Centro de prensa

Comunicado de prensa

Las escuelas abren de nuevo sus puertas, ¿pero dónde están los alumnos?

Las cifras en la pizarra: 123 millones no acudirán a clases este año

NUEVA YORK, 16 de septiembre de 2003 – Durante las dos últimas semanas, las escuelas de todo mundo han abierto sus puertas ante el comienzo del nuevo año escolar, pero el UNICEF dijo hoy que las últimas encuestas por hogares indican que alrededor de 123 millones de niños y niñas no acudirán a clases este año, y que probablemente nunca verán un aula por dentro.

“Este mes, millones de familias no compartirán el orgullo que significa enviar a sus hijos a la escuela”, dijo Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF. “Se trata de una realidad descorazonadora en un mundo donde la educación es un derecho de todos los niños y las niñas. Y es también un gran obstáculo para cualquier esfuerzo encaminado a reducir la pobreza. Cuántos más niños y niñas dejamos fuera de la escuela hoy en día, más adultos dejaremos atrás en unos cuantos años. Necesitamos una aritmética nueva”.

El UNICEF dijo que 46 millones de niños en edad escolar no han pisado jamás una escuela en África subsahariana, una cifra que ha aumentado de manera constante todos los años desde 1990. En Asia meridional, hay otros 46 millones de jóvenes que no acuden a la escuela. En estas dos regiones viven tres cuartas partes de toda la población mundial de niños que no están escolarizados. El UNICEF señaló también que un 2% de la población mundial excluida de la escuela (alrededor de 2,5 millones de niños y niñas) viven en los países industrializados.

En todo el mundo, la mayoría de los niños que no acuden a la escuela son niñas, un total de un 56% según las últimas encuestas.

Mayores barreras para las niñas

Cuando solamente quedan dos años para que se cumpla en 2005 el plazo del Objetivo de Desarrollo para el Milenio destinado a asegurar que las niñas y los niños tengan el mismo acceso a la escuela, las niñas siguen siendo víctimas de una desventaja muy concreta. Aunque la brecha de matriculación en materia de género ha disminuido durante los últimos diez años, todavía son las niñas quienes menos posibilidades tienen de practicar su derecho a la educación, y también quienes abandonan la escuela antes de tiempo en mayor número. En todo el mundo, alrededor de 66 millones de niñas y niños en edad escolar no acuden a clase.

Para alcanzar la meta de 2005 sobre la paridad en materia de género será necesario realizar grandes esfuerzos en la mayoría de los países. El África subsahariana, la mitad de los países están lejos de lograr la meta, y una cuarta parte están de hecho avanzando en la dirección equivocada.

El UNICEF ha encabezado una campaña estratégica para matricular a las niñas en la escuela centrándose en las barreras específicas que impiden que las niñas tengan acceso a la educación y puedan terminarla. Los estudios indican que las estrategias para aumentar el acceso de las niñas a la escuela llevan a que las escuelas sean más acogedoras también para los niños varones.

“Abandonar a los niños y niñas que no van a la escuela se traduce en pérdidas enormes para esta generación y la siguiente", dijo Bellamy. “Además de que el menor de edad pierde los beneficios directos que supone una educación, la falta de asistencia a la escuela aumenta las amenazas que representan la enfermedad, el abuso y la explotación sexual. Esto ocurre especialmente el caso de las niñas.

“Por otra parte, cuando se alienta a las niñas a que acudan a clase, cuando las escuelas les dan la bienvenida y ellas son capaces de terminar una educación básica de calidad, los beneficios son enormes. Cuando son mayores, esas niñas se ocupan mejor de sí mismas y de sus familias. Las niñas que reciben una educación tienen más posibilidades de que sus hijos sean saludables, y los propios hijos tienen más posibilidades de acudir ellos mismos a la escuela. Esta es la clave para romper los ciclos de la pobreza”.

Sin embargo, hay experiencias que han dado resultados y que marcan la vía a seguir por otros países. Después de la era de gobierno de los talibanes, el Afganistán ha reconocido el valor de la educación de las niñas para el desarrollo a largo plazo. El año pasado, la mayor campaña de vuelta a la escuela realizada nunca por el UNICEF consiguió el retorno a las aulas de más de 1,5 millón de niñas y niños. Este año, hay 4,2 millones de niños y niñas en 7.000 escuelas y se ha producido un aumento de un 37% en el número de niñas que acuden a clase con respecto al año pasado.

Entre las familias más pobres que no pueden costear los gastos de la escolarización, las niñas suelen ser quienes salen más perjudicadas. En Kenya, la demanda de escolarización ha aumentado desde que el gobierno aboliera los costos escolares en enero de 2003. La matriculación en la escuela primaria ha aumentado en 1,3 millón de niños y niñas, lo que ha supuesto un incremento en la matriculación nacional en la escuela primaria de 5,9 millones a 7,2 millones de estudiantes. El tamaño de las clases ha aumentado de manera considerable para acomodar la llegada de los nuevos estudiantes. El UNICEF trabaja con el gobierno de Kenya para conseguir que el sistema escolar se ajuste a estos cambios y asegurar que las niñas y los niños reciban la educación de calidad a la que tienen derecho.

Impulso para el desarrollo

Los representantes del UNICEF están convencidos de que reducir las barreras que mantienen a las niñas fuera de la escuela es una estrategia esencial para mejorar la calidad de enseñanza y convertir la educación en una opción más convincente para las familias pobres. Conseguir que las escuelas sean más atractivas para todos los niños y las niñas servirá para impulsar y sostener un desarrollo humano real. El UNICEF explicará todas estas ideas en su informe anual, Estado Mundial en favor de la Infancia, que se publicará en diciembre.

“La educación de las niñas no puede seguir siendo simplemente una prioridad de menor grado en el programa de desarrollo”, dijo Bellamy. “El UNICEF continuará aglutinando el apoyo político y financiero necesarios para transformar esta posibilidad en una realidad por lo que se refiere a los niños y niñas sin acceso a la escuela, y asegurar que las niñas no sean olvidadas ni se les deje atrás”.

* * *

La campaña del UNICEF “25 para 2005” es una importante iniciativa destinada a eliminar las desigualdades en materia de género en la educación primaria y secundaria en 25 países prioritarios para el año 2005. La campaña, que incluye 13 países de África y seis países de Asia meridional, se concentra en países donde la educación de las niñas se encuentra en una situación crítica y se necesita una ayuda urgente para cumplir con el Objetivo de Desarrollo para el Milenio de alcanzar la paridad de género en la educación para 2005.

El UNICEF trabaja con los gobiernos nacionales y otros aliados de cada país para movilizar nuevos recursos, crear un amplio consenso nacional sobre la necesidad de enviar a las niñas a la escuela y ayudar a mejorar las propias escuelas para que sean más acogedoras para las niñas y los niños por igual.

El UNICEF ha escogido un número de países fácil de manejar y ha basado su selección en diversos criterios. Los países elegidos deben cumplir una o más de las condiciones siguientes: una tasa reducida de matriculación entre las niñas; una brecha de género de un 10% o más en la matriculación primaria; países con más de un millón de niñas que no acuden a la escuela primaria; países incluidos en la Vía Rápida de la Educación para Todos; y países afectados por una serie de crisis que afecten la oportunidad de las niñas de acceder a la escuela, como el VIH/SIDA y los conflictos.

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Allison Hickling
Sección de Medios de Comunicación del UNICEF
Nueva York: (+1-212) 326-7224, ahickling@unicef.org


 

 

 

Búsqueda