir hoy en día la mortalidad infantil. Necesitamos pensar a largo plazo y esto significa una reducción sostenible de la mortalidad infantil, que solamente un sistema nacional de salud firme puede garantizar”, dijo el Dr. Stephen L. Cochi, Subdirector del Programa Nacional de Inmunización del Centers for Disease Control and Prevention (CDC). “Este tipo de enfoque y compromiso internacional nos da la oportunidad de fomentar la fortaleza del sistema, impulsando los servicios de inmunización sistemática seguros, estableciendo redes internacionales de laboratorios y aumentando la vigilancia para detectar y responder a los brotes".

“La necesidad de tomar medidas es muy clara hoy en día”, dijo el Sr. Nick Farrell, Oficial Superior de Programas, Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. “Tenemos que asegurar que todos los niños y las niños reciben una segunda oportunidad para la vacunación contra el sarampión en estos 45 países, sin importar si viven en comunidades remotas o están marginados, independientemente de las barreras que suponen los conflictos, la cultura y la pobreza.

“Hasta la fecha hemos observado que miles de trabajadores de la salud y voluntarios recorren las montañas y los desiertos en todo tipo de condiciones climáticas para encontrar a estos niños y niñas y asegurar que reciben la vacuna que les puede salvar la vida”, dijo Timothy E. Wirth, Presidente de la Fundación de las Naciones Unidas. “Somos testigos de un compromiso increíble por parte de la gente común. Y ellos necesitan, y merecen, que el mundo tenga la voluntad política para respaldarlos y les preste apoyo financiero”.

La Sra. Angelique Kidjo, Embajadora Especial del UNICEF, cree que la Declaración de Ciudad del Cabo sobre el Sarampión señala una vía muy clara hacia uno de los mayores logros en materia de salud de la infancia.

“El mundo se ha comprometido a reducir drásticamente una terrible pérdida de vidas infantiles que no tiene ningún sentido”, dijo. ”Si logramos alcanzar las metas que nos hemos impuesto sobre el sarampión, habremos avanzado enormemente en el cumplimiento de esta promesa. Creo que podemos conseguirlo, pero solamente si consideramos que convertir esta declaración en realidad es una prioridad. Esta meta merece darlo todo. Debemos hacer todo lo que sea necesario”.

Más información:

  • De todas las enfermedades que se pueden evitar mediante una vacuna, el sarampión sigue siendo la principal causa de mortalidad infantil. El sarampión es uno de los mayores responsables de la mortalidad de menores de cinco años.
  • El sarampión afecta a más de 30 millones de niños y niñas. Todos los años más de 745.000 mueren a causa de sarampión, la mitad de ellos en África.
  • Desde hace 40 años está disponible una vacuna efectiva y barata contra el sarampión.
  • El sarampión es responsable de alrededor de un 50% de las muertes infantiles susceptibles de prevención mediante una vacuna.
  • Todos los años se evitan un millón de muertes infantiles gracias a las actividades existentes de inmunización. Con la aplicación exitosa de la estrategia de la OMS y el UNICEF contra el sarampión (inclusive la inmunización sistemática y las actividades periódicas de inmunización suplementaria), será posible evitar que mueran 500.000 niños y niñas a causa de sarampión todos los años.
  • El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa que se puede evitar mediante una vacuna y que está causada por el virus del sarampión. Es una de las enfermedades infecciosas que se transmiten con mayor facilidad y probablemente la más conocida y más mortífera de todas las enfermedades infantiles. El sarampión causa fiebre elevada, irritación, tos y puede causar la muerte. Afecta sobre todo a los niños y niñas, pero también a los adultos jóvenes. Los niños y las niñas no mueren directamente debido al sarampión, sino a complicaciones como la neumonía y la diarrea, que ataca sus sistemas inmunológicos debilitados.
  • Cuesta menos de un dólar inmunizar a los niños y las niñas contra el sarampión.
  • Una meta fundamental es reducir la mortalidad debida al sarampión en un 50% para 2005 (en comparación con las 875.000 muertes de 1999).
  • La estrategia para reducir la mortalidad debida al sarampión de la OMS y el UNICEF incluye: lograr y mantener una cobertura elevada de inmunización contra el sarampión – “la primera oportunidad” para los recién nacidos; proporcionar una “segunda oportunidad” para la inmunización contra el sarampión de todos los niños y las niñas por medio de campañas periódicas suplementarias de inmunización; asegurar que se pone en práctica un sistema de vigilancia contra el sarampión de alta calidad para detectar y responder a los brotes; y mejorar la gestión de los casos más complicados.
  • Colaborar con los aliados, entre ellos la OMS, el UNICEF, los Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos, la Fundación de las Naciones Unidas, las organizaciones humanitarias y no gubernamentales, entre ellas la Cruz Roja de los Estados Unidos y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, los gobiernos de los países afectados por el sarampión, los bancos de desarrollo, los gobiernos donantes (por ejemplo, Canadá, Japón, el Reino Unido y los Estados Unidos).
  • No es posible subestimar la importancia de establecer una planificación en materia de inmunización a largo plazo. Esto incluye asegurar que las actividades relacionadas con el sarampión se integran plenamente con otras metas nacionales de salud, establecer un sistema de vigilancia de alta calidad, movilizar los recursos humanos y financieros necesarios y planificar la sostenibilidad financiera de las actividades de reducción de la mortalidad debida al sarampión.

* * * *

Para obtener más información sírvase dirigirse a:

Melissa Corkum,
Oficial de información, sede de la OMS,
Teléfono: 41-22-791-765, mobile: 41-79-500-6554
E-mail: corkumm@who.int

Mohammed Jalloh,
Oficial Internacional de Comunicación, UNICEF,
Teléfono: 212-326-7516, mobile (1-646-207-5179)
E-mail: mjalloh@unicef.org

Laura Rogers,
Directora de Comunicaciones, Fundación de
las Naciones Unidas,
Teléfono: 202-887-9040
E-mail: lrogers@unfoundation.org

Roy Probert
Oficial de prensa, Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
Teléfono: 41-22-730-4296, móvil: 41-79-217-3386
Email: Roy.Probert@ifrc.org

Steven Stewart
Health Communications, CDC
Teléfono: 404-639-8327, móvil 678-644-6204
Email: znc4@cdc.gov

 


 

 

 

Related links

Búsqueda